"Las Marianne han dado a la Embajada mucho más de lo que la Embajada dio a las Marianne", dijo, generoso, el embajador Pierre Guignard en sus palabras de despedida durante la velada organizada por esa asociación de mujeres franco-argentinas.

Guignard deja la representación diplomática en Buenos Aires a fines de este mes, luego de tres intensos años de trabajo en nuestro país.

La asociación Marianne Argentina surgió bajo los auspicios de la Embajada en el año 2010, pero fue en coincidencia con la gestión de Guignard, iniciada en julio de 2016, que la agrupación se institucionalizó y ganó protagonismo público.

Al despedir a Guignard, a su esposa, Marie-Carmen Boué, y a la Primera Secretaria de la Embajada, Jeanne Simon, la presidente de Marianne, Patricia Pellegrini, reconoció este apoyo constante destacando los tres años de "enorme actividad social, cultural, diplomática y filantrópica" de su gestión. "¡Dejan muy alta la vara!", subrayó. "Pero más concretamente -siguió diciendo-, han sido sumamente generosos con Marianne. Gracias a ustedes, a su estímulo, organizamos juntos la jornada 'Mejor con Ellas – Mujeres en el Agro' y el evento 'Potenciando Mixidad'. La Embajada abrió sus puertas para recibir a nuestros invitados y conferencistas".

"Con ninguna otra asociación tuvimos tanta conexión", dijo Guignard por su parte. "Me extraña mucho que no haya más 'Marianne' por el mundo. No sé qué están haciendo mis colegas", bromeó Guignard, en referencia al hecho de que la asociación, que nació en Argentina, de momento sólo se ha extendido a Uruguay y Ecuador.

La velada tuvo lugar en la Casa de Victoria Ocampo en Palermo Chico, donada por su propietaria a la Unesco.

Fotos: Eve Grynberg

El Embajador recibió como recuerdo unos gemelos de plata y lapislázuli de la Joyería Jean Pierre, el mismo modelo que hace 52 años fuera regalado al general Charles de Gaulle en su visita de Estado a la Argentina; así como a los presidentes François Hollande y Emmanuel Macron, en sus respectivos pasos por Buenos Aires (2016 y 2018).

Además, los tres agasajados recibieron su retrato fotográfico realizado por Alejandra López, con la firma de la artista y montado en passepartout.

También hubo un mini-espectáculo con la participación de Anaïs Crestin, concertista del Teatro Colón y socia de Marianne, que tocó 'La jeune fille aux cheveux de lin' del compositor francés Claude Debussy en piano. Con ese marco musical, Vivian Lofiego recitó extractos de cartas de Victoria Ocampo. Luego, Louise Nuñez interpretó 'Que Marianne était Jolie' de Michel Delpech. Finalmente, la vicepresidente de Marianne, Marie Sinizergues, y su marido, Diego Tudela, renombrados bailarines, bailaron tango y milonga.

Marianne es una organización de mujeres francesas o argentinas vinculadas a Francia, activas profesionalmente y referentes en las áreas en las que se desempeñan.