(Reuters)
(Reuters)

El nuevo presidente de Zimbabwe, Emmerson Mnangagwa, prometió al líder saliente Robert Mugabe y a su familia "máxima seguridad" antes de su investidura este viernes, informó el diario estatal The Herald.

"Mnangagwa habló ayer (jueves) con el presidente saliente, el camarada Robert Mugabe, y le garantizó a él y a su familia máxima seguridad y bienestar", afirmó el diario.

El Herald no dio más precisiones sobre el futuro de Mugabe, quien dimitió el martes tras 37 años aferrado al poder.

Mugabe, de 93 años, renunció casi una semana después de que el ejército de Zimbabwe tomara el control del país tras la destitución del hasta entonces vicepresidente Mnangagwa.

Mnangagwa, de 75 años, fue investido este viernes en un estadio de la capital, Harare, donde decenas de miles de personas se congregaron desde primera hora de la mañana, según periodistas de la AFP.

Según el Herald, Mugabe informó a su sucesor de que "podría no asistir a la ceremonia" porque necesitaba "tiempo para descansar".

Emmerson Mnangagwa entra al Estadio Nacional de Harare para jurar como presidente de Zimbabwe (AFP)
Emmerson Mnangagwa entra al Estadio Nacional de Harare para jurar como presidente de Zimbabwe (AFP)

El futuro jefe de Estado hereda un país arruinado en el que la población espera reformas impacientemente.

Tampoco se tomarán acciones, de acuerdo con las fuentes, contra los negocios del veterano líder, de 93 años, que ostentó el poder en Zimbabwe durante 37 años.

Por el contrario, el futuro es incierto para los ministros y aliados políticos de Grace Mugabe (la facción conocida como G40) que ya fueron detenidos, como el de Educación Superior, Jonathan Moyo.

Los proclives a la caída de Mugabe, así como los mandos militares, se estuvieron refiriendo a ellos como "criminales" del entorno del presidente durante los días que duró la crisis en Zimbabwe.

Emmerson Mnangagwa
Emmerson Mnangagwa

De hecho, la influencia de estos supuestos "criminales" sobre el presidente y el daño que habían hecho a la economía y el bienestar del país fueron aducidos como principales motivos del levantamiento militar contra el Gobierno de la semana pasada y de la destitución de Mugabe como líder de su propio partido, la Unión Nacional Africana de Zimbabwe-Frente Patriótico (Zanu-PF).

La garantía de inmunidad podría descartar que el ex presidente opte por exiliarse del país con su esposa, algo sobre lo que se había especulado intensamente en los últimos días, con destinos posibles que iban desde la vecina Sudáfrica a Singapur (donde posee activos y adonde viaja a menudo para recibir tratamiento médico).

Su sucesor en el poder, el ex vicepresidente Emmerson Mnangagwa, jurará hoy como presidente provisional de Zimbabwe en una gran ceremonia en un estadio de la capital, Harare.

Este será el primer cambio real de liderazgo en el país desde su independencia, en 1980.

Se desconoce si Mugabe acudirá a la toma de juramento, a la que sí está previsto que asistan representantes de otros países y de organizaciones internacionales.

(Con información de AFP y EFE)

LEA MÁS: