Los viernes un grupo de banqueros se junta en un restaurante en Reconquista al 200. En el mediodía del 2, después del anuncio del nuevo paro bancario, uno de ellos -de un banco nacional- comentaba que "el Gordo" inició una campaña en busca de nuevos afiliados frente a la nueva paritaria, empantanada, y "para poder compensar los 500 millones que iba a cobrar este año por la cuota sindical del 1% que La Bancaria cobraba de unos 45000 trabajadores que no estaban afiliados".

"Las cuentas no me dan… ayer lo escuché en radio y habló de un millón y vos decís que son 500…" contestó otro de los comensales.

Si esos son los números, concluyeron en la mesa, lo que La Bancaria pierde con la decisión del Gobierno de cortar el aporte de quienes no están afiliados, es un 25%. El salario promedio es de $ 60.000 y hasta ahora La Bancaria recibía 1% de cada trabajador no afiliado y 2% de los que están sindicalizados.

El Ministerio de Trabajo que conduce Jorge Triaca decidió anular el aporte solidario de los trabajadores no afiliados. El impacto que provocará en los fondos que maneja Sergio Palazzo explica la campaña que lanzó para sumar afiliados mientras que también reclama la ilegalidad de la medida del Gobierno tal como se ve en el folleto que acompaña este texto.