Las fuerzas especiales en el lugar del tiroteo (Reuters)
Las fuerzas especiales en el lugar del tiroteo (Reuters)

Un hombre abrió fuego en una mezquita de Quebec en un ataque que dejó seis muertos y diecinueve heridos, un hecho que el primer ministro canadiense Justin Trudeau tachó de "ataque terrorista"

Christine Coulombe, portavoz de la policía local, informó en rueda de prensa de la muerte de "seis personas que tenían entre 35 y 70 años" durante el tiroteo que fue calificado como "ataque terrorista" por las autoridades.

Por el delito de asesinato con premeditación fue acusado este lunes un estudiante de ideas nacionalistas, anunció la policía canadiense.

Alexandre Bissonnette, de 27 años y originario de Quebec, enfrenta además cargos por intento de asesinato de otras cinco personas, que resultaron heridas durante el ataque y se encuentran hospitalizadas en estado grave.

"Las pesquisas están en marcha y esperamos obtener las pruebas" que conducirían a cargos por "terrorismo", indicó la policía.

Alexandre Bissonnette, uno de los sospechosos detenidos por la policía (Facebook)
Alexandre Bissonnette, uno de los sospechosos detenidos por la policía (Facebook)

Otro estudiante, el canadiense de origen marroquí Mohamed Belkhadir, inicialmente también sospechado del ataque y detenido cuando salía de la mezquita poco después del tiroteo, fue finalmente liberado por la policía.

Mientras que Bissonnette fue encontrado en un puente de la ciudad tras haber llamado al 911 para entregarse. En su auto se encontraron dos rifles similares al AK-47, reportó La Presse.

Una fuente dijo a Radio Canada, la radio pública del país, que los dos sospechosos eran estudiantes en la Universidad Laval, pero la institución educativa no pudo aún confirmarlo.

Una ambulancia en el lugar del tiroteo (Reuters)
Una ambulancia en el lugar del tiroteo (Reuters)

Cinco de los heridos se encuentran siendo atendidos en el hospital de la misma universidad.

El motivo del atentado no fue clarificado inmediatamente, en tanto se lanzó una vasta operación policial luego del tiroteo, que tuvo lugar tras la plegaria nocturna.

"¿Qué está pasando? Esto es una barbarie", dijo el presidente de la mezquita, Mohamed Yangui, quien no estaba dentro durante el tiroteo.

El presidente de la mezquita Mohamed Oudghiri (The Canadian Press via AP)
El presidente de la mezquita Mohamed Oudghiri (The Canadian Press via AP)

Un testigo dijo a Reuters que vio al menos a tres hombres disparar a unas 40 personas dentro del Centro Cultural Islámico de la ciudad de Quebec.

La Presse señaló, además, que uno de los sospechosos estaba armado con un fusil de asalto AK-47.

Entre los fallecidos habría dos argelinos, un tunecino, un marroquí y dos provenientes de países africanos, según reportó el Journal de Québec.

(Reuters)
(Reuters)

Tras el ataque, el primer ministro canadiense Justin Trudeau dijo: "Condenamos este ataque terrorista contra los musulmanes en un centro de oración y refugio", dijo.  "Mientras las autoridades siguen investigando y los detalles tienen aún que ser confirmados, es conmovedor ver esta violencia sin sentido. La diversidad es nuestra fuerza, y la tolerancia religiosa es un valor que, como canadienses, valoramos profundamente".

También, Trudeau expresó su pésame por los muertos en el "cobarde ataque".

Anteriormente, la policía de Quebec confirmó el tiroteo en un tuit y que hubo muertos y heridos. Además, informó que arrestó a sospechosos.

"Esta noche, los canadienses lloran por los muertos en el cobarde ataque en una mezquita de Quebec City. Mis pensamientos están con las víctimas y sus familias", escribió.

El primer ministro de Quebec, Philippe Couillard, dijo en su cuenta de Twitter que su gobierno se había "movilizado para garantizar la seguridad de la población".

"Quebec rechaza categóricamente esta violencia bárbara", tuiteó. "Solidaridad con la población de fe musulmana de Quebec".

El Centro Cultural Islámico de Quebec, conocido como una gran mezquita, ya había sido blanco de un ataque de odio aunque mucho menos grave: una cabeza de cerdo fue colocada delante una de sus puertas durante el Ramadán en junio pasado.

El ataque llega mientras Canadá promete abrir los brazos a musulmanes y refugiados, después de que el presidente de los Estados Unidos firmó el viernes un controvertido decreto que suspende el ingreso de refugiados y ciudadanos de siete países musulmanes, desatando caos en los viajes e indignación en el mundo.

"Déjenme asegurar a todos aquellos que puedan estar varados en Canadá que usaré mi autoridad como ministro para proveerles residencia temporal si lo necesitan, como lo hemos hecho en el pasado", dijo Ahmed Hussen, ministro de Inmigración durante una conferencia de prensa.

(Con información de AFP, Reuters y EFE)