El dictador norcoreano Kim Jong Un y su esposa Ri Sol Ju posan con el presidente surcoreano Moon Jae-in y su esposa Kim Jung-sook en la cima del Monte Paektu (AFP)
El dictador norcoreano Kim Jong Un y su esposa Ri Sol Ju posan con el presidente surcoreano Moon Jae-in y su esposa Kim Jung-sook en la cima del Monte Paektu (AFP)

El presidente surcoreano, Moon Jae-in, y el líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, se desplazaron el jueves al monte Paektu, venerada montaña situada en la frontera norcoreana con China, para rematar su cumbre de tres días con una nueva muestra del paulatino acercamiento bilateral.

Moon y Kim y las primeras damas surcoreana y norteña, Kim Jong-sook y Ri Sol-ju, despegaron de los respectivos jets presidenciales del aeropuerto de Sunan en Pionyang y aterrizaron en torno a una hora después en el aeródromo de Samjiyon, cerca del monte Paektu, informó la oficina presidencial de Seúl.

(REUTERS)
(REUTERS)

Un vehículo transportó a Kim y Moon a las faldas del monte, un volcán inactivo, y alcanzaron el Chonji, el famoso cráter considerado el mayor símbolo nacional tanto en el norte como en el sur de la península.

(AFP)
(AFP)

La montaña, de 2.744 metros de altura, está considerada sagrada por todos los coreanos. Según se cuenta, en ella nació Dangun, el fundador legendario del reino coreano. 

Según las biografías oficiales norcoreanas, fue en esta montaña donde Kim Il Sung, fundador de Corea del Norte y abuelo de Kim Jong Un, dirigió la resistencia contra el colonizador japonés, que gobernó en la península desde 1910 a 1945.

(AFP)
(AFP)

Muy pocos surcoreanos han logrado subir al cráter desde la falda sur, situada en Corea del Norte, debido a las largas etapas de desencuentro entre los dos países, que técnicamente aún permanecen en guerra desde 1950.

En el marco de las tres cumbres que han mantenido este año, Moon, nacido en el Sur e hijo de refugiados norcoreanos que huían de la guerra, le había expresado su deseo a Kim de poder visitar Paektu desde la falda norcoreana.

(AFP)
(AFP)

La visita de hoy exhibe una vez más la buena sintonía entre ambos líderes y el creciente acercamiento entre los dos países, que firmaron este miércoles una declaración conjunta potenciando lazos bilaterales y un tratado para rebajar tensiones militares.

La declaración también refleja que Corea del Norte está dispuesta a desmantelar más instalaciones de su programa nuclear a cambio de que EEUU implemente lo acordado en la cumbre de Singapur de junio, principalmente en lo que se refiere a garantizar la supervivencia del régimen norcoreano.

Moon, quien partió rumbo a Corea del Sur a las 15.30 hora local (06.30 GMT), se reunirá en EEUU con Trump el 24 de septiembre para hablar en detalle sobre la cumbre.

(AFP)
(AFP)

Por eso Pyongyang considera clave la firma de un tratado de paz que ponga fin al estado de guerra en la península a cambio de clausurar su programa de armas.

Uno de los principales objetivos de esta cumbre era lograr que Corea del Norte y EEUU retomarán el estancado diálogo sobre desnuclearización que iniciaron en junio.

Finalmente, la mediación de Moon y el compromiso mostrado por Kim tras la cumbre han contentado a Washington,. El presidente estadounidense, Donald Trump, alabó los "progresos extraordinarios", mientras su secretario de Estado, Mike Pompeo, explicó que había hablado con su homólogo norcoreano, Ri Yong Ho, y que lo había invitado a reunirse con él al margen de la Asamblea general de la ONU en Nueva York la próxima semana.

Mencionando unos "compromisos importantes" por parte del régimen norcoreano, Pompeo indicó que Washington estaba dispuesto a relanzar "inmediatamente las negociaciones" para alcanzar la desnuclearización de Corea del Norte antes de enero de 2021, cuando termina el mandato de Donald Trump.

(Con información de EFE y AFP)

MÁS SOBRE ESTE TEMA: