Anthony Bourdain durante una charla en South By Southwest (SXSW) en Austin (Texas) (Bloomberg / David Paul Morris)
Anthony Bourdain durante una charla en South By Southwest (SXSW) en Austin (Texas) (Bloomberg / David Paul Morris)

Anthony Bourdain nunca quiso ser llamado periodista, pero eso es exactamente en lo que se convirtió. De hecho, sospecho que terminará siendo recordado como uno de los personajes televisivos más influyentes de la historia.

Viendo el episodio de Kenia de Parts Unknown uno se da cuenta de por qué. Él es un ejemplo poderoso y desgarrador de la televisión y se ve que está viviendo su mejor momento. Bourdain estaba yendo a toda máquina, por lo que perderlo aún es más devastador.

Este episodio tiene muchos de los ingredientes que han atrapado a la audiencia desde el primer programa, hace casi 17 años.

Lo que comenzó como un chico que va a un lugar a comer alimentos inesperados se convirtió en un show sobre comida y cultura, y finalmente fue una serie de ensayos cinematográficos informativos sobre lugares y su gente en momentos conmovedores de la historia. En Kenia, se obtiene todo eso (con un poco de sopa de cabeza de cabra de acompañante).

Si aún no lo has visto, te reirás y llorarás, pero también aprenderás algo sobre un lugar en el que probablemente nunca pensaste antes.

Lo siento, Tony, pero eso es a lo que aspiran todos los corresponsales extranjeros. Pocos de ellos lo alcanzan. Pero lo hiciste.

"Definitivamente no es un agujero", dice Bourdain al principio del capítulo, en ese tono familiar que coloca al espectador en el momento. "Aquí hay gente pobre como en cualquier otro lugar. Pero Kenia es tan distinta de otras naciones en África como lo es Texas de Marte".

Su acompañante en ese país es el presentador de United Shades of America de CNN, W. Kamau Bell, que parece ser el próximo en la línea de "corresponsales humanos". Solo espero que haya más oportunidades para que veamos a Bell en otros países.

En una secuencia, Bourdain explora el comercio africano de ropa de segunda mano y su impacto en la industria textil local. Bajo la amenaza de sanciones de Estados Unidos por no participar en el libre comercio, Kenia y otras naciones del continente comenzaron a importar toneladas de ropa usada cada año, convirtiendo el comercio en una industria de miles de millones de dólares. En ese reportaje sabemos que el 70 por ciento de los africanos usan ropa de segunda mano.

Una empresaria local explica el impacto que esto tiene en la dignidad de las personas, señalando que muchos kenianos incluso usan ropa interior usada, a lo que Bourdain dice: "Bueno, hay un gran mercado para eso en Japón".

Bourdain narra una breve animación sobre el tema, y de repente, allí estamos en el mercado con él y Bell, probándose algunas camisetas y otras prendas usadas.

Los dos van allí y se ponen los zapatos de otras personas, en este caso literalmente, y enseñan a los televidentes algo sobre el mundo que no conocían antes.

Ese es el atractivo de los programas de Bourdain, y es exactamente lo que falta en la mayoría de las noticias. Especialmente en televisión, y especialmente desde más allá de nuestras fronteras.

Según lo que aprendimos viendo a Bourdain, es más fácil escapar de historias clásicas que las noticias de televisión.

Los mejores corresponsales de televisión no van a ningún lado y luego te cuentan las noticias. Aparecen, hacen preguntas y escuchan. Lo que llama la atención de Bourdain es que siempre estuvo listo para que sus suposiciones se rebatieran. Eso es buen periodismo. Es por eso que personas de todo el mundo creen que Bourdain les dio una voz.

Bell también hace algo así en su programa. En Parts Unknown somos testigos de algunas de las experiencias de Kenia, como beber sangre fresca de vaca, así como las preguntas personales sobre raza e identidad.

Los dos nunca han tratado a los espectadores ni a las personas con las que interactúan como idiotas. Eso es refrescante, pero no debería ser tan raro.

Soy parcial, porque Bordain era mi amigo. Pero desde su muerte, la importancia de su trabajo se vuelve más clara todo el tiempo. Más de tres meses después de su suicidio, el sentimiento compartido de pérdida sigue siendo palpable en el espectro más amplio imaginable: en Estados Unidos, en todo el mundo y en diferentes profesiones.

Hacia el final del episodio, después de experimentar la vida urbana y tribal de Kenia, así como su belleza natural sin aliento, Bourdain y Bell reflexionan sobre cuán afortunados son de tener ese tipo de trabajo. "44 años, mojando papas fritas, sabía con absoluta certeza que nunca, nunca vería Roma, y mucho menos esto", dice Bourdain a su nuevo amigo. Amaba lo que hacía, y después de toda una vida de lucha, lo saboreaba aún más.

El episodio se cierra con un soliloquio auto-consciente de Bourdain que revela una verdad que el periodismo televisivo casi nunca hace: reconocimiento de su propio alcance.

"¿Quién puede contar historias? La pregunta se hace con frecuencia. La respuesta en este caso es, para bien o para mal, la daré yo. Al menos esta vez. Hago lo mejor. Miro. Escucho. Pero al final, es mi historia. No la de Kamau. No la de Kenia. Esas historias aún no se han escuchado".