El Pagani Zonda Riviera le perteneció a un príncipe de Arabia Saudita. Se vendió en 5,9 millones de dólares. (Silverstone Auctions)

El Pagani Zonda Riviera le perteneció a un príncipe de Arabia Saudita. Se vendió en 5,9 millones de dólares
El Pagani Zonda Riviera le perteneció a un príncipe de Arabia Saudita. Se vendió en 5,9 millones de dólares

El equivalente argentino de Messi entre los constructores de autos es Horacio Pagani. Como sucede con la mayoría de los goles de Leo, todos sus deportivos son exclusivos. Pero hay algunos que son todavía mejores que ello. Se trata de ediciones únicas e irrepetibles. Dos de ellas acaban de venderse en sendas subastas en casi 12 millones de dólares. Y detrás tienen historias dignas de las mil y una noches.

Se trata de dos modelos del Zonda, el primer auto de Pagani, que en marzo de este año cumplió dos décadas desde su lanzamiento. Y no son deportivos producidos en serie, sino dos “one-off” construidos por lo general a pedido. Uno es el Zonda Riviera, que fue vendido en 5,9 millones de dólares, y el otro es el Zonda Aether, que se subastó por 6.050.000 dólares. Uno en Arabia Saudita, con un trasfondo principesco en el pedigree de la cupe; el restante en Abu Dhabi, en la previa del Gran Premio que cerró la temporada 2019 de la Fórmula 1. Y en ambos, con príncipes y magnates pujando por ellos.

Las locaciones de las ventas no son casuales. Aunque Pagani nunca divulga la identidad de sus clientes, muchos de ellos son magnates que disfrutan de presumir con sus autos, y lo hacen en las redes sociales, como manda la tendencia de estos tiempos. Pues bien: el primer propietario de este Zonda Riviera fue un príncipe saudita, aunque se cree que no fue quien terminó vendiéndolo en esta ocasión. Se lo subastó en Ryad, en una gran venta organizada por Silverstone Auctions. Compartió cartel con un McLaren P1 de 2015 (se vendió en US$ 1.123.500) y una Ferrari F12tdf de 2017 (US$ 909.500), entre otras gemas. Pero el Zonda, que era la gran estrella en la previa, confirmó en el remate el notable interés que despertaba.

El roadster Pagani Zonda Aether se subastó en Emiratos Árabes Unidos, por 6.050.000 dólares. (RM Sotheby’s)
El roadster Pagani Zonda Aether se subastó en Emiratos Árabes Unidos, por 6.050.000 dólares. (RM Sotheby’s)

El fantasma de un príncipe

El Pagani Riviera fue el auto que mejor se vendió en el remate y marcó un récord histórico para la casa de subastas. Cuando cayó el martillo, hubo un gran aplauso en toda la sala de ventas. No se sabe quién lo compró (sólo se dijo que la oferta final llegó por teléfono), como tampoco se sabía la identidad del vendedor, que se deshizo del auto con sólo 900 kilómetros de rodaje. Pagani tampoco había dado referencias del destinatario original, quien había sido propietario de un ejemplar único, con paneles de fibra de carbono mejorados, ruedas de carbono negro y un interior a medida acabado en azul.

El primer dueño fue el príncipe Badr Bin Saud, nieto del fundador de Arabia Saudita (Abdulaziz ibn Abdul Rahman ibn Faisal ibn Turki ibn Abdullah ibn Muhammad Al Saud, conocido como Ibn Saud) e hijo del actual rey saudí, Salman bin Abdulaziz Al Saud. Con sólo 34 años, Badr bin Abdullah bin Mohammed bin Farhan Al Saud es el actual ministro de Cultura de su país. Y propietario de un garaje de ensueño.

Su colección de autos aparece habitualmente en su cuenta de Instagram (@b14), que en sus casi 1300 publicaciones aparecen mayormente fotos de su hija, de tiburones, de armas y de sus autos. También hay imágenes futboleras, algunas vinculadas con la Argentina: como cuando el 30 de junio de 2018 publicó la celebración de la Selección Argentina en el Mundial de 1978, con Daniel Passarella levantando la Copa (el aniversario había sido cinco días antes), u otra en la que hay un puma con la camiseta argentina y etiquetó a Lionel Messi, el 18 de abril de 2016, día en que se cumplían nueve años del gol maradoniano al Getafe.

El Riviera en un posteo realizado por el príncipe saudí en su cuenta de Instagram (Instagram: @b14)
El Riviera en un posteo realizado por el príncipe saudí en su cuenta de Instagram (Instagram: @b14)

Con una fortuna estimada en 19.000 millones de dólares, el príncipe se dedica a gastar buena parte de sus billetes en súper deportivos. Por caso, se compró dos Bugatti juntos, un Chiron (apenas salió a la venta, en 2016) y el prototipo Vision Gran Turismo, creado para el video juego de PlayStation y cuyas líneas de diseño derivaron en el propio Chiron. También se lo vio manejando alguna Ferrari, un McLaren y, antes de deshacerse del Zonda Riviera, ya se había comprado un Huayra, la última creación de Pagani.

El Zonda Riviera de nació como uno más de producción, pero el príncipe le pidió al diseñador argentino que lo personalizara. Allí surgió este “one-off”: se cambiaron todos los paneles de fibra de carbono de la carrocería, se instaló una toma de aire específica en el techo, nuevos cannards de carbono, un enorme alerón del mismo material y detalles de color azul. Pero hubo más: su dueño también pidió que mejoraran la mecánica de la máquina, por lo que la potencia del motor 7.3 litros V12 atmosférico creció de los 602 caballos originales hasta los 750 CV que se le acreditan ahora. Y de paso se montó un nuevo sistema de escape.

El príncipe Badr Bin Saud conduciendo el Bugatti Chiron. Su fortuna se calcula en 19 mil millones de dólares (Instagram: @b14)
El príncipe Badr Bin Saud conduciendo el Bugatti Chiron. Su fortuna se calcula en 19 mil millones de dólares (Instagram: @b14)

Pagani firmó la reforma del auto en 2017. Se lo entregó al príncipe de incógnito, y el saudí se encargó de ventilar que lo tenía en sus manos. Incluso lo llevó a un viaje por Londres, adonde se vio al Zonda moverse por capital inglesa escoltado por dos Mercedes-Benz de la custodia real del heredero del trono saudita. Se supo que lo había vendido cuando se vio el auto en exhibición en un local de Ryad. No se supo de su destino hasta que apareció como uno de los lotes, el 121, en la subasta que en la misma ciudad se terminó realizando a fines de noviembre.

El interior del Riviera, con mucho azul en el tapizado, al igual que los detalles en la carrocería (Silverstone Auctions)
El interior del Riviera, con mucho azul en el tapizado, al igual que los detalles en la carrocería (Silverstone Auctions)

Un gurú de Ferrari tuvo su rédito

La calle de boxes del circuito Yas Marina de Abu Dhabi, en Emiratos Árabes Unidos, fue el escenario donde se estableció otro récord para un “one-off” de Pagani Zonda. En una puja que también se definió por una oferta telefónica, la variante Aether del convertible del creador argentino fue el auto que mayor precio le pudieron sacar los vendedores de la casa RM Sotheby’s, con un tope de 6.050.000 dólares, precio que incluso superó a una Ferrari de Fórmula Uno con el que Michael Schumacher se coronó campeón por tercera vez con el Cavallino Rampante, y por quinta vez en su trayectoria. Una curiosidad: con ese título, el alemán igualaba a Juan Manuel Fangio (lo iba a terminar superando, con siete conquistas), y el Zonda es un auto que Pagani había pensado originalmente con el nombre Fangio, en homenaje a su mentor, aunque luego desistió de bautizarlo de esa forma porque el Chueco había fallecido poco antes de que iniciara la producción de aquel primer modelo del diseñador argentino.

El Zonda Aether con el precio en que fue vendido en el circuito Yas Marina de Abu Dhabi, donde al día siguiente corrió la Fórmula Uno. (RM Sotheby’s)
El Zonda Aether con el precio en que fue vendido en el circuito Yas Marina de Abu Dhabi, donde al día siguiente corrió la Fórmula Uno. (RM Sotheby’s)

En la subasta, el monoposto de Ferrari (donado por la familia Schumacher) se vendió en 5,9 millones de dólares, y el dinero recaudado fue para la Fundación Keep Fighting, creada luego de que el alemán quedara en coma por un accidente sufrido mientras esquiaba, en 2013.

Pero la gran estrella de la noche en los Emiratos fue, nuevamente, un Zonda. El Aether salió a la venta con un precio base de dos millones de dólares, y en apenas unos segundos trepó vertiginosamente en su valoración. Llegó a cinco millones y cuando Maarten ten Holder, vicepresidente ejecutivo de RM Sotheby’s y encargado de la subasta, escuchó una oferta de seis millones de dólares. Subió un par de veces más el valor hasta que le bajaron el martillo en 6.050.000. El récord en esta audiencia pública.

En el folleto de venta, RM Sotheby’s indicaba que el auto llegaba a la subasta con un único dueño, de primera mano. Y ese propietario era el suizo Ronnie Kessel. Es el poseedor de uno de los talleres más prestigiosos de reparación y restauración de Ferrari en el mundo, con su cuartel en la ciudad de Lugano, en la frontera con Italia. La empresa, que fuera fundada por su padre Loris Kessel (ex piloto de Fórmula Uno en los 70 y los 80), tiene un centenar de empleados. En su cuenta de Instagram (@ronniekessel) tiene un solo posteo con el Zonda Aether, en la que incluso etiquetó al fabricante italiano.

El Zonda Aether, que lleva el nombre del aire puro por encima de las nubes, es un roadster también firmado por el argentino en 2017, con un chasis de carbo-titanio que sólo ha sido utilizado con este modelo. Está equipado con el motor V-12 de 7.3 litros con especificación '760' completo capaz de superar las 8.000 rpm, que entrega 749 caballos. Kessel lo rodó por apenas 1.400 kilómetros. Antes de salir a la venta, Pagani en persona lo inspeccionó en Londres, donde le corrigieron un par de problemas menores bajo garantía para garantizar que se presenta en condiciones prácticamente nuevas para su próximo propietario.

Ronnie Kessel, el único dueño del Aether antes de ser rematado, mostrando el auto en sus redes sociales. (Instagram: @ronniekessel)
Ronnie Kessel, el único dueño del Aether antes de ser rematado, mostrando el auto en sus redes sociales. (Instagram: @ronniekessel)

Aunque ya dejó de fabricarse, el Zonda sigue siendo sinónimo de exclusividad y de récords para Pagani. Estos dos “one-off” que acaban de venderse en Medio Oriente no son los más caros de la historia de la marca, un halago que quedó para dos Zonda HP Barchetta por las que pagaron 18,6 millones de dólares, cada una, en 2018. Eran modelos exclusivos creados para celebrar los 60 años del fundador de la marca.

El lujoso interior del convertible vendido en Abu Dhabi. Exclusivo adentro y afuera. (RM Sotheby’s)
El lujoso interior del convertible vendido en Abu Dhabi. Exclusivo adentro y afuera. (RM Sotheby’s)

Lo dicho: como los goles de Messi, salvo excepciones, son de excepción en mayoría, aunque algunos son aún mejores. Como los autos de Pagani.

SEGUÍ LEYENDO: