Última semana para ver “Eterna belleza”, la muestra que recorre los 54 años del Calendario Pirelli

Calendario Pirelli 2013: Isabeli Fontana por Steve McCurry
Calendario Pirelli 2013: Isabeli Fontana por Steve McCurry

No son sólo tetas, culos, bocas entreabiertas, ojos alineados, la curva abdominal que nace en el ombligo y se pierde en el sexo, ni tampoco el sexo mismo. No son sólo cuerpos contorsionándose para recibir el flash inmortalizador. Se trata de algo más que una simple chica posando semidesnuda para la vista lasciva y voyeur del patriarcado. Lo que expone la muestra Eterna Belleza —cuyo título se completa así: 50 años de la Colección Pirelli. La mujer a través de las imágenes de los más grandes fotógrafos— es el gesto temporal de una sociedad y su relación con la sensualidad femenina.

"La muestra se basa en el giro del objeto al sujeto, ese es el momento histórico y la evolución cultural, el lugar de la mujer, porque se transforma en un sujeto más activo. Antes era un objeto para mirar. Con el tiempo se ha vuelto un sujeto activo que reacciona frente a la realidad", dice Francesca Chiappetta, una morocha italiana que habla un español serpenteante. Ella es quien trajo la muestra aquí, a la Argentina, y acompaña a Infobae Cultura a hacer el recorrido por Sala Laberinto, Espacio Creativo y 1° piso del Museo del Cine, todo dentro de la Usina del Arte.

Calendario Pirelli 1996: Carre Otis por Peter Lindbergh
Calendario Pirelli 1996: Carre Otis por Peter Lindbergh

Curada por Walter Guadagnini y Amedeo Turello y con entrada libre y gratuita —además de las 300 fotos exhibidas, un film constante de los backstages y una serie de objetos y accesorios utilizados durante las tomas—, lo que se expone son las cinco décadas de este mítico calendario dejando documentado con un esteticismo implacable el recorrido de la belleza durante las últimas cinco décadas. ¿O acaso el lugar de la mujer y la configuración de su belleza no se han modificado sustancialmente?

Reconfiguración cultural

En un rincón de la Ciudad de Buenos Aires, la Usina del Arte se erige imponente. Pareciera que la Bombonera y el Parque Lezama la acorralan contra el río y que la Autopista Balbín es quien no la deja caer. Una torre medieval con un reloj gigante, un patio enorme e iluminado, un edificio industrial con ladrillos a la vista.

Se trata de una joya arquitectónica construida entre 1912 y 1916 para la Compañía Ítalo-Argentina de Electricidad (CIAE) por el arquitecto italiano Juan Chiogna bajo el estilo neorrenacentista florentino que traía de allá, de Italia, de donde era oriundo, y acá, en Buenos Aires, enseguida se volvió moda. En los años noventa, con las privatizaciones, quedó abandonado pero regresó de forma cultural y, tras una tarea larga de reestructuración, entre 2011 y 2012 nació la Usina del Arte.

Calendario Pirelli 2007: Sophia Loren por Inez van Lamsweerde y Vinoodh Matadin
Calendario Pirelli 2007: Sophia Loren por Inez van Lamsweerde y Vinoodh Matadin
Calendario Pirelli 1995: Naomi Campbell por Richard Avedon
Calendario Pirelli 1995: Naomi Campbell por Richard Avedon

Hoy no sólo suenan bandas en vivo y exponen artistas de vanguardia —un capítulo aparte merece La cabeza de Goliat de Eduardo Basualdo; pronto será narrada—, también se proyectan muestras de todo tipo. La extensa y ambiciosa exposición del los ya 54 años de la Colección Pirelli es un claro y exótico ejemplo. Esta es la última semana; hasta el 3 de marzo se la puede visitar.

Algo más que una lámina soft porn en la pared del taller

"El Calendario Pirelli es una obra artística —explica Francesca Chiappetta porque es una marca que paga e invierte pero no exige nada. Al contrario de la publicidad, los fotógrafos son libres de exprimir su arte, su creatividad sobre un momento real que no es una exigencia de mercado".

Pirelli es una compañía italiana que fabrica neumáticos desde fines del siglo XIX. En 1964, decidieron emprender algo que quizás nació sin demasiadas expectativas y terminó por volverse un clásico: el Calendario Pirelli, una publicación anual con doce fotos de modelos. Allí no hay sólo poses sugerentes —donde el cliché se completa con el mecánico trabajando bajo la mirada atenta de una lámina soft porn en la pared—, también hay arte.

Han posado Naomi Campbell, Gisele Bündchen, Valeria Mazza, Kate Moss, Cindy Crawford, Selma Blair, Lauren Bush, Laetitia Casta,  Nicole Kidman, Milla Jovovich, Heidi Klum, Sofia Loren, Penélope Cruz, entre tantas, tantas otras. En 2011 —la coincidencia se da el año en que Pirelli se transformó en la única proveedora de neumáticos de la Fórmula 1— se incluyeron modelos varones y en 2015 irrumpió en sus páginas la bellísima Candice Huffine, modelo de tallas grandes o, como la llaman en el ámbito de la moda, plus size. Al año siguiente, entre las modelos estuvieron Yoko Ono, Patti Smith y Serena Williams continuando con una nueva mutación. En 2018, la inspiración fue la historia de Alicia en el País de la Maravillas y participaron Whoopi Goldberg y Lupita Nyong'o.

Calendario Pirelli 2006: Gisele Bundchen por Mert Alas u Marcus Piggot
Calendario Pirelli 2006: Gisele Bundchen por Mert Alas u Marcus Piggot

Además del dato de que dejó de publicarse entre 1974 y 1984 por la recesión mundial tras la crisis del petróleo, el Calendario es la documentación de un proceso que hoy, sobre todo, hay que tener en cuenta. Es la prueba cabal de un recorrido, el registro de una curva que asciende y que bordea el encasillamiento banal de la mujer objeto para sembrar preguntas, conscientes o inconscientes, sobre la sensualidad femenina.

"Quería hacer esta muestra desde hace años. Era complicado porque no estaba terminada. Trabajamos dos años para traerla y finalmente lo logramos", dice Francesca Chiappetta y continúa: "Como es la visión artística de cada fotógrafo, la idea de belleza cambia completamente. Cada uno eligió lo que le representaba en cada momento la figura de la mujer". Desde Mario Testino y Bert Stern hasta Annie Leibovitz, Terry Richardson y Karl Lagerfeld. Cada año, la apuesta escala un pico distinto en una sucesión de montañas empinadas de diferente tamaño.

Calendario Pirelli 2016: Natalia Vodianova por Annie Leibovitz
Calendario Pirelli 2016: Natalia Vodianova por Annie Leibovitz

Belleza con mayúscula

Hay una frase que se le adjudica Leonardo Da Vinci. "La belleza perece en la vida, pero es inmortal en el arte". Es un razonamiento sencillo pero necesario: ¿quién de todas esas mujeres que posaron para este calendario y que se ven en la muestra de la Usina del Arte no han recibido los duros latigazos del paso del tiempo? ¿Para qué seguir reproduciendo el mandato antiedad si, ya lo sabemos, la belleza excede la juventud? Tampoco se trata de negar ciertos patrones medianamente objetivos sobre los que se centran los ideales epocales de la belleza.

De lo que se trata, finalmente, es de ampliar la concepción que tenemos de ella sin negarla; porque, así como el Bien y la Verdad, ¿qué sería de este mundo sin la Belleza?

 

* Eterna Belleza
Hasta el 3 de marzo
Martes a jueves de 14 a 19 horas
Viernes, Sábados, Domingos y feriados de 10 a 21 horas
Sala Laberinto, Espacio Creativo y Museo del Cine (1° piso).
Usina del Arte
Agustín R. Caffarena 1 – CABA
Entrada libre y gratuita

 

______

LEA MÁS

Georges Didi-Huberman: "El arte no es un concurso de belleza"

Contra la normalidad: seis casos de "belleza exótica"

______

Vea más notas en Cultura