(AP)
(AP)

La Selección argentina de basquet comandada por Rubén Magnano hizo historia en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004, al dejar en el camino al Dream Team (con jugadores de la talla de Tim Duncan, Lamar Odom, Allen Iverson, Lebron James y Dwyane Wade) y vulnerar en la final a Italia para alzarse con la medalla de oro.

(Getty)
(Getty)

Ese plantel quedó en la inmortalidad, pero con el correr de los años sus integrantes tomaron realmente dimensión de lo que consiguieron. Un claro ejemplo de ello es Carlos Delfino y lo que le pasó a su presea.

Hace unos días, el ex Detroit Pistons y Milwaukee Bucks esbozó una graciosa anécdota. El equipo campeón fue invitado al programa de Marcelo Tinelli para ser agasajados y a la hora de mostrar las medallas, el Lancha se llevó una gran sorpresa: las de todos relucían, pero la de él estaba toda rayada. ¿El culpable? Su hermano Lucio.

(@luciogdelfino)
(@luciogdelfino)

Lucio Delfino, que comparte actualmente plantel con Carlos en Boca, en diálogo con Infobae contó detalles de lo acontecido. "Con mi hermano nos llevamos muchos años, y cuando él salió campeón olímpico yo tenía 6. Vi la medalla a mi alcance y la use para jugar", sostuvo el basquetbolista, que ahora se encuentra recuperándose de una operación.

(@luciogdelfino)
(@luciogdelfino)

El ala-pívot, de 20 años, usó en ese momento la presea para jugar con los autitos. "En esa época, y hasta hace unos años, no me daba cuenta de dónde jugaba mi hermano o de los logros que tenía. Es al día de hoy que voy tomando dimensión de lo grande que es y lo inmensa que fue su carrera, y me da un orgullo inmenso", afirmó.

(@luciogdelfino)
(@luciogdelfino)

"Tenía gran imaginación de chico. Se podría decir que la medalla se transformó en un Hot Wheels, pasó a ser mi autito mas lindo", soltó con una carcajada para graficar su travesura. Esto, por suerte, quedó en una simple anécdota: "Al ser el más chico de la familia, fui como el malcriado. Mi hermano se ríe cuando lo menciona".

(@luciogdelfino)
(@luciogdelfino)

Carlos, quizá, a partir de esto, comenzó a tomar dimensión de su laureada carrera y la medalla de bronce cosechada en Beijing 2008 corrió con otra suerte: "La tiene guardada desde siempre, la atesora mucho".

EL SUEÑO DE JUGAR JUNTOS:

(@luciogdelfino)
(@luciogdelfino)

Pese a tener 14 años de diferencia, el destino les presentó una oportunidad inigualable de poder llegar a compartir campo de juego. El Cabezón, luego de varias operaciones y de decir presente en Río de Janeiro 2016, aceptó el desafío de firmar con Boca, quien busca mantenerse en la Liga Nacional.

(@luciogdelfino)
(@luciogdelfino)

Justamente en el Xeneize está Lucio, quien se encuentra atravesando la parte final de su recuperación operación del ligamento cruzado anterior. "No descarto jugar algo de esta temporada, más que nada porque si se da la chance, quiero compartir cancha con mi hermano; aunque trató de que no me gane la ansiedad. Si se da sería buenísimo, pero si no, voy a utilizar todo el receso para ponerme a punto, para poder intentar sumarle mi granito de arena al equipo la temporada que viene".

"No hemos hablado mucho de eso, ya el compartir un día a día o el haber entrenado juntos, es algo impensado para nosotros, por la cantidad de años que nos llevamos. Ya eso es algo grande y lindo, es invaluable. El compartir cancha sería la culminación de eso, sería un momento muy lindo para nosotros y para la familia", sentenció Lucio, quien supo defender la camiseta de las selecciones juveniles de argentina, sobre la chance de disfrutar de la naranja en el mismo parquet que Carlos.

(Télam)
(Télam)

La familia se encuentra expectante ante este acontecimiento, especialmente Carlos Gustavo Delfino (el padre de ambos), quien supo jugar en Deportivo Roca y Echagüe de Paraná y dirigir en la Liga Nacional.

(@luciogdelfino)
(@luciogdelfino)

Lo cierto es que la próxima temporada aún es una incógnita y no se sabe si los hermanos Delfino continuarán en el Xeneize. El menor tiene dos años más firmados con la entidad, mientras que el mayor no definió qué le deparará el futuro. Por lo pronto, en Boca se relamen con esta posibilidad histórica.

LEA MÁS: