Una fábrica de camionetas en Ecatepec, México (AFP)
Una fábrica de camionetas en Ecatepec, México (AFP)

No solo son los aguacates.

La amenaza que lanzó el presidente estadounidense, Donald Trump, de imponer nuevos aranceles a las importaciones mexicanas podría afectar los precios de los autos, las televisiones, la ropa, el alcohol y el combustible que México envía con regularidad a Estados Unidos.

El impuesto, que entraría en vigor el 10 de junio, comenzaría en cinco por ciento y "aumentaría gradualmente" a menos que se detenga el flujo de migrantes sin documentos que cruza la frontera estadounidense, mencionó Trump el jueves 30 de mayo al anunciar los aranceles vía Twitter. Los aranceles podrían llegar hasta un 25 por ciento.

Varios grupos empresariales respondieron, entre ellos los productores de maíz y de cerdo, así como los minoristas. La Cámara de Comercio de Estados Unidos la llamó "precisamente la medida equivocada". El presidente de la Asociación Nacional de Manufacturas declaró que era una política similar a una bomba molotov.

Hace poco tiempo, Trump también amenazó con cerrar la frontera por completo, con lo cual pondría en peligro casi 1700 millones de dólares en productos y servicios que la cruzan todos los días. Muchos de los artículos están hechos en México con materiales o partes que se producen primero en Estados Unidos. Además, no hay ningún otro país que suministre más productos agrícolas que México a Estados Unidos.

El año pasado, México, el socio comercial más grande de Estados Unidos, exportó 346.500 millones de dólares en productos a su vecino del norte, de acuerdo con la Oficina del Censo. Las exportaciones estadounidenses a México alcanzaron un total de 265.000 millones de dólares.

A continuación, presentamos algunas de las importaciones mexicanas a las que Trump podría imponer aranceles.

El aparato manufacturero de la industria automotriz se extiende por toda Norteamérica, con cadenas de suministro que trabajan en sintonía en ambos lados de la frontera. Empresas como General Motors y Fiat Chrysler fabrican en México autos para pasajeros, camionetas, autobuses, accesorios para vehículos y componentes de producción.

El viernes 31 de mayo, la Asociación estadounidense de Fabricantes de Motores y Equipos (MEMA), la cual representa a los fabricantes de autopartes, señaló que la amenaza de aranceles que lanzó Trump llegó en un momento en que la industria enfrenta problemas de incertidumbre y ventas bajas. "Solo sirve para aumentar esta ansiedad e intranquilidad, y para perjudicar aún más la estabilidad y el crecimiento laboral de las empresas estadounidenses", afirmó la agrupación.

La fabricación de aparatos electrónicos es una actividad mundial y los componentes suelen pasar de un continente a otro antes de llegar a los consumidores. México es un destino popular para el ensamblaje. Este país es el segundo exportador más importante de computadoras, detrás de China, y Estados Unidos es por mucho el principal receptor de las máquinas, de acuerdo con el Observatorio de la Complejidad Económica del Instituto Tecnológico de Massachusetts. El valor de las exportaciones de computadoras a Estados Unidos se ha cuadriplicado en una década, a 24.900 millones de dólares; el año pasado, tan solo las exportaciones de accesorios para computadora tuvieron un valor de 2500 millones de dólares, de acuerdo con la Oficina del Censo.

Hace poco tiempo, GoPro mencionó que la mayoría de sus cámaras destinadas al mercado estadounidense se iba a producir en Guadalajara durante la segunda mitad del año. Universal Electronics también anunció planes de cambiar de China a México la producción de sus controles remotos para clientes norteamericanos. Foxconn, el gigante manufacturero de Taiwán conocido por ensamblar los iPhone para Apple y los PlayStation para Sony, tiene muchas plantas en México.

México es el principal exportador de cerveza a Estados Unidos: más de 360 millones de cajas de cerveza mexicana entrarán al país para finales del año, de acuerdo con Beer Institute, una agrupación comercial estadounidense. La mayoría de ese alcohol se hace con cebada y lúpulo de Estados Unidos, aseguró el grupo el31 de mayo, y agregó: "Lo último que necesitamos es más dificultades impuestas a la industria cervecera y a los consumidores de cerveza en Estados Unidos".

En junio, el arancel aumentaría 12,5 millones de dólares los costos para los importadores de cerveza, y podría alcanzar los 984 millones de dólares al año con la máxima tasa arancelaria, de acuerdo con la agrupación.

El 31 de mayo, las acciones de Constellation Brands, empresa que produce las cervezas Corona y Modelo en México, cayeron casi seis por ciento. Las marcas de tequila como José Cuervo y Casamigos (la cual tiene al actor George Clooney como uno de sus fundadores y fue adquirida por Diageo) también podrían sufrir.

Sigue a Tiffany Tsu en Twitter @tiffkhsu.

*Copyright: c.2019 New York Times News Service