Manifestantes iraníes se reúnen alrededor de un incendio durante una manifestación contra un aumento en los precios de la gasolina en la capital Teherán (Foto: AFP)
Manifestantes iraníes se reúnen alrededor de un incendio durante una manifestación contra un aumento en los precios de la gasolina en la capital Teherán (Foto: AFP)


Al menos 143 personas fueron abatidas por las fuerzas de seguridad durante el movimiento de protestas que sacudió a Irán este noviembre, indicó el lunes Amnistía Internacional, que aumentó así un balance precedente de al menos 106 manifestantes muertos.

“La comunidad internacional debe denunciar el uso intencionado de la fuerza letal por parte de las fuerzas de seguridad iraníes que condujo al asesinato de al menos 143 manifestantes en las concentraciones que estallaron el 15 de noviembre”, señaló la oenegé de defensa de los derechos humanos en un comunicado.

“Casi todas las muertes fueron provocadas por el uso de armas de fuego”, indica el comunicado, que avisa que un hombre habría “muerto tras haber inhalado gases lacrimógenos” y otro “tras haber sido golpeado”.

Amnistía Internacional cree que “el balance es mucho más alto y sigue investigando”.

En unas imágenes difundidas a través de la redes sociales después de que se levantara bloqueo del internet, se ven a policías disparando ametralladoras contra manifestantes que les lanzaban piedras. En otro, elementos de la Guardia Revolucionaria van en motocicletas persiguiendo a manifestantes. Y en otros, agentes policiales vestidos de civil arrastran a un hombre por la calle.

Los videos muestran sólo parte de la realidad, pero hasta cierto punto llenan el vacío tras la censura oficial casi total, pues los medios estatales propagan sólo la versión oficialista.


Teherán afirmó que la calma había vuelto al país tras varios días de manifestaciones y de violencia, que estallaron el 15 de noviembre a raíz de un anuncio de la subida del precio de la gasolina, en plena crisis económica causada por el restablecimiento y endurecimiento de las sanciones estadounidenses contra Irán.

La ONU afirmó temer que la represión hubiera dejado “decenas” de muertos.

Para Amnistía Internacional, “el alza en el balance de muertos es un indicativo alarmante de la brutalidad con la que las autoridades iraníes trataron a los manifestantes no armados, y da muestra de un ataque espantoso contra la vida humana”.

La oenegé, con sede en Londres, afirmó haber recabado “testimonios espantosos de testigos y familiares de víctimas” y haber analizado videos “que prueban claramente que las fuerzas de seguridad iraníes utilizaron de forma intencionada armas de fuego contra manifestantes no armados que no representaban ninguna amenaza mortal”.

Amnistía también se refirió a unas imágenes en las que aparecen “manifestantes que fueron abatidos cuando huían corriendo” y dijo que fue informada de que “en algunos casos, las autoridades rechazaron entregar los cuerpos de las víctimas a sus familias”.

“En otros casos, miembros de las fuerzas de seguridad sacaron de la morgue cuerpos para transferirlos a lugares desconocidos”, según el texto.


La ONG apuntó que la provincia en la que se registraron más víctimas fue la de Juzestán (suroeste), con 40 muertos; por delante de la de Kermanshah (oeste), donde hubo 34 muertos, y la de Teherán, donde se registraron 20 fallecidos.

Por el momento, las autoridades iraníes solo han dado cuenta de cinco muertes en los disturbios, un civil y cuatro miembros de las fuerzas de seguridad.

(Con información de AP y AFP)

MÁS SOBRE ESTE TEMA: