Boris Johnson, primer ministro del Reino Unido
Boris Johnson, primer ministro del Reino Unido

El primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, intentará por segunda vez este lunes convocar unas elecciones anticipadas, pero previsiblemente se verá frustrado una vez más por los parlamentarios de la oposición, que quieren asegurarse de que no pueda sacar a Gran Bretaña de la Unión Europea, el denominado "Brexit", si no se llega a un acuerdo de separación con Bruselas.

Sin mayoría en el Parlamento, que está decidido a evitar lo que muchas empresas temen que sea una forma calamitosa de abandonar la UE, Johnson quiere celebrar unas elecciones para cumplir su promesa de marcharse antes del 31 de octubre, con o sin un acuerdo.

Este lunes, se convertirá en ley una propuesta que le obligará a solicitar una prórroga de tres meses, a menos que el Parlamento haya aprobado un acuerdo o haya consentido irse sin uno antes del 19 de octubre.

Johnson presentará una moción frente al Parlamento para organizar elecciones anticipadas, pero se espera que sea rechazada (Reuters)
Johnson presentará una moción frente al Parlamento para organizar elecciones anticipadas, pero se espera que sea rechazada (Reuters)

Eso ha llevado a Johnson, quien ha dicho que preferiría estar "muerto en una zanja" que solicitar tal extensión, a pedir unas elecciones el 15 de octubre.

Para lograrlo este lunes nuevamente presentará una moción en el Parlamento, luego de que un primer intento fuera rechazado la semana pasada, pero requeriría del apoyo de dos tercios de los parlamentarios, y los partidos de la oposición han dicho que no aceptarán unos nuevos comicios hasta que se descarte una salida "sin acuerdo".

Además de estas votaciones, se espera que esta noche Johnson suspenda formalmente al parlamento británico ("prorogue", en inglés) hasta el 14 de octubre, una polémica medida que tuvo la aprobación de la reina Isabel II y con la que espera evitar un bloqueo de los legisladores al "Brexit duro", o sin acuerdo.

Tres años después de que el Reino Unido votara a favor de abandonar la UE, existe una profunda incertidumbre sobre el devenir del dilema de "Brexit", así como su impacto en la quinta economía más grande del mundo, su población y su política.

Amber Rudd, ex secretaria de Trabajo del Reino Unido, es la más reciente renuncia en el gabinete de Johnson, descontenta por el prospecto de una Brexit sin acuerdo (REUTERS/Henry Nicholls)
Amber Rudd, ex secretaria de Trabajo del Reino Unido, es la más reciente renuncia en el gabinete de Johnson, descontenta por el prospecto de una Brexit sin acuerdo (REUTERS/Henry Nicholls)

Johnson, que lleva menos de dos meses en el poder, ha soportado un tórrido período de siete días en el que perdió su mayoría en el Parlamento, expulsó a 21 miembros de su partido conservador y sufrió la salida del Gobierno de su propio hermano, un detractor del "Brexit" que se declaró dividido entre la lealtad familiar y "el interés nacional".

El sábado, su ministro de Trabajo y Pensiones dimitió repentinamente, diciendo que el Gobierno estaba centrando entre el 80% y el 90% de su trabajo en preparativos para una salida "sin acuerdo" en lugar de buscar un acuerdo de retirada con la UE.

Mientras tanto, dos ministros dijeron el domingo que Johnson no pediría un retraso en una cumbre el mes que viene, pero se negaron a explicar cómo acataría la nueva ley si no se llegaba a un acuerdo con la UE.

Con información de Reuters

MÁS SOBRE ESTE TEMA: