Pedro Figaro
Pedro Figaro

En Montevideo nació y en Montevideo murió. Esa ciudad, la gran metrópoli uruguaya, fue su lugar en el mundo. Estamos hablando de Pedro Figari, un artista único que supo llenar el lienzo de humanismo. El sábado 29 de junio se inaugura en el Bellas Artes la exposición Figari: mito y creación. Pero, ¿quién fue este montevideano? ¿De qué se trata su obra? ¿Qué secretos esconde su vida?

Paula Solari lo dio a luz el 29 de junio de 1861. Tanto su madre como su padre, Juan Figari de Lázaro, eran inmigrantes italianos que tenían la certeza de que la única forma de salir adelante era estudiando. Y así lo entendió el pequeño Pedro, que de chico se interesó por el conocimiento pero también por la sensibilidad, no sólo artística, también social. Estudió Derecho, se recibió de Doctor en Jurisprudencia y luchó por la abolición de la pena de muerte.

“Fantasía”, de Pedro Figari. Oleo sobre cartón. 61 x 79,5 cm. Colección Museo Figari
“Fantasía”, de Pedro Figari. Oleo sobre cartón. 61 x 79,5 cm. Colección Museo Figari

Fue en 1886 cuando el arte lo deslumbró completamente. Recién casado con María de Castro Caravia, viajó a Europa y conoció los movimientos artísticos de vanguardia, pero la chispa creadora se iniciaría recién en 1918, a sus 29, cuando tomó clases de pintura con el maestro italiano Goffredo Sommavilla. Su voluntad fue tan grande que no sólo se destacó como abogado y artista, también lo hizo como político, periodista, escritor y pedagogo. Sus pinturas están teñidas de ese humanismo que lo caracterizó.

El reconocimiento artístico llegó primero en Buenos Aires en 1921, y luego en París, donde se radicó a partir de 1925. En esta época de gran esplendor creativo, realizó exposiciones por Europa y América, y recibió la visita de personalidades del mundo artístico e intelectual, como James Joyce, Pablo Picasso, José Ortega y Gasset y Paul Valéry.

“Portada de Historia Kiria”, de Pedro Figari (S/F). Tinta sobre papel. 8 x 10,5 cm. Colección Museo Figari
“Portada de Historia Kiria”, de Pedro Figari (S/F). Tinta sobre papel. 8 x 10,5 cm. Colección Museo Figari

Figari: mito y creación, que cuenta con el apoyo de la Asociación Amigos del Museo Nacional de Bellas Artes, podrá visitarse entre el 29 de junio y el 15 de septiembre en las salas 32 y 33 del primer piso del Museo. Las obras allí expuestas son más de treinta: óleos, acuarelas y dibujos, algunos de ellos emblemáticos, otros nunca exhibidos en la Argentina.

Curada por el director del Museo Figari, Pablo Thiago Rocca, la exposición está organizada por el Bellas Artes junto con la Secretaría de Gobierno de Cultura de la Argentina, los ministerios de Educación y Cultura, y de Relaciones Exteriores de Uruguay, y la Embajada de Uruguay en Argentina, y se realiza en consonancia con el Mercado de Industrias Creativas Argentinas (MICA) 2019 –encuentro en el que Uruguay será país invitado de honor– y la Cumbre Cultural de las Américas en Buenos Aires.

La exhibición atraviesa todas las facetas del maestro uruguayo, incluso sus etapas formativas, para revelar un artista único, creador de una mitografía del Río de la Plata. La muestra dialoga con las tradiciones pictóricas de la región y propone un vínculo entre escuelas plásticas rioplatenses: uruguaya, brasileña y argentina.

“Vigilancia”, de Pedro Figari, 1922. Óleo sobre cartón. 70 x 50 cm. Colección MNAV
“Vigilancia”, de Pedro Figari, 1922. Óleo sobre cartón. 70 x 50 cm. Colección MNAV

La selección de las obras, que abarca desde una acuarela temprana realizada en 1890 hasta los dibujos para la última novela publicada por Figari en 1930, se estructura en ocho núcleos temáticos: "La leyenda rioplatina", "Nocturnos y crepúsculos", "Corridas de toros y juegos", "Vida primaria (serie de los Trogloditas)", "El otro mundo", "El bajo mundo", "Crímenes" e "Historia Kiria".

Pablo Thiago Rocca, el curador, subraya que la muestra ofrecerá la oportunidad de apreciar a un "artista inquieto, exuberante, imprevisto, que creó con sus pinceles una sucesión de temas que reflexionan sobre múltiples aspectos de la condición humana. Figari realizó series pictóricas que abarcan desde la vida del hombre de las cavernas hasta las ceremonias religiosas contemporáneas, transitando por las corridas de toros y los crímenes pasionales, entre otras, revisando una y otra vez sus procedimientos creativos".

Para Andrés Duprat, director del Museo Nacional de Bellas Artes, Figari nos pone frente a "escenas amables que incluyen al espectador en la vida plena de los sectores populares, exenta de la mirada extrañada de quien contempla a figuras sociales que le resultan no asimilables. En ese sentido, su obra reviste un carácter político inmediato, en tanto postula la igualdad del género humano, más allá de razas y clases o identidades".

“Pique nique”, de Pedro Figari, 1925. Óleo sobre cartón. 65 x 88 cm. Colección MNAV
“Pique nique”, de Pedro Figari, 1925. Óleo sobre cartón. 65 x 88 cm. Colección MNAV

Iniciado como artista en su madurez, Figari contaba con 60 años de edad cuando inauguró su primera exposición de pintura en Buenos Aires. Según comenta Rocca, "concibió entonces un programa artístico centrado en la 'leyenda del Río de la Plata': una pintura evocativa y fantástica a la vez, que recrea los patios coloniales, las danzas criollas, los candombes de los negros esclavos y libertos, cuyas peripecias fueron a menudo escamoteadas en los manuales de historia".

"Esta muestra de Figari es uno de los más altos homenajes a la rica cultura rioplatense –afirma el embajador de Uruguay en Argentina, Héctor Lescano Fraschini–. Explicar la figura de Pedro Figari no es tarea fácil, supo desempeñarse como abogado, periodista, diplomático, escritor, pintor; nació y vivió en Uruguay durante muchos años, pero fue en Argentina donde se dedicó de lleno a la pintura. Que hoy, casi un siglo después de que fijara residencia en Buenos Aires, se esté llevando adelante esta gran muestra, es un acontecimiento histórico".

 

* Figari: mito y creación
Inauguración: 29 de junio
Hasta el 15 de septiembre
Museo Nacional Bellas Artes
Av. del Libertador 1473 – CABA

 

SEGUÍ LEYENDO