El Sea Watch desembarcó en Lampedusa y la policía italiana detuvo a la capitana del navío humanitario

Carola Rackete atracó la embarcación hacia las 01.50 hora local en el muelle comercial de forma sorpresiva con los 40 migrantes y posteriormente fue detenida por agentes acusada de "resistencia o violencia contra un buque de guerra", delito que implica una sentencia de tres a diez años

Carola Rackete mientas era detenida por la policía. (Reuters)
Carola Rackete mientas era detenida por la policía. (Reuters)

El barco humanitario Sea Watch, con 40 migrantes rescatados de las aguas del Mediterráneo, ingresó al puerto de Lampedusa, en Italia, y su capitana, Carola Rackete, fue inmediatamente detenida, informó a la AFP la oenegé responsable por la operación.

Rackete "acaba de ser detenida", dijo Ruben Neugebauer, portavoz de Sea Watch, en la madrugada del sábado, quien añadió que los 40 migrantes continuaban a bordo aún después de la llegada de la embarcación al muelle.

Poco después de las 05:30 (03:30 GMT), los migrantes pudieron desembarcar, algunos sonriendo, otros llorando, y fueron trasladados al centro de acogida de la isla. Tras intensas negociaciones diplomáticas, deberán ser repartidos entre cinco países europeos: Francia, Alemania, Luxemburgo, Portugal y Finlandia.

Por su parte, el director de la oenegé, Johannes Bayer, apuntó en la red Twitter que "estamos orgullosos de nuestra capitana. Hizo lo que era necesario, insistió en el derecho marítimo y puso a esas personas en un ambiente seguro".

Carola Rackete, luego de desembarcar en Lampedusa. (REUTERS/Guglielmo Mangiapane)
Carola Rackete, luego de desembarcar en Lampedusa. (REUTERS/Guglielmo Mangiapane)

Rackete había violado el miércoles el bloqueo a su navío a las aguas territoriales italianas impuesto por el ministro del Interior, Matteo Salvini, máximo dirigente de la Liga, de extrema derecha.

El propio Salvini había pedido públicamente el arresto de Salvini y el resto de la tripulación por ayuda a la inmigración clandestina, así como el secuestro del navío.

Inicialmente, la policía marítima había ordenado que el navío cese su avance cuando se encontraba a una milla náutica del puerto.

Carola Rackete. (REUTERS/Guglielmo Mangiapane)
Carola Rackete. (REUTERS/Guglielmo Mangiapane)

Durante la jornada, Rackete había mantenido desde su barco una video llamada con periodistas en Roma, ante quienes denunció que la situación era "increíblemente tensa" a bordo del Sea Watch, donde se hacinaban los inmigrantes rescatados.

"En este momento la situación es increíblemente tensa, y está empeorando a cada momento (…) Es muy difícil psicológicamente para todos", dijo Rackete, de 31 años.

Carola Rackete. (REUTERS/Guglielmo Mangiapane)
Carola Rackete. (REUTERS/Guglielmo Mangiapane)

"Afrontaré todo con el apoyo de nuestros abogados. Ahora solo quiero que las personas puedan bajar a tierra", comunicó por la misma vía la capitana.

El jueves, personalidades italianas habían visitado el barco, y el político Riccardo Magi dijo posteriormente que los migrantes "no pueden pasar otro día así. La situación es insostenible".

Con información de AFP y EFE

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

TE PUEDE INTERESAR