Una fiscalía de Sicilia abrió una investigación por tráfico de migrantes contra la capitana del barco Sea Watch 3

Matteo Salvini tiene en la mira a la alemana Carola Rackete, responsable de la embarcación con 42 náufragos rescatados que intenta llegar al puerto de Lampedusa

Carola Rackete, capitana del barco de rescate Sea-Watch 3, habla a los medios de comunicación mientras el barco permanece bloqueado a una milla del puerto de Lampedusa, Italia, el 27 de junio de 2019 (REUTERS/Guglielmo Mangiapane)
Carola Rackete, capitana del barco de rescate Sea-Watch 3, habla a los medios de comunicación mientras el barco permanece bloqueado a una milla del puerto de Lampedusa, Italia, el 27 de junio de 2019 (REUTERS/Guglielmo Mangiapane)

Italia ha abierto una investigación por ayudar a la inmigración clandestina y por desobedecer a un buque de guerra contra la capitana del barco de la ONG alemana Sea Watch que hace dos días entró en aguas territoriales italianas sin autorización para desembarcar a 42 náufragos rescatadas.

La capitana, la alemana Carola Rackete, ha sido puesta bajo investigación por la fiscalía de la ciudad siciliana de Agrigento, mientras el barco espera anclado cerca del puerto de Lampedusa autorización para desembarcar a los rescatados hace más de dos semanas.

"Tomamos nota de la inscripción de nuestra capitana en el registro de investigados" por favorecer la inmigración ilegal, escribió en Twitter la portavoz de Sea Watch Italia Giorgia Linardi.

Sin embargo, añadió que no se ha recibido ninguna notificación a bordo, algo que también señaló la propia capitana de la nave.

"Yo también he oído los rumores, pero no he recibido ninguna notificación", aseguró Rackete en una conferencia de prensa hoy con periodistas extranjeros vía Skype desde el barco.

El barco con 42 náufragos permanece a la deriva desde que el gobierno italiano le prohibió desembarcar en su territorio (EFE)
El barco con 42 náufragos permanece a la deriva desde que el gobierno italiano le prohibió desembarcar en su territorio (EFE)

La nave humanitaria continúa esperando una solución frente al puerto de Lampedusa al que le han prohibido acceder.

El ministro del Interior, Matteo Salvini, se niega a autorizar el desembarco de los rescatados mientras no obtenga un acuerdo con otros países europeos para acogerlos.

La capitana del barco intentó ayer entrar en el puerto después de informar a las autoridades de que habían pasado 24 horas desde que se declaró el estado de necesidad que les obligó a entrar en aguas territoriales italianas, pero fue obligada a apagar los motores a una milla de la entrada.

Salvini continúa pidiendo el arresto de la capitana y la tripulación, la incautación del barco por haber entrado en aguas territoriales italianas pese a la prohibición, y la consecuente multa de 50.000 euros.

Matteo Salvini (Reuters)
Matteo Salvini (Reuters)

Con información de EFE

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

El barco "Sea Watch 3" ingresó a aguas de Italia con 42 migrantes pese a la prohibición de Matteo Salvini

A la espera del desembarco, continúa la pulseada entre Matteo Salvini y la capitana del Sea Watch 3 con 42 migrantes a bordo

TE PUEDE INTERESAR