AKK junto a Angela Merkel, después de ser elegida líder de la CDU (AFP)
AKK junto a Angela Merkel, después de ser elegida líder de la CDU (AFP)

Annegret Kramp-Karrenbauer fue elegida el viernes para suceder a Angela Merkel al frente de la Unión Cristianodemócrata alemana (CDU) y, según sus propias palabras, llega al cargo para defender las tres raíces del partido -la conservadora, la socialcristiana y la liberal- sin abandonar el centro.

La elección de Kramp-Karrenbauer se produjo en la segunda ronda de votación, a la que llegó junto al candidato Friedrich Merz. En esa segunda vuelta, se emitieron un total de 999 votos, todos válidos. 517 delegados votaron por Kramp-Karrenbauer, mientras que los otros 482 lo hicieron por Merz. Annegret Kramp-Karrenbauer, de 56 años, contaba con el apoyo de las Mujeres de la Unión, del ala de los trabajadores del partido y de importantes políticos de la CDU.

Su elección es una apuesta por la renovación dentro de la continuidad, y una buena noticia tanto para Merkel como para Europa, que por el momento respiran aliviadas. Lo cierto es que la continuidad de Merkel como canciller hasta 2021 depende en parte de lo bien que se lleve desde ahora con la nueva dirigente de la CDU.

Cuando AKK, como se le conoce por sus iniciales, se convirtió en secretaria general de la agrupación en febrero pasado, elegida por un congreso extraordinario a propuesta de la canciller, algunos medios la presentaron como la "princesa heredera". Entonces, respondió que nunca le ha gustado el papel de princesa, mostrando independencia frente a su mentora.

Annegret-Kramp-Karrenbauer (AFP)
Annegret-Kramp-Karrenbauer (AFP)

Más conservadora pero con un mayor énfasis en lo social

Frente a quienes piden un giro hacia la derecha, AKK ha abogado por defender las esencias conservadoras del partido, sin que nadie lo arrastre a los extremos.

Su rechazo abierto al matrimonio homosexual la emparenta con los conservadores, pero sus convicciones en política económica y social, como su defensa del salario mínimo o de las cuotas de mujeres para fomentar la igualdad en las empresas, la distancian de ellos.

"(Kramp-Karrenbauer) es más conservadora y tiene valores sociales católicos más tradicionales", según Kristina Dunz, autora de una biografía de la política.

También ha prometido una línea más dura en materia migratoria -aunque sin llegar a lo defendido por su rival Friedrich Merz- en momentos que el partido busca atraer a los votantes que ha ido perdiendo seducidos por la extrema derecha.

Ha llegado a pedir que los demandantes de asilo que hayan cometido un delito "no vuelvan a poner un pie en Alemania", incluso aquellos que escapan de la Guerra en Siria.

Annegret-Kramp-Karrenbauer junto al papa Benedicto XIV (Reuters)
Annegret-Kramp-Karrenbauer junto al papa Benedicto XIV (Reuters)
 

Similitudes y diferencias con Merkel

AKK, a quien se ha llegado a denominar "mini-Merkel", nació en Völklingen, en el Sarre, en el oeste de Alemania, hace 56 años, y la mayor parte de su carrera política ha estado centrada en ese estado federado, cuyo gobierno encabezó desde 2011 hasta febrero de este año, cuando fue elegida secretaria general.

Ella misma se describió como una niña muy estudiosa, que adoraba leer y nunca se atrevió a escaparse de clases. Casada desde hace 33 años con el ingeniero Helmut Karrenbauer y madre de tres hijos, ya adultos,  en varias oportunidades ha rendido homenaje a esposo por ser quien se quedó en casa para que ella pudiera ascender en su carrera.

Su biografía presenta claras diferencias con la de la canciller, a pesar de las similitudes en el estilo político, discreto, que rehúye de los aspavientos y los egos. Merkel es protestante, hija de pastor, y está divorciada y casada en segundas nupcias, mientras que Kramp-Karrenbauer es católica practicante y pertenece al Comité Central de los Católicos Alemanes.

Merkel creció en la extinta República Democrática Alemania y llegó tarde a la política. Kramp-Karrenbauer creció en la vieja República Federal de Alemania, cerca de la frontera con Francia, y entró en el partido siendo estudiante.

El congreso de la CDU en Hamburgo  (AFP)
El congreso de la CDU en Hamburgo  (AFP)

Sin ser una gran oradora como Merkel, "siempre se prepara cuidadosamente" y tiene gran confianza en sí misma, según la describió el diario de Berlín Tagesspiegel.

Y quiere convertirse en canciller, una posibilidad que se abre con su ascenso a la presidencia del partido si en las próximas elecciones la CDU detiene su derrumbe y logra reunir a la mayoría parlamentaria necesaria. 

Una biografía publicada en octubre titulada "Yo puedo, yo quiero y yo seré" reveló los testimonios de los caciques de la CDU que la ven muy bien en esta función.

Annegret-Kramp-Karrenbauer (Reuters)
Annegret-Kramp-Karrenbauer (Reuters)

Una larga y sólida carrera dentro de la CDU

Una de sus prioridades, según ha dicho, será la renovación programática del partido. Ha crecido en su seno y eso da confianza a los militantes más tradicionales.

Entre 1985 y 1988, fue jefa de las juventudes en el Sarre, mientras estudiaba Ciencias Políticas y Derecho Público, y tras concluir la etapa universitaria empezó a trabajar como asesora del grupo parlamentario regional de la CDU.

Su primera incursión en la política nacional fue breve -entre marzo y octubre de 1998 fue diputada del Bundestag para sustituir a un diputado que había dejado su escaño- y en 1999 consiguió un asiento en el Parlamento regional del Sarre.

En 2000 fue nombrada titular de Interior en ese "Land" (estado federado), donde después ocupó la cartera de Educación y en 2011 fue elegida primera ministra, al frente de una coalición tripartita con Los Verdes y el Partido Liberal (FDP).

Desde entonces pasó por las carteras del Interior, Trabajo, Familia, Deportes y Justicia. "No hay tarea que no se pueda confiar a Annegret", dijo el jefe del gobierno local, Peter Müller.

Annegret-Kramp-Karrenbauer (Reuters)
Annegret-Kramp-Karrenbauer (Reuters)

En enero de 2012 anunció que no podía continuar con el tripartito por diferencias con los liberales y, contra todo pronóstico, volvió a ganar las elecciones regionales anticipadas.

AKK continuó como primera ministra en gran coalición con el Partido Socialdemócrata (SPD), una alianza que reeditó el año pasado tras vencer de nuevo en los comicios del Sarre, mejorando sus resultados.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: