A la espera del desembarco, continúa la pulseada entre Matteo Salvini y la capitana del Sea Watch 3 con 42 migrantes a bordo

Carola Rackete, de 31 años, ha planteado un desafío al ministro del Interior italiano, quien se niega a recibir a los náufragos rescatados

Carola Rackete, capitana del Sea-Watch 3 (REUTERS/Guglielmo Mangiapane)
Carola Rackete, capitana del Sea-Watch 3 (REUTERS/Guglielmo Mangiapane)

El barco de la ONG alemana Sea Watch con 42 migrantes continúa desde este miércoles esperando frente a la isla italiana de Lampedusa a que las autoridades italianas decidan qué hacer en un nuevo pulso a la política antiinmigración del ministro del Interior, Matteo Salvini.

La capitana del barco humanitario, la alemana Carola Rackete, de 31 años, que para una parte de la opinión pública italiana se ha convertido en un verdadera heroína, volvió el jueves a intentar entrar en el puerto de la isla italiana de Lampedusa.

Rackete, en un vídeo difundido por la ONG, explicó que tras haber informado a las autoridades de que habían pasado 24 horas desde que se declaró el estado de necesidad que les obligó a entrar en aguas territoriales italianas a las 14:16 GMT, no obteniendo respuesta ni asistencia, decidió entrar en el puerto.

El ministro antiinmigración, Matteo Salvini (REUTERS/Remo Casilli TPX IMAGES OF THE DAY – RC19CD967310/File Photo)
El ministro antiinmigración, Matteo Salvini (REUTERS/Remo Casilli TPX IMAGES OF THE DAY – RC19CD967310/File Photo)

A una milla de la entrada del puerto se obligó a la capitana a apagar los motores y agentes de la Guardia de Finanza (policía financiera y de fronteras italiana) al igual que ayer han vuelto a acceder al barco.

En otro video se escucha a la Guardia Costera pedir "paciencia" y prometer que la situación se "desbloqueará pronto".

La capitana sigue alegando que la situación a bordo es de emergencia y que se tiene que llevar a tierra firme a las personas rescatadas el pasado 12 de junio.

Carola Rackete (REUTERS/Guglielmo Mangiapane)
Carola Rackete (REUTERS/Guglielmo Mangiapane)

En el barco hay 42 de los inmigrantes salvados el 12 de junio en el Mediterráneo central (en un principio eran 53 pero el resto fue desembarcado por razones médicas) y han pasado dos semanas en el mar, a la espera de un puerto seguro en el que desembarcar y solo se les indicó Tripoli como opción a lo que se negaron.

Mientras una embarcación con miembros de algunos diputados italianos como Graziano Delrio y Matteo Orfini, del Partido Demócrata (PD) o Nicola Frattoiani de Izquierda Italiana (SI) subieron a bordo del barco para mostrarles su apoyo y han afirmado que no descenderán hasta que los migrantes sean desembarcados.

"Lo hemos pedido a Holanda, Alemania, Francia y España. No existe una solución política, todas las peticiones han sido negadas. La situación a bordo es crítica sobre todo desde el punto de vista psicológico pues algunos de los pasajeros sufren de estrés postraumático (…) Esperamos ahora el apoyo de los parlamentarios", señaló la capitana.

Salvini exigió el jueves a los Países Bajos y a Alemania, países de bandera de la nave y de la ONG respectivamente, que asuman su responsabilidad y se repartan los migrantes.

El Sea Watch (EFE)
El Sea Watch (EFE)

Después, en una entrevista radiofónica, expresó su deseo de que las autoridades judiciales emitan una orden de arresto contra la tripulación del barco por entrar sin permiso en aguas italianas.

La ONG se expone ahora a multas de hasta 50.000 euros, pero también a la incautación del barco, según el nuevo decreto, y la capitana también podría ser acusada de favorecer la inmigración ilegal y no haberse detenido y entrar sin permiso en aguas territoriales lo que conlleva penas de hasta 16 años de cárcel.

Al ser preguntada sobre qué opinaba de las declaraciones de Salvini, la capitana del Sea Wach, aseguró: "No sé lo que dice Salvini, No lo escucho. Yo soy responsable de la vida de estas personas y de la tripulación. La situación política no me interesa".

Crola Rackete (EFE)
Crola Rackete (EFE)

Desde algunas plataformas se han recogido ya más de 50.000 euros en donaciones para que la Sea Watch haga frente a las posibles multas por entrar en aguas territoriales.

Así como se están realizando varias movilizaciones en las plazas de varias ciudades de Italia para dar apoyo a la ONG y su capitana.

El alcalde de Palermo, Leoluca Orlando, anunció que quiere conceder la ciudadanía honoraria a la capitana y a toda la tripulación del barco.

"¡La aceptamos!", han respondido la ONG en Twitter.

Cristina Cabrejas para EFE

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

TE PUEDE INTERESAR