El régimen de Irán trasladó a una académica australiana a una de las peores cárceles de mujeres del mundo: “Estoy desesperada”

Kylie Moore-Gilbert, una especialista en Estudios Islámicos en la Universidad de Melbourne, fue arrestada en 2018 después de asistir a una conferencia en el país persa y condenada a 10 años por espionaje, un cargo que ella niega. Amigos y colegas temen por su vida

La académica australiana-británica Kylie Moore-Gilbert
La académica australiana-británica Kylie Moore-Gilbert

Una académica británica-australiana encarcelada por el régimen iraní fue trasladada a una notoria prisión de mujeres a las afueras de Teherán, dijeron funcionarios australianos el martes, emitiendo una advertencia contundente a las autoridades persas de que son responsables de su seguridad.

Un portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores dijo que habían confirmado que Kylie Moore-Gilbert había sido transferida a la prisión de mujeres de Qarchak, al sureste de la capital iraní.

Moore-Gilbert, una profesora de Estudios Islámicos en la Universidad de Melbourne formada en la universidad de Cambridge, fue arrestada en septiembre de 2018 después de asistir a una conferencia académica, en la que fue invitada a hablar. Los compañeros delegados de la conferencia y el tema de una entrevista por su trabajo académico la señalaron como “sospechosa” ante los Guardias Revolucionarios de Irán, quienes la arrestaron en el aeropuerto de Teherán mientras se preparaba para volar fuera del país.

Posteriormente fue condenada en un juicio secreto y sentenciada a 10 años de prisión por espionaje. Una apelación falló y una solicitud de reexamen por parte de la corte suprema fue rechazada. Nunca se han presentado públicamente pruebas de los presuntos delitos de Moore-Gilbert. Ella ha negado las acusaciones en su contra, y el gobierno australiano las rechaza por infundadas y por tener motivos políticos.

Una fuente en Teherán con conocimiento del caso de Moore-Gilbert dijo que la mujer fue trasladada a Qarchak tras el fracaso de las conversaciones entre los gobiernos de Australia e Irán sobre la condena y el encarcelamiento de Moore-Gilbert.

Según los informes, la prisión de Qarchak es una instalación para mujeres en una fábrica de pollos no utilizada a 35 kilómetros de la capital. Es conocida por los malos tratos a los presos políticos y ha sido descrita por los grupos de derechos humanos como una de las peores, sucia y plagada de enfermedades. Informes recientes indican que la prisión también ha tenido un grupo de casos de coronavirus.

El interior de la cárcel de mujeres de Qarchak
El interior de la cárcel de mujeres de Qarchak

“Es conocida por las condiciones insoportables, incluidos los asaltos regulares y el comportamiento inapropiado de los guardias de la prisión hacia las mujeres, la falta crónica de agua, los espacios de vida insalubres”, se lee en un comunicado del Departamento de Estado de Estados Unidos.

Kylie Moore-Gilbert estaba aterrorizada y en malas condiciones de salud antes de ser trasladada por la fuerza de la zona de cuarentena a la población general de la prisión, según dijeron fuentes en el interior de la cárcel a The Guardian.

El diario británico ha escuchado una grabación de la voz de Moore-Gilbert desde Qarchak, donde, en persa, dice: “No puedo comer nada. Me siento tan desesperada... estoy tan deprimida”.

Si bien Moore-Gilbert fue colocada inicialmente en la sección de cuarentena de Qarchak, una precaución de Covid-19 de una semana para todos los nuevos reclusos, fue trasladada después de dos días a la población general de la prisión, según las fuentes, para cortar aún más su acceso al mundo exterior.

“Antes de su traslado, Kylie intentó buscar ayuda de su compañera de celda para escribir una carta al embajador australiano en Irán para que la visitara urgentemente”, dijo su compañera de celda en la sección de cuarentena en un mensaje filtrado afuera de la prisión.

Kylie Moore-Gilbert en una foto sin fecha (Foto: Universidad de Melbourne)
Kylie Moore-Gilbert en una foto sin fecha (Foto: Universidad de Melbourne)

Moore-Gilbert estaba físicamente enferma mientras estaba detenida en la sección de cuarentena.

“Después de una comida se enfermó. Kylie estaba aterrorizada por los oficiales... me dejó llorando y ansiosa”, dijo la fuente.

“Consideramos a Irán responsable de la seguridad y el bienestar del Dr. Moore-Gilbert”, dijo el departamento de asuntos exteriores de Australia en un comunicado inusualmente directo.

Funcionarios australianos dijeron que la embajadora Lyndall Sachs había visitado recientemente a Moore-Gilbert en la cárcel Evin de Teherán, donde estuvo detenida anteriormente.

A partir de ahí, la académica pudo ponerse en contacto telefónico con su familia.

“Estamos buscando urgentemente un mayor acceso consular a ella en esta nueva ubicación”, dijo un portavoz. “El caso del Dr. Moore-Gilbert es una de las principales prioridades del gobierno australiano, incluso para los funcionarios de nuestra embajada en Teherán”.

Cartas de contrabando

Activistas de derechos humanos en Irán afirmaron en mayo que Moore-Gilbert había intentado suicidarse varias veces y estaba decepcionada con la respuesta de Australia a su detención.

Pero en un comunicado publicado el mismo mes por el Ministerio de Relaciones Exteriores de Australia, su familia dijo que habían hablado con ella "varias veces" en los últimos meses.

“Ella ha negado enérgicamente los informes de que ha intentado suicidarse o que está siendo torturada”, dijo la familia. ”Parece estar bien de salud teniendo en cuenta su situación”.

La entrada de la prisión de Qarchak
La entrada de la prisión de Qarchak

El arresto de Moore-Gilbert se confirmó en septiembre de 2019, pero su familia dijo en ese momento que había sido detenida meses antes.

En cartas sacadas de la prisión de contrabando y publicadas en los medios británicos en enero, Moore-Gilbert escribió que había sufrido 10 meses en régimen de aislamiento, lo que había “dañado gravemente” su salud.

“El mes pasado estuve dos veces en la atención especial en el Hospital Baghiatallah y en la enfermería de la prisión seis veces”, escribió, según extractos publicados por The Times.

En una llamada telefónica reciente que mantuvo con Reza Khandan, el esposo del abogado de derechos humanos encarcelado Nasrin Sotoudeh, Moore-Gilbert dijo que se sentía desesperada y aislada.

“No tengo ninguna tarjeta telefónica para llamar”, dice en persa en la grabación a la que tuvo acceso The Guardian. “Le pregunté a los oficiales de la prisión pero no me dieron una tarjeta telefónica. [La última vez que pude] llamé a mis padres hace aproximadamente un mes“.

La académica autraliana-británica Moore-Gilbert en una foto reciente
La académica autraliana-británica Moore-Gilbert en una foto reciente

Irán ha liberado a alrededor de 100.000 presos, incluidos 1.000 extranjeros, para aliviar la presión sobre el sistema penitenciario durante la pandemia. No obstante, Moore-Gilbert permanece tras las rejas.

El gobierno australiano ha tratado en gran medida de tratar el caso diplomáticamente a puertas cerradas, una estrategia criticada tanto por amigos y colegas de Moore-Gilbert como por las organizaciones de derechos humanos.

El periodista y ex prisionero de Irán Jason Rezaian dijo el martes que la política claramente había fallado.

“Lo que sea que estén haciendo los gobiernos de Australia y el Reino Unido para liberar a su ciudadana, Kylie Moore-Gilbert de la prisión en Irán, está fallando miserablemente”, tuiteó.

“Esta inocente mujer debería ser libre. Pocos extranjeros retenidos como rehenes en Irán han sido tratados tan mal”.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

“Su lugar no es la cárcel, es la universidad”: la historia del investigador iraní que podría ser ejecutado en Teherán

Dos prisioneras extranjeras en Irán comenzaron una huelga de hambre

MAS NOTICIAS