La lechería nacional sigue en crisis. La situación se agravó con la última devaluación y con la baja de los reintegros a las exportaciones y la vuelta de las retenciones.
La lechería nacional sigue en crisis. La situación se agravó con la última devaluación y con la baja de los reintegros a las exportaciones y la vuelta de las retenciones.

La lechería nacional sigue inmersa en una profunda crisis. La misma se agravó con la última devaluación, que ha provocado una suba en los costos de producción y la decisión del gobierno de aplicar retenciones y bajar los reintegros a las exportaciones.

Datos del Observatorio de la Cadena Láctea (OCLA) muestran que en lo que va del año ya se cerraron 604 tambos. "Normalmente el cierre de tambos en nuestro país tiene una tasa del 1 al 3% anual, mientras que a nivel mundial es del 4% anual. El fenómeno de la concentración explica todo esto, donde son cada vez más las unidades productivas con más vacas y con mayor producción individual y con sistemas de producción más intensivos", explicó en diálogo con Infobae, Jorge Giraudo, coordinador del Observatorio.

Además, Giraudo comentó: "Venimos de 200 a 300 tambos que se cerraron por año a estos números actuales que superan los 600 en lo que va del 2018. El factor climático ha provocado serios problemas, y muchos tambos no hubiesen cerrado si los caminos rurales estuvieran en condiciones o se hubieran realizado los canales y las obras para prevenir inundaciones, que no se hicieron pero sí se cobraron los impuestos para el desarrollo de dichas obras".

“Hay una cuestión social muy compleja, y en términos de volumen de producción no se resintió tanto, ya que en lo que va del 2018 la misma aumentó entre un 6 y un 8%, con menos cantidad de actores y eso es un fenómeno social grave”

Devaluación

En julio el precio al productor fue de $7,24 y en agosto podría ubicarse entre $7,50 y $7,60
En julio el precio al productor fue de $7,24 y en agosto podría ubicarse entre $7,50 y $7,60

Giraudo dijo que la última devaluación produjo importantes efectos, "estamos en un escenario de aumento de costos y no así del precio que recibe el tambero, y con exportaciones que aumentaron un 30% en volumen y aprovechan el mejor tipo de cambio y esto también significa que la capacidad de pago de la industria es mejor".

En julio, los costos que más aumentaron fueron los relacionados a la alimentación de las vacas, y también fertilizantes y agroquímicos. "Para hacer frente a estos costos, el tambero debería estar cobrando $8,50 por litro de leche", dijo Giraudo.

Sobre si el aumento de las exportaciones se está trasladando a una mejora del precio al productor, el coordinador del OCLA, manifestó, "estamos esperando el efecto que generalmente ocurre de que cuando las exportaciones crecen se descomprime la oferta doméstica y eso hace que se consiga un mejor precio. En términos de mercado interno todavía no se está logrando como producto de que el poder adquisitivo del salario es bajo y por ende los niveles de consumo sufren su impacto, ya que encontramos que los consumidores eligen productos de menor agregado de valor".

Reunión en la Rural

El objetivo del Congreso es reflexionar sobre la situación actual de la lechería y promover una mayor y mejor producción, industrialización, comercialización y consumo de la leche y sus derivados
El objetivo del Congreso es reflexionar sobre la situación actual de la lechería y promover una mayor y mejor producción, industrialización, comercialización y consumo de la leche y sus derivados

Del 11 al 13 de septiembre se realizará en el predio de la rural de Palermo el Congreso Panamericano de Lechería. El evento contará con la presencia de 300 delegados de más de 20 países y tendrá dos subsedes: Rafaela, en Santa Fe, y Villa María, en Córdoba.

Habrá un amplio programa de conferencias y simposios con prestigiosos ponentes internacionales, en los que se analizarán las principales tendencias en los mercados, la innovación, hacia dónde van las empresas y los productores, las nuevas tecnologías, los recursos humanos y las nuevas estructuras empresariales, entre otros temas.

Daniel Pelegrina, presidente de la Federación Panamericana de la Lechería (FEPALE), y de la SRA, comentó: "Si somos capaces de ver las exigencias del consumo y cómo entregar el producto al mundo, estamos seguros de que la Argentina y el Cono Sur pueden abastecer a los mercados del mundo. Debemos tener en cuenta que la producción en Latinoamérica creció al doble de la tasa de lo que se incrementó en el mundo. Esto significa mayor trabajo, desarrollo y arraigo en los lugares en donde se produce. De los 880 millones de litros de leche que se producen en el mundo, Latinoamérica genera el 11%".