(Reuters)
(Reuters)

"Todos lo piensan, pero yo nunca lo diría", comentó sonriente Donald Trump en mayo, cuando comenzaban los rumores sobre su posible nominación al premio Nobel de la Paz. Luego de concretar en Singapur su reunión con el líder supremo norcoreano Kim Jong-un, las versiones que apuntan a un premio conjunto se intensifican.

Trump y Kim firmaron en Singapur un documento que reafirma el compromiso de Corea del Norte para una "desnuclearización completa de la península coreana", un desarrollo que algunos querrían que sea recompensado con el famoso galardón.

No obstante, los especialistas del Comité Noruego son prudentes sobre el tema, en particular por la personalidad de los dos protagonistas: uno pateó el tablero de la diplomacia internacional haciendo que los Estados Unidos incumplieran algunos de sus acuerdos multilaterales y utiliza una retórica por momentos xenófoba, mientras que el dictador norcoreano es un reconocido culpable de numerosas violaciones a los derechos humanos.

Donald Trump y Kim Jong-un, a pocos meses de ufanarse de su “botón rojo” nuclear, tuvieron una cálida reunión
Donald Trump y Kim Jong-un, a pocos meses de ufanarse de su “botón rojo” nuclear, tuvieron una cálida reunión

"Es muy pronto", dijo Asle Sveen, historiador del premio Nobel. "Pero si desembocase en un desarme real en la península coreana, sería muy difícil no dar el premio". Si bien el académico indicó que sería "una situación extraña", agregó que "ya se produjo que personas con un pasado bastante violento recibieran el premio Nobel de la Paz".

Incluso antes del encuentro de Singapur, varias voces, como la del presidente surcoreano Moon Jae-in, el ex presidente estadounidense Jimmy Carter o el canciller británico Boris Johnson, afirmaron que Trump merecería el Nobel. En la pugna también entraría el mandatario surcoreano, Moon Jae-in, quien se reunió con Kim en la frontera de la península.

Este año se propuso al presidente Trump como candidato, pero esta fue invalidada, ya que el impulsor usurpó una identidad para proponerla. Para 2019, 18 líderes republicanos la propusieron en reconocimiento por su "incansable trabajo para traer paz al mundo". El límite para las nominaciones es el 31 de enero, y se desconoce si Trump o Kim fueron nominados, ya que el listado es secreto, a menos que su autor la haga pública.

El ex presidente Barack Obama fue galardonado con el Nobel de la Paz hace diez años, una recompensa juzgada prematura, por lo que el comité Nobel tendría prudencia para evitar repetir la situación.

Los últimos ganadores:

2017: La Campaña Internacional para la Abolición de las Armas Nucleares
2016: El presidente colombiano, Juan Manuel Santos
2015: Cuarteto para el Diálogo Nacional Tunecino
2014: Malala Yousafzai y Kailash Satyarthi

En 2000 el Nobel fue al presidente surcoreano de entonces, Kim Dae-jung, por sus esfuerzos de reconciliación con el Norte, que sin embargo solo fueron una "campaña de relaciones públicas", observa Henrik Urdal, director del Instituto de Investigaciones para la Paz de Oslo (PRIO).

"Por lo tanto creo que habrá que constatar resultados significativos para volver a dar un premio en esa dirección", explicó Urdal.

(AFP)
(AFP)

Si se produjesen avances efectivos en la península coreana, el comité del Nobel estaría entonces frente a una elección complicada, dado el pasivo de los principales protagonistas. "Muchos de los que recibieron el premio de la paz tenían bastante sangre en las manos", recuerda Urdal. "El tema es saber si se hizo el bien lo suficiente como para limpiar esa sangre. Ni Trump, ni Kim Jong-un demostraron haber hecho lo suficiente para obtener el premio este año".

Geir Lundestad, secretario del comité Nobel entre 1990 y 2014, repetía regularmente que "el Nobel no es un premio para los santos". Este martes, matizó: "Tampoco es necesario llevar esta lógica hasta el extremo".

"Esos dos personajes tienen enormes pasivos: Kim es uno de los peores dictadores del mundo y Trump está destruyendo las estructuras políticas y económicas que los Estados Unidos crearon luego de 1945 y que todos aprovechan", dijo.

En tanto, Urdal consideró que hay un factor que lastra la candidatura de Trump: el retiro del acuerdo nuclear, firmado por el régimen persa, Washington y otras potencias mundiales. "Al mismo tiempo que escoge el camino de la paz en la península coreana, azuza un conflicto en Medio Oriente y pone a toda una región en peligro".

(Con información de AFP)

MÁS SOBRE ESTE TEMA: