Un verdulero fue víctima de un violento hecho discriminatorio en Junín. Le incendiaron la camioneta.
Un verdulero fue víctima de un violento hecho discriminatorio en Junín. Le incendiaron la camioneta.

El primer caso de coronavirus en la ciudad bonaerense de Junín puso a prueba a los vecinos. Y la respuesta fue violenta y desproporcionada: un verdulero de 45 años que dio positivo de la COVID-19 luego de viajar al Mercado Central de Buenos Aires sufrió el incendio de su camioneta, apenas días después de que se confirmara el contagio.

Después de 80 días de aislamiento obligatorio, el municipio de Junín no había tenido casos positivos. A partir del nuevo foco, se detectaron dos personas con el virus en la comunidad -el comerciante y su ayudante de 18 años-, lo que disparó la señal de alerta.

Sin embargo, al igual de lo ocurrido en otros puntos del país, el contagio desencadenó una reacción agresiva y discriminatoria de sujetos que aún no fueron identificados. El ataque se produjo a la 1 de la madrugada del lunes, frente al domicilio del comerciante.

El intendente de Junín, Pablo Petrecca, informó que la víctima se encuentra en buen estado de salud y aislado, “aunque con mucha angustia por lo sucedido y los mensajes publicados en las redes sociales”.

"Quiero expresar mi repudio frente al lamentable ataque sobre el vehículo de unas de las personas confirmadas con COVID-19. La violencia, la estigmatización, y la discriminación hacia las personas que han contraído el virus o tienen que hacer aislamiento obligatorio por contacto, no son el camino. Nadie busca contraer el virus, y nadie está exento de contraerlo”, consideró el intendente.

A través de su cuenta de Twitter, el jefe comunal de Juntos por el Cambio aclaró que acompaña a la familia afectada en este momento y “que trabaja junto a las fuerzas policiales y la justicia para encontrar a los culpables”. Además, aseguró que el municipio se hará cargo de la reparación de la camioneta.

El intendente Pablo Petrecca, de Junín, se pronunció sobre el hecho violento en la localidad.

Junín se encontraba libre de casos desde el 18 de marzo y es uno de los municipios del interior de la provincia de Buenos Aires que se preparaba para ingresar a la “fase 5” del distanciamiento preventivo. Sin embargo, ante los positivos confirmados y la aparición de otros casos sospechosos, la comuna resolvió que continuarán las restricciones de la fase 4.

Según el reporte sanitario local, las autoridades sanitarias dispusieron el aislamiento preventivo de unas 63 personas. Además, informaron que hay vigentes 2 casos activos, 3 sospechosos, 2 recuperados y unos 229 que fueron descartados tras la investigación epidemiológica. En total, hubo unas 540 personas que debieron cumplir el aislamiento preventivo.

El secretario de Seguridad de Junín, Andrés Rosa, reflexionó en torno al hecho vandálico y discriminatorio en declaraciones a medios locales: “La pandemia nos puso entre dos caras de la sociedad, la enorme solidaridad pero también nos mostró la miseria humana. Lo que pasó es un hecho que nos retrotrae cien años atrás como sociedad. Nos duele a todos este tipo de acción y no se debe tolerar, debe ser castigado con la ley”.

Seguí leyendo: