Max Brennan afirma que él sigue las normas pero que ha tenido que desafías la legislación escolar por él y por los demás (The Washington Post / Bonnie Jo Mount)
Max Brennan afirma que él sigue las normas pero que ha tenido que desafías la legislación escolar por él y por los demás (The Washington Post / Bonnie Jo Mount)

El hijo mayor de Lynn y Larry Brennan podría haber permanecido en el anonimato, pero todo salió a la luz después de que apareciera su nombre en tres documentos judiciales federales que acusan al sistema escolar local de discriminación.

Su hijo había terminado con los secretos y la pretensión que lo enfermó en esos días oscuros después de la pubertad.

En cambio, el estudiante de 16 años de Brennan, un estudiante brillante, está ahí afuera tratando de reescribir las reglas de su escuela secundaria de Maryland. M.A.B -Max Alexander Brennan- está presionando para abrir las puertas del vestuario de los niños en su última campaña por los derechos de las personas transgénero.

"Me hace sonar más rebelde que yo", comentó Max en una entrevista en su casa de St. Michaels.

Max Brennan posa junto a su perro Riley en su habitación en St Michaels (Maryland) (The Washington Post / Bonnie Jo Mount)
Max Brennan posa junto a su perro Riley en su habitación en St Michaels (Maryland) (The Washington Post / Bonnie Jo Mount)

"Solo soy un adolescente en esta pequeña ciudad, en este pequeño estado… Si pongo mi nombre ahí, hace que el caso sea más personal", apostilla.

El caso de Max está avanzando después de que un juez federal de Baltimore dictaminara en marzo que los estudiantes transgénero están protegidos por la ley federal contra la discriminación. Además, y gracias a esta lucha, descubrieron, por primera vez, que la Constitución de Maryland incluye protecciones para las personas transgénero.

Antes de Max, el nombre ampliamente conocido en la causa era Gavin Grimm, un adolescente de que había llevado su situación ante la Corte Suprema para defender un requisito de la era de Obama: que las escuelas públicas permitan a los estudiantes transgénero usar los baños de acuerdo a su identidad de género.

En los últimos meses, y con Trump en el poder, el gobierno de Estados Unidos ha retirado el apoyo a las personas como Grimm.

Ese cambio dejó preguntas sin resolver en las comunidades y en los tribunales de todo el país sobre el tratamiento que han de tener los estudiantes transgénero y no transgénero en el ya incómodo ámbito de los vestuarios de la escuela secundaria.

Un tribunal federal de apelaciones en Pensilvania retomará próximamente el caso de un estudiante no transgénero que dice que sus derechos de privacidad fueron violados cuando los funcionarios permitieron que un niño transgénero se cambiara en las instalaciones de los niños. Por otro lado, un caso pendiente en Florida involucra a un niño transgénero desterrado del baño de niños después de que la escuela recibiera una queja anónima.

El campus de St. Michaels Middle High School donde estudia Max Brennan (The Washington Post / Bonnie Jo Mount)
El campus de St. Michaels Middle High School donde estudia Max Brennan (The Washington Post / Bonnie Jo Mount)

A los pocos días de que se conociera el caso de Max en Baltimore, el superintendente de las escuelas en el condado de Talbot (Maryland) dijo a los Brennan que Max podría usar el vestuario de los niños. La carta de dos párrafos decía que la junta escolar, de forma voluntaria, estaba permitiendo que pudiera utilizar los vestuarios. Eso no quería decir que se estaba resolviendo el caso de forma legal ni se estaba realizando ningún cambio de política, tal y como Max estaba buscando.

Max quiere una garantía de que el acceso al vestuario no será revocado por él o por otros.

La decisión en el caso de Gavin Grimm le permitió a Max usar un baño de niños en la escuela, pero todavía tenía que usar un baño unisex como su vestuario privado.

Tener que usar un vestuario privado significaba que él se perdía las bromas y las charlas entre sus compañeros de vestuarios. Ir allí a cambiar también significaba tener que explicar a los maestros sustitutos por qué llegaba tarde.

"Me obligaba a salir con personas que no conocía y hacer que me vieran o me trataran de manera diferente", relataba Max.

En los documentos judiciales, los funcionarios de la escuela han dicho que deben velar por todos los estudiantes, que tienen derecho a la "privacidad corporal" y no se les debe obligar a desvestirse frente al sexo biológico opuesto. Un video realizado por el distrito en el vestuario de St. Michaels Middle High School y presentado en la corte mostró que no hay problemas de privacidad.

Max Brennan, de 16 años, junto a sus padres, Larry y Lyn (The Washington Post / Bonnie Jo Mount)
Max Brennan, de 16 años, junto a sus padres, Larry y Lyn (The Washington Post / Bonnie Jo Mount)

La Superintendente de Escuelas Kelly Griffith se negó a ser entrevistada sobre el caso de Max porque la demanda continúa. Pero en un correo electrónico, dijo, la junta "reconoce que los problemas de identidad de género implican consideraciones serias e importantes para los estudiantes individuales y sus familias. Reconocemos que no hay dos estudiantes iguales".

En cuanto a los vestuarios, agregó: "Tomaremos decisiones caso por caso".

Max, el mayor de tres hermanos, fue criado como una niña. Era una niña tranquila que luchó contra los vestidos porque estaba más interesada en los camiones y los trenes de sus dos hermanos que en las muñecas Barbie. La familia se mudó hace siete años desde Nueva Jersey a la costa este de Maryland, atraída por las escuelas y la pintoresca ciudad costera que atrae a los trasplantes y vacacionistas de Washington DC.

Para el sexto grado, Max sabía que era un niño. La mentira de vivir como una niña lo puso físicamente enfermo, reveló en documentos judiciales, y cada vez más, se refugió en sí mismo, cayendo en una profunda depresión.

Un terapeuta diagnosticó los sentimientos de Max como disforia de género. Sus padres se enteraron después de que Larry Brennan encontrara un borrador de una carta que Max había diseñado para decirles a sus padres, en esencia: "Soy un niño".

Su madre, terapeuta ocupacional, lloraba a la hija que creía tener y estaba nerviosa por la seguridad de Max. Su padre, que trabaja en bienes raíces, inicialmente pensó que su hijo estaba confundido.

Los Brennan rápidamente se unieron para apoyar a Max, cuyo humor mejoró lentamente. Él cambió legalmente su nombre y certificado de nacimiento. Sus hermanos menores, ahora de 14 y 11 años, le ayudaron a elegir el nombre de Max. Comenzó las inyecciones semanales de testosterona y el año pasado tuvo una mastectomía doble.

"Mantuve este secreto todo el tiempo, y finalmente puedo dejarlo ir", dijo Max, que tuvo un papel principal en la presentación de primavera de James and the Giant Peach y sueña con estudiar teatro o psicología en la universidad de Nueva York.

Al comienzo del séptimo grado, los Brennans hablaron con los funcionarios de la escuela, que fueron compasivos y apoyaron a Max.

El director organizó una presentación para los maestros. Al mismo tiempo, la familia hizo planes para que Max apareciera en público y pudiera utilizar un baño unisex de la enfermería.

Los estudiantes comenzaron a llamar a su compañero de clase por su nuevo nombre. Un pronombre de vez en cuando se mezclaba involuntariamente, pero era comprensible en una clase de aproximadamente 60 alumnos, la mayoría de los cuales conocía a Max como niña desde hacía años.

A medida que se acercaba el octavo grado, Max dijo que estaba listo para usar las instalaciones designadas para niños. Sin embargo, el día anterior al inicio del año escolar, su madre tuvo que dar un paso atrás. La junta escolar insistió en que Max continuara usando el baño privado y unisex o los baños y vestidores de las niñas, según muestran los documentos judiciales, y luego explicó su "obligación de considerar los derechos de todos sus estudiantes".

Los padres de Max consultaron abogados por primera vez, y en la escuela, Max evitó, sobre todo, el baño.

En los documentos presentados en la corte, Max dijo que fue humillante y recordó las "miradas extrañas" de otros estudiantes cuando se metía en las instalaciones de género neutro que ningún otro estudiante usaba.

Él nunca entró en el vestuario de las chicas porque cree que ellas se habrían quejado.

Esa primavera de 2016, el Tribunal de Apelaciones de Estados Unidos para el 4º Circuito, que conoce casos de Virginia y Maryland, se puso de parte de Gavin Grimm y el superintendente del Condado de Talbot anunció a los padres, a través de una carta, que la junta tenía que seguir la directiva del tribunal. Max podría usar el baño de los chicos.

El cambio provocó algunas quejas públicas, incluyendo un llamado para que dimitiera el superintendente, una carta de protesta y el testimonio de tres personas en una reunión de la junta, además de un pastor local preocupado por la seguridad y la privacidad de los estudiantes no transgénero.

Pero el vestuario todavía estaba fuera de los límites, y Max fue a la corte con la ayuda de FreeState Justice, un paso que él y sus padres nunca imaginaron tomar.

"Hemos estado siguiendo su ejemplo todo el tiempo, al tratar de guiarlo como padres", declaró Lynn Brennan.

Un amigo y compañero de equipo, Jeremy Foy, manifestó a la corte que "todos los estudiantes que conozco están satisfechos con el hecho de que MAB es un niño", y, además, sostuvo que los estudiantes, normalmente, no se bañan después de los juegos o una práctica deportiva, y que solo se cambian.

Los funcionarios escolares enfatizaron en sus presentaciones que los vestuarios son intrínsecamente diferentes a los baños y que los estudiantes tienen el derecho de "proteger su cuerpo de la exposición al sexo opuesto", particularmente durante la adolescencia cuando los estudiantes están "posiblemente en el pico de incomodidad y vulnerabilidad respecto a los aspectos físicos, emocionales y psicológicos de la sexualidad humana".

Hace unas semanas, la madre de Max le dijo que había nuevas noticias.

"Mira la página 37", le dijo ella entregándole un grueso documento con sus iniciales.

Fue el fallo del tribunal federal de Maryland. El juez de distrito George Russell escribió que los estudiantes preocupados por cambiarse al lado de un compañero transgénero tienen la opción de usar un baño o puesto privado.

Sin embargo, excluyendo a Max del vestuario, "saca a MAB, literalmente porque no se aplica a nadie más en la escuela secundaria, y lo señala como diferente por ser transgénero", dijo Russell al tiempo que concluía con una línea de Gavin Grimm.

"Las afirmaciones de MAB se reducen a un 'niño que le pide a su escuela que lo trate como cualquier otro niño'".

Pero el fallo a su favor no ha aliviado las preocupaciones de Max sobre el acceso a los vestuarios para él o los estudiantes que vendrían después de él. La clase de gimnasia es un requisito de graduación y está listo para tomarla este otoño.