Alexei Navalny compareció ante una corte rusa por primera vez desde que levantó la huelga de hambre: “Soy un esqueleto horrible”

El máximo opositor a Vladimir Putin se mantuvo desafiante pese a su mal estado físico. Su Fundación de Lucha contra la Corrupción cerrará sus oficinas porque las autoridades quieren declararla “grupo extremista”

Alexei Navalny durante su comparecencia virtual en la corte. (Servicio de prensa de la Corte de Distrito Babushkinsky de Moscú via REUTERS)
Alexei Navalny durante su comparecencia virtual en la corte. (Servicio de prensa de la Corte de Distrito Babushkinsky de Moscú via REUTERS)

El opositor del Kremlin encarcelado, Alexei Navalny, lució demacrado y agotado en su primera aparición desde que declaró el fin de la huelga de hambre, en la que denunció al sistema de justicia de Rusia en medio de la disolución de la red de oficinas regionales de su fundación.

Navalny, con la cabeza afeitada, se mantuvo desafiante, aunque su comparecencia virtual mostró que había perdido peso.

Navalny compareció ante el tribunal para apelar una condena por difamar a un veterano de la Segunda Guerra Mundial, un caso separado al que lo llevó a la cárcel.

Al rechazar las acusaciones, Navalny dijo: “Exijo que las personas que juntaron firmas (en su contra) y los fiscales sean llevados ante la justicia penal”.

Navalny también habló con su esposa, Yulia Navalnya, quien estaba físicamente presente en la corte, y le contó detalles sobre su peso y lo que comió por última vez.

Yulia Navalnaya en la audiencia. . (Servicio de prensa de la Corte de Distrito Babushkinsky de Moscú via REUTERS)
Yulia Navalnaya en la audiencia. . (Servicio de prensa de la Corte de Distrito Babushkinsky de Moscú via REUTERS)

Dijo que lo llevaron a una casa de baños para que pudiera verse “decente” para su audiencia.

“Me miré a mí mismo. Soy un esqueleto horrible. La última vez que pesé 72 kg probablemente estaba en séptimo grado”, dijo.

Añadió que comía “cuatro cucharadas de avena al día, hoy cinco, mañana comeré seis”.

Navalny, de 44 años, está cumpliendo una sentencia de prisión de dos años y medio por infracciones de la libertad condicional en una condena anterior que, según él, tenía motivaciones políticas.

Declaró su huelga de hambre en prisión el 31 de marzo para exigir la atención médica adecuada para el dolor de piernas y espalda, pero el 23 de abril dijo que comenzaría a terminarla gradualmente después de recibir atención médica.

La presión ha ido en aumento sobre él y su campaña contra la corrupción política y empresarial durante meses.

Cierre de oficinas ante la represión

Después de semanas de creciente presión, sus aliados anunciaron este jueves que iban a disolver su red de oficinas de campaña en Rusia mientras un tribunal considera si declararlos a ellos ya su Fundación Anticorrupción (FBK) “extremistas”.

Si la red es declarada extremista, las autoridades obtendrán el poder legal para imponer penas de cárcel a los activistas y congelar las cuentas bancarias. El tribunal dijo el jueves que celebraría su próxima audiencia en el caso el 17 de mayo.

“Mantener el trabajo de la red de sedes de Navalny en su forma actual es imposible: inmediatamente conduciría a sentencias penales para quienes trabajan en la sede, quienes colaboran con ellos y para quienes les ayudan”, dijo Leonid Volkov, uno de de los aliados cercanos de Navalny, en un video de YouTube.

Leonid Volkov es uno de los colaboradores más cercanos de Navalny (REUTERS/Fabrizio Bensch/archivo)
Leonid Volkov es uno de los colaboradores más cercanos de Navalny (REUTERS/Fabrizio Bensch/archivo)

Dijo que muchas de las oficinas intentarían funcionar como estructuras regionales totalmente independientes dirigidas por sus propios líderes.

A la FBK ya se le ha prohibido parcialmente el acceso a sus cuentas bancarias, la organización de protestas y la publicación de artículos en los medios.

Los aliados de Navalny también dijeron que se había abierto un nuevo caso penal en su contra por supuestamente establecer una organización sin fines de lucro que infringía los derechos de los ciudadanos.

Ataque con novichok

El año pasado, Navalny acusó al presidente Vladimir Putin de estar detrás de un ataque contra él con un agente nervioso al que sobrevivió.

Las autoridades rusas negaron cualquier participación y cuestionaron si incluso fue envenenado, pero los países occidentales han impuesto sanciones a Moscú por el trato que dio a Navalny.

Navalny fue detenido en enero a su vuelta al país desde Alemania, donde pasó cinco meses recuperándose del envenenamiento.

Su arresto provocó protestas en todo el país que fueron la mayor muestra de disenso contra el Kremlin en años.

(Con información de Reuters y AP)

SEGUIR LEYENDO: