El 75 por ciento del padrón votó en contra de la iniciativa. (Getty Images)
El 75 por ciento del padrón votó en contra de la iniciativa. (Getty Images)

Los ciudadanos suizos votaron el último domingo en contra del referéndum que buscaba otorgarle más poder y responsabilidad al Banco Nacional de Suiza. La iniciativa denominada "dinero soberano" buscaba dejar de lado el sistema bancario de reserva fraccional -a través del cual los bancos comerciales pueden otorgar préstamos por más de lo que tienen en depósitos-, y brindarle a la banca nacional el monopolio de este poder.

El proyecto establecía que los bancos comerciales pudieran prestar solo lo que tienen en sus depósitos. El referéndum se llevó a cabo luego de que economistas, asesores financieros, docentes y grupos sindicales presentaron las 100 mil firmas necesarias para llevar la iniciativa a las urnas de Suiza.

LEA MÁS:

Si hubieran ganado los propulsores del proyecto, Suiza se hubiera convertido en el primer país en concentrar el monopolio de la creación del dinero. Aquellos que defendían el proyecto aseguraban que la medida hubiera garantizado la estabilidad financiera del país al evitar burbujas especulativas.

Entre los detractores del proyecto, se encontraba la misma Banca Nacional. Desde esta institución indicaron que la iniciativa hubiese convertido a Suiza en un "laboratorio financiero".

Thomas Jordan, presidente de la Junta de Gobierno del Banco Nacional de Suiza aseguró en un comunicado publicado a principios de mayo en su página web que la prosperidad de Suiza está determinada no por la forma en que se crea el dinero, sino por la producción que genera el país.

"La iniciativa genera expectativas poco realistas, y la adopción por parte del pueblo y los cantones tendría graves consecuencias, al tiempo que dificulta que el Banco Nacional Suizo (SNB) cumpla con su mandato. El SNB, al igual que el Consejo Federal y el Parlamento, se opone firmemente a la iniciativa", sostuvo Jordan.

Para él, la adopción de la iniciativa hubiese representado un cambio tectónico en su sistema monetario y económico.

"La soberanía monetaria es un experimento innecesario y peligroso que infligiría un gran daño a nuestro país", concluyó.

Jean-Marc Heim, uno de los referentes por la campaña por el "Sí", indicó que la iniciativa permitió generar debate y "despertar conciencias" en la comunidad sobre el poder que poseen los bancos comerciales en crear dinero.

También aseguró no van a abandonar la causa y que continuarán trabajando para reformar el sistema bancario y por reglamentar las criptomonedas.

LEER MÁS: