Estos son los súper deportivos que el vicepresidente rico de un país muy pobre perdió en una subasta récord

Se vendieron en 27 millones de dólares y le pertenecían a Teodorín Obiang, el hijo del presidente de Guinea Ecuatorial. Hay dos Lamborghini y dos Ferrari, entre otros modelos

LaFerrari amarilla, de la casa de Maranello, y el Bugatti Veyron EB 16.4 Coupé, entre los dos autos más preciados en el remate
LaFerrari amarilla, de la casa de Maranello, y el Bugatti Veyron EB 16.4 Coupé, entre los dos autos más preciados en el remate

Se llama Teodoro Nguema Obiang. Tiene 51 años. Lo conocen como “Teodorín”, porque su papá es Teodoro Obiang Nguema Mbasogo. Padre e hijo son presidente y vice de Guinea Ecuatorial, uno de los países más pobres de África, que tiene al mismo jefe de Estado desde hace más de cuatro décadas. Y Teodorín acaba de pasar por un mal momento al ver cómo parte de su colección de súper autos, entre lujosos y deportivos de alta gama, eran subastados en Suiza como corolario de uno de los tantos procesos judiciales que debe soportar.

Dos Lamborghini, dos Ferrari, un Porsche, un Bugatti, un McLaren, un Aston Martín y un Koenisegg. Apenas una parte de la fortuna de Teodorín que pasaron a manos de compradores anónimos, que adquirieron estas joyas en una subasta telefónica realizada el pasado fin de semana en Ginebra, donde la casa británica Bonhams declaró haber recaudado 27 millones de dólares por la venta de los autos que ya no le pertenecen a Obiang... Si es que no hubo testaferros revoloteando alrededor de estos remates.

En la subasta se vendieron cerca de 100 autos, muchos de los cuales se le atribuyen a Obiang. Es parte de su fortuna, valuada en alrededor de 300 millones de dólares, que llamativamente amasó con un salario anual de 100.000 dólares. Además de estas bestias mecánicas, Teodorín tiene propiedades en Malibú y París, ya que también es coleccionista de mansiones. Y de aviones, que parece contarlos de a varios.

El Lamborghini Veneno Roadster de 2014 fue subastado en más de ocho millones de dólares
El Lamborghini Veneno Roadster de 2014 fue subastado en más de ocho millones de dólares

La subasta se realizó en el club de golf Domaine de Bonmmont, en las afuera de Ginebra, a pedido de la justicia suiza, que condenó al vicepresidente de Guinea Ecuatorial por lavado de dinero y malversación de fondos públicos. Es una de tantas causas que tiene abiertas. También tuvo que rendir cuentas ante los tribunales franceses, por los mismos presuntos delitos: lo condenaron a tres años de prisión en suspenso en un juicio al que nunca se presentó porque, mientras ello sucedía, estaba en un safari que promocionaba en su cuenta de Instagram. Además, acordó con el Departamento de Justicia de Estados Unidos pagar 30 millones de dólares para evitar un juicio por corrupción: lo hizo entregando una mansión en Malibú, una Ferrari y una colección de objetos de Michael Jackson.

View this post on Instagram

🏍

A post shared by Teodoro Nguema (@teddynguema) on

Obiang es el segundo hombre más poderoso de un país de 1,2 millón de habitantes, y que según reportes de las Naciones Unidas, tiene el 76 por ciento de su población bajo la línea de pobreza. En ese contexto, su vicepresidente solía mostrarse en las redes con el hashtag #luxuryliving. Y tuvo que ver cómo muchos de sus autos iban a manos ajenas.

Un remate a todo lujo

El más preciado de los vehículos de Teodorín es el Lamborghini Veneno Roadster, una versión exclusiva de sólo nueve unidades de las cuales el Obiang tenía la séptima fabricada por la marca italiana. Fue creado para celebrar los 50 años de Lambo, inspirado en el Aventor. Al ser presentado en el Salón de Ginebra de 2013, el precio de mercado era de cuatro millones de dólares. En esta subasta se vendió a u$s 8.280.000, con sólo 325 kilómetros de rodaje y un “ligero rasguño en la rueda trasera derecha”, según consta en el reporte de Bonhams.

El segundo más caro en la subasta fue el Koenigsegg One:1 de 2015: 4,6 millones de dólares
El segundo más caro en la subasta fue el Koenigsegg One:1 de 2015: 4,6 millones de dólares

“Representando posiblemente una oportunidad única, viene con el manual del propietario, los libros y las herramientas originales, y el registro y las inspecciones en Guinea Ecuatorial”, completa el informe realizado por el subastador antes de la venta. El auto es una bestia que porta un V12 de 6,5 litros y 700 caballos, y es capaz de llegar a 370 kilómetros por hora.

Otro modelo súper exclusivo, que también tuvo un precio récord de venta, fue el Koenigsegg One:1 de 2015, rematado en 4,6 millones de dólares. Es una de sólo seis unidades que fabricó esta pequeña marca sueca que desde ya hace 25 años viene marcando tendencia con deportivos de alta gama y excéntricas prestaciones. Por supuesto que este auto tenía todos los papeles de Guinea Ecuatorial al día, se encargó de destacar Bonhams, además de haber sido rodado por 597 kilómetros.

La Ferrari Enzo propiedad de Obiang. También tuvo una el Papa Juan Pablo II
La Ferrari Enzo propiedad de Obiang. También tuvo una el Papa Juan Pablo II

El comprador se llevó, además de un auto conducido por el vicepresidente de Guinea Ecuatorial que está “como nuevo”, a diferencia del Veneno, una pieza que le debe su nombre a la relación peso-potencia: 1.360 kilos y 1.360 caballos. Por eso al presentarlo, en el Salón de Ginebra de 2014, Koenigsegg se colgó la medalla de haber construido “el primer mega auto del mundo”. Razones no le faltaron.

El tercer escalón del podio en las ventas quedó en poder de una Ferrari Enzo amarilla, de 2003. Es una de las 400 unidades que construyeron y se agotaron, por supuesto. Y entre los compradores no sólo estuvo Obiang, sino hasta el mismísimo Papa Juan Pablo II recibió el suyo como un regalo de parte de la compañía de Maranello. Fue el último en construirse, el 400, y que en 2005 fue subastado ya durante el papado de Benedicto XVI.

El Aston Martin One-77 Coupé de 2011 tiene grabada la leyenda “hecho a mano” para Teodorín
El Aston Martin One-77 Coupé de 2011 tiene grabada la leyenda “hecho a mano” para Teodorín

Se trata de una spider con un V12 de 660 caballos. Y fue presentada como la Ferrari más costosa de la historia, con un precio estimado en los 650 mil dólares. En esta subasta se le bajó el martillo con una oferta de u$s 3.105.000. “Es una de las más lindas Ferrari que hemos visto”, describía el catálogo del subastador. Un dato no menor: Juan Pablo II se llevó la última, pero Obiang se quedó con la penúltima. Y sólo la condujo por 21 kilómetros.

Le sigue otro Cavallino Rampante, una LaFerrari Coupé de 2015, otra exclusividad de 499 unidades, que el ecuatoguineano compró en Alemania y la rodó bastante: 894 kilómetros. Es el primer modelo híbrido de la historia para la casa de Maranello, que en su presentación fue valuado en 1,2 millón de dólares. Y acaba de ser vendido por Bonhams en u$s 2.185.000.

Llega a los 950 caballos por los dos motores que porta: un V12 de 6,3 litros que eroga 789 CV, y uno eléctrico de 161 CV. Como la Enzo, tiene una velocidad máxima de 349 kilómetros por hora. Además de estar al día con los impuestos y contar con todos los accesorios originales, este auto también tenía una batería nueva para el afortunado comprador.

Y aparece otro Lamborghini, el Reventón Roadster de 2010, vendido en 1.955.000 dólares. Sólo salieron 15 a la venta. En este caso fue comprado en Suiza y fue ofrecido “como nuevo”, por el buen estado que tenía pese a que lo habían transitado por 2.400 kilómetros. Se trata de un convertible con tracción integral en las cuatro ruedas. El motor V12 de 670 caballos le permite alcanzar una máxima de 330 kilómetros por hora; el alerón trasero tiene una doble secuencia de despliegue: a los 130 km/h y a los 220 km/h, para darle mejor carga aerodinámica. Por la motorización, es una versión aún más salvaje que la última edición del Murciélago, el LP640, uno de los autos más emblemáticos de la marca.

El Porsche 918 Spyder, uno de los híbridos que tenía el ecuatoguineano
El Porsche 918 Spyder, uno de los híbridos que tenía el ecuatoguineano

Al mismo precio, 1.552.500 dólares cada uno, fueron vendidos un británico, el Aston Martin One-77 Coupé de 2011, y un alemán, el Porsche 918 Spyder de 2015.

El inglés viene con una particularidad: una leyenda grabada que dice “hecho a mano en Inglaterra para Theodore N'Guema Obiang Mangue”. Fue la unidad 36 de las 77 que Aston Martin fabricó de este deportivo con motor Cosworth de 750 caballos que, y jugando con la icónica asociación de la marca con James Bond, oficialmente le declararon una velocidad máxima de “220.007 millas por hora”, el equivalente a 352 km/h. Teodorín lo condujo por 1.226 kilómetros y lo dejó a nuevo, según el catálogo.

El alemán, en tanto, estaba registrado en Suiza como el número 251 de las 918 unidades que fabricó Porsche de este, precisamente, 918 Spyder del año 2015. Se le declara haber pasado por un recall por problemas en los amortiguadores traseros advertidos por el fabricante, y se le advierte al comprador que deberá realizarle una nueva revisión obligatoria. Este híbrido de 881 caballos (un motor V8 de combustión de 599 CV y dos eléctricos que suman otros de 282 CV) tiene sólo 582 kilómetros de rodaje.

En 1.311.000 dólares fue vendida una Bugatti Veyron EB 16.4 Coupé del año 2010. Era uno de los deportivos favoritos del vicepresidente, tanto que lo condujo por más de 5.000 kilómetros. Fue, durante un tiempo, el auto de producción más rápido del mundo, a partir del récord establecido el 4 de julio de 2010 por el piloto Pierre Henri Raphanel de 431,072 kilómetros por hora, que quedó asentado en el Guinness.

Un McLaren, el P1 Coupé de 2014, se remató en 1.265.000 dólares. Es un híbrido que alcanza los 320 kilómetros por hora, y que tiene 973 kilómetros acumulados desde que salió de fábrica. Es la unidad “056” de las 375 construidas por el británico, de un modelo que fue presentado en el Salón de París de 2012. Fue vendido en condiciones impecables.

Además de los deportivos, también se le atribuyen a Teodorín Obiang dos exponentes del lujo: un Rolls Royce Phantom Drophead Coupé, un tanque descapotable que fue el primero que se lanzó (2003) desde que BMW adquirió la fábrica británica y que, en este caso, fue subastado en 195.000 dólares. Y un Mercedes Maybach S650 Brabus 900, un sedán ejecutivo de 2016 que se vendió por el módico precio de u$s 230.000.

Fotos: Reuters

SEGUÍ LEYENDO

Una Bugatti es el auto más rápido del mundo: así consiguió el récord

La Ferrari de Perón sufre su propia devaluación: la volvieron a subastar pero cada vez pagan menos

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos