Países Bajos se suma a las naciones europeas que liberan restricciones para personas vacunadas

El país implementará un pasaporte covid-19 para la mayoría de las actividades cotidianas. Se levantan las restricciones para viajeros de “zonas seguras” con esquema completo de vacunas aprobadas por la agencia europea y la OMS

El primer ministro de Países Bajos, Mark Rutte, ha anunciado que desde el próximo 25 de septiembre será obligatorio el ‘pasaporte COVID’ para poder acceder a la mayoría de las actividades cotidianas.
El primer ministro de Países Bajos, Mark Rutte, ha anunciado que desde el próximo 25 de septiembre será obligatorio el ‘pasaporte COVID’ para poder acceder a la mayoría de las actividades cotidianas.

Los países europeos avanzan en decisiones que permitan a las personas completamente inmunizadas alivianar sus vidas frente a las restricciones persistentes por la pandemia. Italia, Francia, Alemania, aunque con matices, han hecho de los pasaportes covid-19 una verdadera herramienta para empujar a los aun reticentes de recibir una vacuna, pero también es un camino para convivir con el virus.

Inspirado en estas determinaciones, el primer ministro de Países Bajos, Mark Rutte, ha anunciado que desde el próximo 25 de septiembre será obligatorio el ‘pasaporte COVID’ para poder acceder a la hotelería, gastronomía y eventos, mientras se eliminará la distancia social de 1,5 metros, una medida vigente en el país desde hace 18 meses.

En concreto, el certificado, que demuestra estar totalmente vacunado contra el Sars-CoV-2, un test negativo o haber superado la enfermedad, será necesario para la mayoría de las actividades cotidianas.

Por su parte, el fin de la distancia social permitirá ampliar los aforos o cupos en recintos para conciertos, museos o teatros, así como en la hostelería o espectáculos deportivos, que pueden funcionar al máximo de su capacidad.

Un café al sol en Amsterdam (EFE/EPA/Remko de Waal)
Un café al sol en Amsterdam (EFE/EPA/Remko de Waal)

Rutte, intentando seguir los pasos de los presidentes francés, Emmanuel Macron e italiano, Mario Draghi, ha defendido la “Green Pass”, que será obligatoria al menos hasta noviembre, cuando se revisará su eficacia.

Sin embargo, el gobierno debe resistir la crítica de varios sectores de la gastronomía y la hotelería, que temen que estas medidas sean un paso previo para imitar las decisiones tomadas en Italia. Este país se ha convertido esta semana en la primer nación occidental en imponer vacunación obligatoria para toda su población para ir a trabajar, independientemente sea en el ámbito público como el privado.

También se mantiene la obligatoriedad del uso de la mascarilla en el transporte público y aeropuertos, aunque se retira su uso en la educación. “Pero si alguien quiere mantener la distancia social o seguir usando la mascarilla, hay que mostrar respeto”, instó Rutte, quien recordó que el coronavirus “seguirá entre nosotros” también en esta nueva fase.

El ministro en funciones de Sanidad, Hugo de Jonge, advirtió de que la vacunación todavía no ha alcanzado los niveles deseados y recordó que la mayoría de los pacientes de Covid-19 que se encuentran hospitalizados son personas que no están vacunadas.
El ministro en funciones de Sanidad, Hugo de Jonge, advirtió de que la vacunación todavía no ha alcanzado los niveles deseados y recordó que la mayoría de los pacientes de Covid-19 que se encuentran hospitalizados son personas que no están vacunadas.

Además, y frente a un sistema de multas que se examina para los incumplidores, el sector de la hostelería ha recibido con cierto recelo las novedades ya que no quiere responsabilizarse de los controles de acceso, considerándolos “onerosos” e “inviables”.

Como otros países, las autoridades sanitarias neerlandesas quieren ser cautelosas frente a la llegada del invierno y la reanudación de las clases. Ambas situaciones, para los expertos, pueden influir en la propagación del virus, especialmente frente a variantes de alta contagiosidad.

“Las incertidumbres hacia el otoño son demasiado grandes”, ha advertido Rutte, que también ha anunciado cambio para los viajeros.

Desde el 25 próximo, los arribados al país de una “zona segura” o de bajo riesgo epidémico no deberán realizar cuarentenas, siempre que puedan demostrar esquema completo de vacunas aprobadas por la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) o la Organización Mundial de la Salud (OMS). Esta decisión, básicamente, abre las puertas para el ingreso de turistas del espacio Schengen, y países con altas tasas de población inmunizada.

Por su parte, el ministro en funciones de Sanidad, Hugo de Jonge, advirtió de que la vacunación todavía no ha alcanzado los niveles deseados y recordó que la mayoría de los pacientes de Covid-19 que se encuentran hospitalizados son personas que no están vacunadas, mientras que aquellos que han recibido su pauta completa no suelen presentar cuadros graves.

Hasta el momento, Países Bajos ha vacunado al 63% de su población, mientras suma más de 2 millones de contagios confirmados y 18.000 muertos a causa de una infección por coronavirus. El último recuento diario informó 2098 casos nuevos y 7 fallecidos, en un país con 17 millones de habitantes.

SEGUIR LEYENDO:




TE PUEDE INTERESAR