MARCO de La Boca consta de una colección permanente y dos rotativas (Prensa MARCO)
MARCO de La Boca consta de una colección permanente y dos rotativas (Prensa MARCO)

El sur de la ciudad de Buenos Aires sumó un nuevo ámbito cultural con la apertura del Museo de Arte Contemporáneo de La Boca (Marco), un espacio impulsado por Fundación Tres Pinos, que busca “fortalecer el arte argentino” sin descuidar su “mirada internacional” de la producción contemporánea.

Luego de tres años de refacciones, Marco se localiza en un bellísimo edificio histórico de combina el Art Nouveau y Art Decó (en Av. Almte Brown 1031), realizado en 1913 por el arquitecto francés Alfred Massüe, y en el que funcionó el cine Kalisay, uno de los primeros del barrio.

“Está pensado para los artistas. La idea siempre fue hacer un espacio para exposición y era importante que la restauración fuese acorde a lo que funciona para un artista. Y también que el espacio invite a pasar. Por eso lo pensamos con un bar al frente, para que el que venga a ver la muestra tome algo en un lugar diferente y el que desea tomar algo, pueda recorrer la muestra. La idea es que el museo tenga vida”, explicó a Infobae Cultura Rodrigo Cadenas, director de la Fundación Tres Pinos.

El nuevo espacio consta de 3 niveles, de los cuales dos son para muestras (Juan Batalla)
El nuevo espacio consta de 3 niveles, de los cuales dos son para muestras (Juan Batalla)

La Fundación, que inició sus actividades en 2006, está conformada por los miembros de la familia Cadenas, con Ricardo Cadenas y Alicia Teruel, a la cabeza. De hecho, ellos donaron su colección de más de 800 obras de arte argentino a la fundación para que en el futuro no pueda ser vendida. Hoy parte de esa colección, que incluye artistas como Adolfo Nigro, Nicolás García Uriburi, Luis Benedit, Pablo Suárez, Antonio Seguí, Marcia Schvartz y León Ferrari, por nombras algunos. Por una cuestión de espacio, no toda la colección está puesta, pero sí se irán cambiando las obras en el tiempo.

“Comenzamos a coleccionar arte hace unas cuatro décadas, ahora tenemos alrededor de 850 obras y mucha producción gráfica”, dijo Ricardo Cadenas, presidente de la fundación, durante la inauguración de MARCO. Y agregó: “Es una colección de arte que está protegida: por eso decidimos donarla a la Fundación, para que en el futuro, si hay algún problema, no pueda ser vendida ni desintegrada”.

Presentación del espacio creado para la exposición de obras de arte

El Marco está compuesto por tres pisos. En la planta baja, además del café de la entrada, se encuentra localizada al fondo una enorme sala de exposiciones; en el segundo nivel, la librería, y en el tercero el espacio que acoge a la muestra de la colección, al que se integra otra sala para exhibiciones temporarias.

Este no es el primer espacio a cargo de la Fundación, que a principio de año inauguró MArCo-Arte en foco, una residencia para artistas que se ubica frente a la Usina del Arte, en el bajoautopista, de el Paseo de Las Artes.

Las muestras

MARCO se presentó en sociedad con el site specific Rep (úb) lica, de Alexis Minkiewicz, y con Colección de Diálogos, que la conforman Bruno Del Giudice, Agustín González Goytía y Lucrecia Lionti, con curaduría de Paula Carrella.

“El proyecto Rep (úb) lica comenzó hace tres años, se desprende de un proyecto que habíamos pensado para la Bienalsur. Mutó muchísimo. Al principio habíamos pensado hacer una réplica del monumento de Victor de Pol que está sobre el Congreso. Ese monumento comenzó a sufrir modificaciones. La pieza es de cera, mientras que el caballo, arcilla. La cama remite a la herrería del congreso y están ofeciéndose de manera sugestiva y distinta respecto al monumento original”, explicó a Infobae Cultura Minkiewicz.

!Rep (úb) lica!, de Alexis Minkiewicz, junto a Leandro Depietri (Juan Batalla)
!Rep (úb) lica!, de Alexis Minkiewicz, junto a Leandro Depietri (Juan Batalla)

Por su parte, Leandro Depietri, curador de la muestra, dijo: “No hay una intencionalidad política partidaria. Si bien la obra lleva la imagen de la república, es más una imagen de la decadencia, que proyecta la fantasía erótica. Por ejemplo, lleva la cara serie del monumento al éxtasis, a la tradición de la santa en un goce absoluto, sostenida por una cadena, que no es cualquier cosa, sino un juego de bondage, BDSM, y el caballo sobre la cama, antropomorfizado, de patas abiertas, ofreciéndose”. “

“Entonces, ese juego de dominación de la república con las riendas que lo lleva se convierte en una proyección de deseo y de lo erótico. Entonces lo político pasa por no pensar a la república o a los modelos sociales como una interacción ideal, del monumento lejos, sino como algo más cercano, al encuentro entre los cuerpos, de la fuerza de lo que pasa en la vida, de cómo se negocia lo que cada uno quiere", sumó De Petri a Infobae Cultura.

Bruno Del Giudice, Lucrecia Lionti y Agustín González Goytía (Prensa MARCO)
Bruno Del Giudice, Lucrecia Lionti y Agustín González Goytía (Prensa MARCO)

En el tercer nivel la muestra Colección de Diálogos”propone un acercamiento a referentes del arte argentino a través de la mirada de jóvenes artistas, que participaron de programas y residencias de Fundación Tres Pinos y Marco Arte Foco. Así, Del Giudice (Chaco, 1987) se detiene en Monte santiagueño de Antonio Berni; González Goytía (Tucumán, 1981) escogió Álamo, un óleo del tucumano Alfredo Gramajo Gutiérrez, mientras que Lionti (Tucumán, 1985) interpela la historia del arte y aproxima sus propias investigaciones y modalidad de trabajo a propuestas de la geometría y la abstracción argentina a través de esculturas de Enio Iommi, Gyula Kosice y Miguel Ángel Vidal, que se articulan con un dibujo-tinta de Carlos Alonso.

*Marco, Almirante Brown 1031, de miércoles a domingos de 12 a 19, entrada gratuita.

SEGUÍ LEYENDO