La operación “caza de zorros” de Xi Jinping: cómo China obligó a 2.500 ciudadanos a regresar al país durante la pandemia

Un informe revela que el régimen utilizó métodos como la intimidación familiar o el secuestro para forzar el retorno de personas a las que considera “fugitivas”

Imagen de archivo del presidente de China, Xi Jinping, hablando en una reunión para conmemorar el aniversario 110 de la Revolución Xinhai en el Gran Salón del Pueblo en Pekín, China. 9 de octubre, 2021. REUTERS/Carlos Garcia Rawlins/Archivo
Imagen de archivo del presidente de China, Xi Jinping, hablando en una reunión para conmemorar el aniversario 110 de la Revolución Xinhai en el Gran Salón del Pueblo en Pekín, China. 9 de octubre, 2021. REUTERS/Carlos Garcia Rawlins/Archivo

Safeguard Defenders, la ONG basada en la protección a los derechos humanos, estima en su informe publicado este martes que las repatriaciones hacia China ahora suman más de 10.000 desde que Beijing lanzó la operación Fox Hunt (caza del zorro) en 2014, seguida de Sky Net en 2015. La operación proclama haber atrapado a más de 8.000 fugitivos, que generalmente fueron buscados por presuntos delitos financieros.

Durante la pandemia, al menos 1.421 personas fueron repatriadas devuelta a China en 2020 y 1.114 solamente en 2021, según cifras gubernamentales, a pesar de los confinamientos internacionales y las restricciones de viaje. Las cifras solo incluyen a los capturados por supuestos delitos económicos o delitos relacionados con sus funciones oficiales. Entre los repatriados, se encuentran mas de 600 Taiwaneses, en un intento de “minar la soberanía de Taiwan”

En diciembre de 2021, la Comisión Central de Control Disciplinario (CCDI) calificó el funcionamiento del año como “fructífero”.

En 2018, Sky Net pasó a estar bajo el control del organismo no judicial recién formado, la Comisión Nacional de Supervisión. En febrero de 2021, la comisión relanzó el programa, ampliándolo a fugitivos en los campos de asuntos políticos y legales, y asuntos civiles. Los grupos de derechos humanos creen que los activistas y disidentes ahora son a menudo atacados, incluidos los uigures y los hongkoneses que viven en el extranjero. En julio, el Proyecto de Derechos Humanos Uigures documentó 395 casos de uigures deportados, extraditados o devueltos a China.

Agentes de policía escoltan al editor de Stand News, Patrick Lam, a través de un pasillo del edificio mientras salen después de que la policía registrara su oficina, en Hongkong, China, 29 de diciembre de 2021, en esta imagen fija obtenida por Reuters de un vídeo.
Agentes de policía escoltan al editor de Stand News, Patrick Lam, a través de un pasillo del edificio mientras salen después de que la policía registrara su oficina, en Hongkong, China, 29 de diciembre de 2021, en esta imagen fija obtenida por Reuters de un vídeo.

“Desde que Xi Jinping llegó al poder, el gobierno chino intensificó la represión contra la sociedad civil”, dijo el activista estadounidense de derechos humanos Teng Biao. “Han atacado a abogados y disidentes, blogueros, periodistas, tibetanos, uigures, hongkoneses, todos dentro de la sociedad civil”.

Los métodos más extremos

Los métodos para obligar a alguien a regresar a China, fuera de los acuerdos bilaterales formales sobre extradición y deportación, pueden variar desde negarse a renovar un pasaporte hasta hacer un mal uso del sistema de notificación roja de Interpol para emitir órdenes internacionales, según el informe. También incluyen prohibiciones de salida e intimidación de los familiares de los objetivos en China, y amenazas en persona por parte de agentes chinos que operan en suelo extranjero.

En el extremo más extremo de la escala están los actos que Safeguard Defenders denominó “secuestros sancionados por el estado”, pero que Beijing llama “métodos irregulares”. Estos a veces involucraban operaciones encubiertas junto con las fuerzas del país anfitrión, según el informe, o engañar al objetivo para que fuera a un tercer país desde donde podría ser extraditado.

Safeguard Defenders mapeó 80 casos de intentos de aprehensión, de los cuales dijo que aproximadamente la mitad fueron exitosos. Identificó objetivos en docenas de países, incluidos Estados Unidos, el Reino Unido y Australia.

Se ha informado ampliamente sobre casos de intimidación familiar entre la diáspora uigur, en particular entre aquellos políticamente activos fuera de China, que presionan para que se tomen medidas internacionales sobre los abusos contra los derechos humanos que se cometen en Xinjiang.

Las manifestaciones que denuncian la persecución de los uigures en China se suceden en diversos países, como esta en Turquía en enero de 2022 (REUTERS/Dilara Senkaya)
Las manifestaciones que denuncian la persecución de los uigures en China se suceden en diversos países, como esta en Turquía en enero de 2022 (REUTERS/Dilara Senkaya)

En 2021, los informes revelaron que se creía que Mihray Erkin, una joven uigur, había muerto detenida en Xinjiang, en 2020. Erkin había estado trabajando en Japón como investigadora científica hasta que regresó a Xinjiang en 2019, supuestamente después de que sus padres fueran presionados para llamarla a casa. También el año pasado, Wang Jingyu, un residente permanente de EEUU de 19 años que era buscado en China por comentarios en línea después de criticar al gobierno en Weibo, afirmó que sus padres fueron hostigados y detenidos repetidamente en un intento de qué regresara.

Teng dijo que se había encontrado con muchos casos de intimidación familiar, incluido el encarcelamiento de familiares en China para presionar a objetivos en el extranjero.

“A veces fueron arrestados o detenidos arbitrariamente, seguidos por la policía secreta, interrogados, a veces obligados a hacer una videollamada con su esposa o esposo o hijos que viven en el extranjero”, dijo a The Guardian.

“Debido a que es un sistema totalitario, el gobierno tiene el poder, no el poder legal, sino el poder que está por encima de la ley, y puede obligar a una empresa o unidad de trabajo a despedir a quien quiera”.

Las autoridades chinas elogiaron públicamente el programa, con un aviso de CCDI de 2015 que afirmaba que se habían enviado más de 70 “grupos de trabajo” a 90 países y regiones, con operaciones especiales “totalmente respaldadas por agencias de aplicación de la ley en el extranjero, embajadas y consulados chinos en el extranjero y oficiales de enlace de la policía”.

Safeguard Defenders pidió a los gobiernos del mundo que pongan fin a los tratados de extradición con China y que evalúen y pongan fin a cualquier acuerdo de cooperación judicial bilateral con el NSC.

“Las violaciones de China de la soberanía judicial de otras naciones y el incumplimiento de las costumbres en la cooperación judicial internacional socavan la confianza necesaria”

“Si bien existen razones legítimas para participar en una cooperación judicial internacional con Beijing, aunque con cautela, las violaciones de China de la soberanía judicial de otras naciones y el incumplimiento de las costumbres en la cooperación judicial internacional socavan la confianza necesaria para iniciar dicha cooperación o continuar la cooperación existente”. decía.

Yaqiu Wang, investigador de China para Human Rights Watch, dijo que los países anfitriones deben tener cuidado con las extradiciones solicitadas por China.

“Deberían asegurarse de que las personas que residen en sus países y que son buscadas por el gobierno chino tengan la protección adecuada e investigar el posible acoso y otros abusos por parte de los funcionarios chinos o sus agentes contra estas personas o sus familiares”, dijo.

“Las autoridades también deben brindarles oportunidades adecuadas para impugnar la extradición y no devolver a nadie a China si es probable que enfrente persecución, tortura o malos tratos allí”.

China siempre ha negado que sus acciones sean secuestros o que viole leyes extranjeras e internacionales.

“En el proceso de llevar a cabo sus operaciones internacionales anticorrupción, China siempre ha cumplido estrictamente las leyes nacionales de los países objetivo, las leyes internacionales y las prácticas judiciales y de aplicación de la ley internacionales”, dijo la CCDI en un informe de los medios estatales en noviembre de 2020.

El informe completo de Safeguards Defenders (en inglés):


SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR