Matteo Salvini, flamante ministro de Interior y vice primer ministro del nuevo gobierno de Italia, tuvo una insólita recepción por parte de los pasajeros de un bus que lo llevaba a tomar una avión en el aeropuerto de Roma.

El líder de la ultraderechista Liga se dirigía a tomar un vuelo hacia Brindisi, en Apulia, cuando un grupo de pasajeros se percató de su presencia y comenzó a cantar la canción "Bella ciao" como gesto de protesta improvisado.

En Italia, "Bella ciao", el más célebre canto de los partisanos que lucharon contra el fascismo durante la Segunda Guerra Mundial, es tradicionalmente vinculado con las manifestaciones de la izquierda y se convirtió en un himno antifascista.

El líder de la Liga condujo una campaña electoral basada en un discurso xenófobo y de rechazo a los inmigrantes . En su más reciente declaración sobre el tema, criticó a los inmigrantes que ponen en peligro la vida de sus hijos al cruzar el Mediterráneo al afirmar: "No metería nunca a mi hija en una barca que puede hundirse".

El líder de la Liga Matteo Salvini durante un acto en Catania (Reuters/ Antonio Parrinello)
El líder de la Liga Matteo Salvini durante un acto en Catania (Reuters/ Antonio Parrinello)

El video fue filmado por el sindicalista Giuseppe Gelo. "Estábamos junto con unos compañeros de la Confederación General Italiana del Trabajo (CGIL, el principal sindicato italiano)", escribió en Facebook, "y los otros pasajeros se unieron al canto". "No le gustó demasiado", agregó.

Algunos intentaron responder con "La canción del Piave", un canto  patriótico más relacionado con la derecha, pero "fueron acallados", dijo el sindicalista.

"Para nosotros él representa la parte ex fascista del país", explicó el hombre a una radio local sobre los motivos de la protesta.

Según dijo Gelo, Salvini "al principio estaba callado, después comenzó a hacer chistes con sus guardaespaldas. Decía: 'Ahí están, llegaron los boys scouts'".

Irónicamente, el hombre y el ministro terminaron sentados en el avión uno al lado del otro. "Pero, como dormía, no intercambiamos ni siquiera dos palabras. Estaba metido en sus propios asuntos", dijo Gelo.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: