Nigel Farage, líder del Partido del Brexit (AFP)
Nigel Farage, líder del Partido del Brexit (AFP)

Gran vencedor de las elecciones europeas en Reino Unido, el Partido del Brexit del controvertido Nigel Farage fracasó el jueves en hacer su entrada en el Parlamento de Westminster, al ser derrotado en una elección parcial en Peterborough, en el este de Inglaterra.

El candidato del Partido del Brexit, el empresario local Mike Greene, consiguió alrededor del 29% de los votos, pero resultó vencido por la laborista Lisa Forbes, que capturó el 31% de los sufragios.

En tanto, el partido Conservador terminó en tercer lugar, con el 21% de los votos, por delante de los Liberal Demócratas (Lib-Dem), que recibieron el 12% de los votos.

Se trata de un pesado revés para el Partido del Brexit, fundado hace pocos meses y que tuvo un fuerte respaldo durante las elecciones al Parlamento Europeo, realizada en mayo, con el 31,6% de los votos a nivel general.

"Nuestro establishment político se vio mortificado por lo que ocurrió" en los comicios al Parlamento Europeo celebrados a finales de mayo, afirmó Farage, partidario de una ruptura neta con la UE, durante una visita de apoyo a Greene el sábado.

"Pero de algún modo, lo que ocurre aquí es aún más importante", es "la ocasión de escribir el próximo capítulo de esta gran historia", agregó Farage.

Quebrar el bipartidismo

Con este nuevo partido, Farage tenía la ilusión de poner fin al sistema bipartidista entre conservadores y laboristas que domina la vida política en Reino Unido.

En Peterborough este partido había llegado al 38% de los votos en las elecciones legislativas, por delante de los Laboristas (17%), los centristas Lib-Dem (15%) y los Conservadores (11%), mismo porcentaje que tuvieron los Verdes.

El partido Laborista, en tanto, tuvo en esta elección en Peterborough levemente menos votos que en los últimos comicios, pero le alcanzó para conservar ese escaño en el Parlamento, donde es la principal fuerza de la oposición.

Este tropiezo del Partido del Brexit ocurrió en la víspera de la esperada renuncia de la Primera Ministra, Theresa May, quien deja el cargo precisamente por haber fracaso en sus negociaciones para llevar adelante la salida del Reino Unido del bloque europeo.

El resultado representa también una nueva decepción para Farage. Su anterior partido, el eurófobo UKIP, triunfó en las europeas de 2014 pero solo obtuvo un escaño en las legislativas del año siguiente.

Sentimiento antieuropeo

En Peterborough, Farage esperaba ganar el escaño con el Partido del Brexit apostando fuerte por el sentimiento antieuropeo de buena parte de sus electores: la localidad votó al 62% por abandonar la UE en el referéndum de 2016.

En las legislativas de 2017, el escaño de Peterborough fue a parar a manos de la diputada laborista Fiona Onasanya, que había logrado imponerse a los conservadores con solo 607 votos de ventaja.

Pero a principios de mayo Onasanya fue destituida a raíz de una petición de los votantes de la circunscripción. Casi 28% de ellos firmó un texto que pedía su expulsión, superando con mucho el umbral 10% de los electores necesario para destituir a un cargo electo.

Abogada de 35 años, Onasanya se convirtió así en la primera diputada destituida por este procedimiento, introducido en 2015 por el entonces primer ministro David Cameron.

Los electores la castigaron así después de haber sido condenada en enero por entraba a la justicia tras pretender que otra persona conducía su vehículo cuando fue controlado por exceso de velocidad en julio de 2018.

(Con información de AFP)