Desde 2004 se considera ilegal tratar de hacer contacto con los habitantes de North Sentinel
Desde 2004 se considera ilegal tratar de hacer contacto con los habitantes de North Sentinel

La pequeña isla de North Sentinel en la Bahía de Bengala, guarda secretos que han permanecido allí por lo menos 30.000 años.

El lugar es habitado por quienes son considerados los únicos descendientes directos sobrevivientes de los primeros humanos en Asia. Desde 2004 es ilegal tratar de entablar algún tipo de contacto con sus habitantes.

Son uno de los pocos "pueblos no contactados" que quedan en el mundo y están decididos a mantenerlo así. Lo que significa que se conoce muy poco sobre su idioma, su cultura, su sistema de creencias o incluso cuántas personas habitan la isla.

"Pero lo que sí sabemos es que han vivido felices y en gran parte saludables", publicó el británico Daily Mail.

"Durante ese tiempo, se han alimentado de cerdos salvajes, almejas, bayas y miel, han participado en sesiones energéticas de sexo en la playa y han rechazado a casi todos los visitantes (bien intencionados o amenazantes) con una ráfaga de flechas venenosas y machetes afilados", señala la publicación.

Una historia milenaria

Su arena blanca y el clima fueron ideales para los primeros asentamientos humanos
Su arena blanca y el clima fueron ideales para los primeros asentamientos humanos

Hace más de 75.000 años se abrieron camino desde África a Oriente Medio, Birmania e India.

Con el tiempo, llegaron a las islas Andamán. Algunos siguieron adelante, pero otros se quedaron en North Sentinel, atraídos por las exuberantes junglas de manglares, las perfectas playas de arena blanca y una generosidad natural tan rica y fácil de saquear que no había necesidad de cultivar la tierra. Los hombres cazaban tortugas, cerdos y peces con lanzas, arcos y flechas con huesos y madera.

Las mujeres recolectaban tubérculos, cocos, bayas y almejas y pescaron en redes caseras.

En el verano recolectaban miel, manchando sus cuerpos con una pasta especial para las hojas que protege las abejas.

Quien intente acercarse a la isla será recibido por sus habitantes con flechas envenenadas
Quien intente acercarse a la isla será recibido por sus habitantes con flechas envenenadas

Todos iban desnudos (excepto por algunas hojas, hilos de fibra y adornos) y vivían en chozas en pequeños grupos familiares.

Y así es como siguen viviendo, protegidos por el mar y su propia vida, por lo que no es extraño que el misionero estadounidense John Allen Chau, llevado a la isla por unos pescadores con la intención de evangelizar a sus habitantes, haya sido recibido con flechas envenenadas que le provocaron la muerte.

La tragedia del evangelizador

Chau, un graduado de la evangélica Oral Roberts University, Oklahoma, que previamente había declarado que visitar a North Sentinel como su "aventura imprescindible", había decidido que el llamamiento de su vida era convertir al cristianismo a los habitantes de la isla.

A lo largo de los años, el mensaje de los nativos de la pequeña isla de North Sentinel en la Bahía de Bengala no pudo haber sido más claro: "queremos estar solos ".

Jonh Allen Chau (Derecha) buscaba envangelizar a los pobladores (Foto: AP)
Jonh Allen Chau (Derecha) buscaba envangelizar a los pobladores (Foto: AP)

Según la ley india, es ilegal que alguien se encuentre a menos de cinco millas náuticas de las islas y, desde el año pasado, incluso filmar a los nativos en las islas Andaman, que incluyen North Sentinel, ha sido ilegal.

Esto es en parte para proteger a los visitantes como Chau, de las tendencias mortales de los nativos.

Pero lo más importante, es asegurar la supervivencia continua de la última tribu pre-neolítica del mundo. Un pueblo tan aislado, tan apartado, tan poco expuesto a la vida moderna que es poco probable que tenga alguna enfermedad común como la gripe, el sarampión o incluso un resfriado.

Como lo expresó Sophie Grig, investigadora principal de Survival International: "Esta es una de las tribus más vulnerables del planeta. Podría estar transmitiendo enfermedades que, literalmente, podrían acabar con todas ellas ".

Lo que además de ser un desastre para ellos, sería una catástrofe antropológica.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: