Cody Wilson, dueño de la compañía Defense Distributed, tiene una pistola impresa en 3D, llamada “Liberator”, en su fábrica de Austin, Texas, el 1 de agosto de 2018. El “criptoanarquista” estadounidense, que esta semana causó pánico con la publicación de planos en línea de armas de fuego impresas en 3D, dijo el miércoles que cualquiera que sea el resultado de una batalla legal, ya ha logrado su objetivo político de difundir los diseños por todas partes. Un juez de la corte federal bloqueó el sitio web de Wilson el martes, 31 de julio de 2018, emitiendo una orden judicial temporal. (AFP)
Cody Wilson, dueño de la compañía Defense Distributed, tiene una pistola impresa en 3D, llamada “Liberator”, en su fábrica de Austin, Texas, el 1 de agosto de 2018. El “criptoanarquista” estadounidense, que esta semana causó pánico con la publicación de planos en línea de armas de fuego impresas en 3D, dijo el miércoles que cualquiera que sea el resultado de una batalla legal, ya ha logrado su objetivo político de difundir los diseños por todas partes. Un juez de la corte federal bloqueó el sitio web de Wilson el martes, 31 de julio de 2018, emitiendo una orden judicial temporal. (AFP)

Un activista a favor del porte de armas en Estados Unidos dijo que está dispuesto a llevar hasta la Corte Suprema su lucha para publicar en internet planos para fabricar armas de fuego en impresoras 3D, después de que un juez federal bloqueara temporalmente el polémico emprendimiento.

La semana pasada, Cody Wilson, fundador de la compañía Defense Distributed, había puesto los planos a disposición en internet, luego de arribar a un acuerdo judicial con el gobierno federal que despertó cuestionamientos. "El objetivo de Defense Distributed no es realmente el armamento personal", explicó Wilson en 2013. "Es más la liberación de la información, se trata de vivir en un mundo donde puedes descargar el archivo de lo que quieres hacer en esta vida".

Sin embargo, poco después, un juez de la ciudad de Seattle (noroeste) los bloqueó temporalmente. El magistrado aceptó la solicitud de los fiscales de ocho estados del país y el Distrito de Columbia -donde está la capital Washington-, que habían argumentado que los planos podrían permitir a cualquier persona, desde un adolescente hasta un "lobo solitario", fabricar armas de plástico imposibles de detectar.

Wilson dijo a la cadena CBS News que el acceso a las armas de fuego "es un derecho humano fundamental".

"Lo que estoy haciendo está legalmente protegido", dijo en una entrevista, horas antes de que el juez de distrito Robert Lasnik emitiera la orden judicial. "Iré al nivel de la apelación. Iré a la Corte Suprema. Perderé todo mi tiempo", afirmó.

Wilson, que se autodenomina un criptoanarquista, dijo que su motivación es la defensa de la primera y segunda enmienda de la Constitución de los Estados Unidos: el derecho a la libertad de expresión y a portar armas.

“The Liberator” (El Libertador): la pistola que fabrica la compañía de Wilson. (AFP)
“The Liberator” (El Libertador): la pistola que fabrica la compañía de Wilson. (AFP)

Su lucha tiene dos frentes. Por un lado, sostiene que la interpretación del derecho a portar armas debería incluir el derecho de una persona a fabricar sus propias armas. Reconoce que lo que ha hecho, y sigue queriendo hacer, "ofende la conciencia" de algunas personas, pero dice que "nunca ha sido ilegal en este país fabricar un arma de fuego, y la forma en que se fabrica no debería afectar a esa ley".

Por otro lado, quiere que la información -sea esta transmisible en forma escrita, oral o en código de software a través de internet- fluya libremente sin intervención gubernamental, de acuerdo a la primera enmienda de la Constitución. "Es una política que predijo WikiLeaks, predijo Bitcoin, predijo el correo y las comunicaciones anónimas en línea", dijo Wilson.

Ben Chalker, quien está a cargo de la fabricación, muestra una parte del plano en una computadora en la fábrica de Wilson en Austin, Texas, el 1 de agosto de 2018. (AFP)
Ben Chalker, quien está a cargo de la fabricación, muestra una parte del plano en una computadora en la fábrica de Wilson en Austin, Texas, el 1 de agosto de 2018. (AFP)

Los estados intervinieron para bloquear la publicación de los planos después de que la administración de Trump resolviera una disputa legal de cinco años, mediante un acuerdo que permitió a la compañía publicar los diagramas en su sitio web "Defcad".

El sitio se cerró el miércoles, pero los planos que fueron publicados en línea antes de que la orden judicial entrara en vigor ya habían sido descargado miles de veces.

"He demostrado – y Assange lo ha hecho y la gente de bitcoin lo ha hecho – que la criptoanarquía es realmente lo que está ganando ahora mismo", dijo el activista, agregando que pase lo que pase su misión política ya había sido cumplida: "Gane o pierda [la batalla legal], puedes descargar un arma de internet", dijo Wilson a AFP.

Los grupos de control de armas aplaudieron la decisión del juez. La Campaña Brady para Prevenir la Violencia con Armas calificó a las armas de fuego impresas en 3D "nada menos que una amenaza para la sociedad".

Pese a que su gobierno aprobó el acuerdo, el presidente Donald Trump parece oponerse a estas nuevas armas. "Estoy investigando la venta de armas de plástico 3-D al público", señaló en un tweet. "¡Ya hablé con NRA (Asociación Nacional del Rifle), no parece tener mucho sentido!"

La portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders indicó este miércoles que el Departamento de Justicia había actuado "sin la aprobación del presidente" al dar luz verde a Wilson para publicar los planos en el sitio de Defcad. "El presidente está feliz que estos esfuerzos fueron aplazados para dar más tiempo a revisar el asunto", añadió.

No obstante, el caso ha llamado la atención de la comunidad cripto por la posibilidad de que una sentencia judicial prohibiendo la publicación de cierto contenido en internet pueda resurgir en futuros intentos por parte de los gobiernos de regular las redes criptográficas y distribuidas, incluyendo el código de Bitcoin.

"Ganar esta lucha podría resultar crucial para bitcoin y otros proyectos de criptografía", dijo Peter Todd, célebre consultor de criptografía, tras la intervención de los estados para bloquear la publicación de los planos. "Si no puedes publicar planos técnicos para armas, prohibir los planos técnicos para criptografía tampoco parece descabellado".

El criptoanarquista Cody Wilson sostiene que el derecho a divulgar código informático para la fabricación de armas está protegidos por la primera y segunda enmienda de la Constitución de los Estados Unidos (AFP)
El criptoanarquista Cody Wilson sostiene que el derecho a divulgar código informático para la fabricación de armas está protegidos por la primera y segunda enmienda de la Constitución de los Estados Unidos (AFP)

En rigor, la batalla legal que liga la causa de Wilson con la primera enmienda de la Constitución de EEUU y la libre publicación de código informático se reduce a la pregunta de si el software es un medio de expresión. "Tanto el software de protocolo de criptomonedas como los archivos de AutoCAD [para imrpesoras 3D] pueden ser [medios de expresión] protegidos bajo la Primera Enmienda", dijo Peter Van Valkenburgh, director de investigación del grupo de defensa de la industria blockchain Coin Center en Washington, D.C. "Por lo tanto, en cualquiera de los casos, una ley que intentara censurar o poner aprobación previa/restricción previa a los oradores de ese discurso probablemente sería declarada inconstitucional", advirtió.

Sin embargo, el argumento de que la divulgación de código informático debería ser protegido por el derecho constitucional a la libre expresión ya ha sentado jurisprudencia en su contra. "Hay una noción en la comunidad criptográfica de que el software está indiscutiblemente protegido por la Primera Enmienda. Ese simplemente no es el caso", dijo Aaron Wright, director del Proyecto Blockchain en la Escuela de Derecho Benjamin N. Cardozo de la Universidad de Yeshiva. "Si alguien desarrolla e implementa software que va en contra de las leyes de EE.UU., podría ser declarado responsable".

En su libro "Blockchain and the Law: The Rule of Code", Wright y la coautora Primavera De Filippi señalan que anteriormente los tribunales de Estados Unidos ya han negado las protecciones de la Primera Enmienda para un tipo de software porque "no tenía otro propósito que el de facilitar las apuestas ilegales".

"Si los gobiernos optan por regular a los desarrolladores de blockchain, algún código puede estar protegido por la Primera Enmienda, mientras que otro código puede no estarlo", argumentan los autores de cara al futuro del desenvolvimiento legal del mercado de criptoactivos. "Por ejemplo, los mercados descentralizados de comercio electrónico utilizados para el intercambio de artículos de uso cotidiano, pero también para el intercambio de productos potencialmente ilícitos… podrían recibir protección de la Primera Enmienda… porque facilitan tanto los actos lícitos como los ilícitos. Por el contrario, los mercados e intercambios de predicción descentralizados que facilitan el comercio de opciones binarias probablemente violarían leyes existentes como la Commodities Exchange Act".

Estados Unidos, donde unas 30.000 personas mueren al año a causa de las armas de fuego, está profundamente dividido por la discusión sobre el control de armas personales, particularmente por numerosas matanzas masivas, muchas veces perpetradas con armas que fueron compradas de manera legal.

(Con información de AFP)

LEA MÁS:

SEGUINOS EN:
Facebooktwitterinstagramyoutubetelegram