Radiografía del narco en Chihuahua: 12 grupos operan en el estado donde asesinaron a dos sacerdotes jesuitas

El Congreso de Estados Unidos, en su último informe sobre crimen organizado en México, señaló al Cártel de Sinaloa y al Cártel de Juárez como los principales generadores de violencia en Chihuahua, aunque también indicó que hay presencia del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG)

Guardar

Nuevo

De acuerdo con información filtrada a medios locales por la Fiscalía General del Estado, el responsable del doble homicidio habría sido el líder criminal José Noel Portillo, alias “El Chueco” (Foto: Infobae)
De acuerdo con información filtrada a medios locales por la Fiscalía General del Estado, el responsable del doble homicidio habría sido el líder criminal José Noel Portillo, alias “El Chueco” (Foto: Infobae)

Dos sacerdotes jesuitas fueron asesinados la noche de este lunes 20 de junio en el oeste de Chihuahua a manos, presuntamente, de un integrante de la delincuencia organizada que iba detrás de un hombre que buscó refugio al interior de una iglesia en el poblado de Cerocahui, en el municipio de Urique.

Los clérigos Javier Campos Morales y Joaquín César Mora, según las primeras versiones, intentaron ayudar al hombre, un guía de turistas identificado como Pedro Eliodoro, que llegó al recinto religioso huyendo de su agresor. Sin embargo, el sujeto armado abrió fuego contra los dos sacerdotes y el hombre al que perseguía. Los tres fallecieron al interior del templo.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, reconoció la violencia que vive la zona de Cerocahui, en la sierra tarahumara, y adelantó que ya se tiene en la mira a los probables responsables. “Es una zona de bastante presencia de la delincuencia organizada. Parece que se tiene ya información sobre los posibles responsables de estos crímenes”.

De acuerdo con información filtrada a medios locales por la Fiscalía General del Estado, el responsable del doble homicidio habría sido el líder criminal José Noriel Portillo, alias “El Chueco”, quien dirige una célula del grupo delictivo “Gente Nueva”, considerado como el brazo armado y operativo del Cártel de Sinaloa en Chihuahua.

Los clérigos Javier Campos Morales y Joaquín César Mora asesinados en Chihuahua. (Foto: archivo)
Los clérigos Javier Campos Morales y Joaquín César Mora asesinados en Chihuahua. (Foto: archivo)

El Congreso de Estados Unidos, en su último informe sobre crimen organizado en México, señaló al Cártel de Sinaloa y al Cártel de Juárez como los principales generadores de violencia en Chihuahua, aunque también indicó que hay presencia del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG).

De acuerdo con el Programa de Política de Drogas (PPD) del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), en el estado de Chihuahua operan al menos doce grupos criminales que forman parte de las estructuras y alianzas de los grandes cárteles: Gente Nueva, El Jaguar, Cártel del Poniente, Artistas Asesinos, Los Mexicles, Los Salazar, Nuevo Cártel de Juárez, Cártel de Juárez, La Güera, La Línea, Los Cabrera y Los Salgueiro.

Según el reporte, el grupo criminal “Gente Nueva” está aliado con Los Salgueiros y el Cártel de Sinaloa, mientras que sus rivales son La Línea y el Cártel de Juárez. En el caso del grupo “Francisco Javier Arvizo Márquez, alias El Jaguar”, sus alianzas las mantiene con Sinaloa y sus enemigos son “La Línea” y el Cártel de Juárez. “La Laguna” o el “Cártel de Poniente” mantiene alianzas con el cártel fundado por Joaquín “El Chapo” Guzmán.

También mantienen alianzas con el Cártel de Sinaloa “Los Mexicles”, “Los Salazar”, “La Güera”, “Los Cabrera” y “Los Salgueiro”. Mientras que “La Línea” responde al Cártel de Juárez y el “Nuevo Cártel de Juárez” al Jalisco Nueva Generación (CJNG). El documento del congreso estadounidense resaltó que el Cártel de Sinaloa, a pesar de no tener una presencia directa en la entidad, es el grupo criminal dominante en Chihuahua al contar con la red más numerosa de aliados.

Los mapas publicados por EEUU excluyen al estado de Chiapas (Foto: Congressional Research Service)
Los mapas publicados por EEUU excluyen al estado de Chiapas (Foto: Congressional Research Service)

El grupo criminal “Gente Nueva”, también conocido como “Los Chapos”, en referencia a Joaquín Guzmán Loera, se conformó como un grupo de sicarios bien entrenados y experimentados que hasta la fecha como una de las alas armadas de élite del Cártel de Sinaloa, creado para contrarrestar, combatir y destruir la influencia del Cártel de Juárez en el noroeste del país, así como para combatir y destruir a “La Línea”, que es actualmente la célula más grande que queda del Cártel de Juárez.

Los orígenes de “Gente Nueva” se remontan a 1995, cuando el llamado “El Profe” comenzó su carrera criminal en Chihuahua bajo la llamada “Federación” de Sinaloa. “Gente Nueva” ha sido desde entonces la principal rama de la organización en Ciudad Juárez, así como en el resto del estado, donde han librado una guerra desde hace varios años con el Cártel de Juárez y su ala ejecutora, “La Línea”, por el control de las rutas de contrabando hacia Estados Unidos.

En 2012, los servicios de inteligencia estadounidenses indicaron que el Cártel de Sinaloa y Gente Nueva habían salido victoriosos y habían logrado relegar al Cártel de Juárez.

“La Línea”, por su parte, surgió como un brazo armado del Cártel de Juárez, con el objetivo de proteger los territorios de esa organización en la frontera con los Estados Unidos. Sin embargo, antes de que el cártel formara alianzas con Juárez, se ha reportado que como célula criminal trabajó de manera independiente y por algún tiempo incluso le cobró impuestos al Cártel de Sinaloa para que pudiera mover su mercancía a través del Valle de Juárez.

Entre las actividades delictivas de “La Línea” están el tráfico de drogas, de madera y robo de vehículos. Tiene una importante presencia en Ciudad Juárez, ciudad que le da acceso a varias rutas de transporte a través de la frontera. Precisamente la “La Línea” fue uno de los grupos a los que se les adjudicó la masacre en noviembre de 2019 de nueve integrantes, mujeres y niños, de las familias LeBarón-Langford.

SEGUIR LEYENDO:

Guardar

Nuevo