Un grupo de hombres armados irrumpió el martes en un canal de televisión en Kabul, en el interior de cuyo edificio había numerosos trabajadores, matando a al menos dos personas e hirieron a más de 20 antes de ser abatidos.

Según los testigos, un primer terrorista se hizo explotar en la puerta de la cadena. Otros dos o tres atacantes entraron, mataron a un guardia de seguridad y llegó hasta el techo del edificio, desde donde disparó a los policías que se aproximaban.

Luego de tres horas resistiendo, los terroristas restantes fueron finalmente abatidos por las fuerzas afganas, que ingresaron en la cadena y liberaron a los empleados que aún no habían podido salir.

Fuerzas de seguridad afganas tras el ataque a la televisión en Kabul (Reuters)
Fuerzas de seguridad afganas tras el ataque a la televisión en Kabul (Reuters)

Se reportaron al menos dos muertos, incluyendo el guardia de seguridad, y más de 20 heridos. Aunque el número podría subir.

"Vi en las cámaras de seguridad a tres atacantes que entraban en el edificio del canal de televisión. Primero le dispararon al guardia y después entraron. Empezaron a lanzar granadas y a disparar", afirmó el reportero Faisal Zaland de Shamshad TV, que dijo haber escapado por una puerta trasera.

Shamshad TV, un canal de televisión en idioma pashtún, una de las lenguas oficiales de Afganistán, se difunde en todo el país y había empezado a transmitir a las 11H30 locales (06H00 GMT). Una imagen fija quedó en lugar de su programación habitual, pero tras la finalización del ataque retomó la transmisión. 

Al menos dos personas murieron y 20 resultaron heridas (AF))
Al menos dos personas murieron y 20 resultaron heridas (AF))

"Este es un ataque en la libertad de expresión pero ellos no podrán callarnos", dijo el director de Shamshad TV, Abid Ehsas, a un reportero de la cadena rival, Tolo News, desde el hospital en el que fueron atendidos los heridos.

El grupo terrorista Estado Islámico (ISIS, en inglés) se atribuyó el ataque, el último de una seguidilla en el convulsionado país donde una fuerza multinacional de la OTAN continúa operando desde el 2001.

En tanto el portavoz de los talibanes, Zabiulá Muyahidnegó en un tuit toda implicaciones de su grupo en este ataque, contra el cual habían caído las sospechas en un principio.

El ministerio del Interior afgano indicó por su parte a la AFP que estaban investigando lo ocurrido, pero no disponían por el momento de detalles.

Los atentados se han multiplicado desde principios de año en Kabul, que a finales de mayo se vio golpeado por su peor ataque, en que murieron al menos 150 personas.

Tres atentados, uno contra una mezquita chiita, dejaron al menos 75 muertos en las dos últimas semanas de octubre en la capital afgana.

(Con información de AFP)

LEA MÁS: