Trucos para mejorar tus finanzas personales y ahorrar hasta 10,000 pesos

Para gestionar mejor tus ingresos y egresos, es importante llevar un registro de los gastos fijos y variables con el fin de conocer aquellos aspectos en los que puedes invertir menos dinero

Hay distintos métodos que facilitan el hábito del ahorro en el corto, mediano y largo plazo (Foto: Pixabay)
Hay distintos métodos que facilitan el hábito del ahorro en el corto, mediano y largo plazo (Foto: Pixabay)

Uno de los mejores hábitos para mantener saludables tus finanzas personales es ahorrar. De acuerdo con la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (CONDUSEF), ahorrar significa guardar una parte de tu ingreso para utilizarlo en el futuro. No se trata de guardar lo que te sobra, sino de fijar una cantidad periódica que puedas incluir en tu presupuesto semanal, quincenal o mensual.

Además de llevar a cabo retos muy específicos para ahorrar cierta cantidad de dinero en un límite de tiempo, hay otros trucos que puedes llevar a cabo no solo para fortalecer este hábito, sino para mejorar tus finanzas personales. Quizá uno de los más importantes es establecer metas financieras, ya que el primer paso para darle un buen manejo a tu dinero es saber qué harás con él a corto, mediano y largo plazo.

En este caso y para poder ahorrar 10,000 pesos en tan solo 100 días, ya se está definiendo una meta financiera. El siguiente paso es la organización y la constancia para cumplir con el reto y alcanzar el objetivo en el tiempo estipulado.

Es importante la constancia y la organización a la hora de comenzar con un plan de ahorro (Foto: Pixabay)
Es importante la constancia y la organización a la hora de comenzar con un plan de ahorro (Foto: Pixabay)

Para ahorrar 10,000 pesos en menos de tres meses podrás realizar los siguientes pasos de un reto que recientemente se popularizó en la red social Tik Tok:

- Imprimir o realizar a mano una tabla o calendario con una numeración de 2 en 2, hasta llegar al 200

- Cada una de las casillas representa a un solo día y el número que viene en cada una de ellas indicará la cantidad de dinero que debes abonar ese día a la alcancía o a una cuenta de ahorros

- El orden para comenzar a tachar las casillas puede ser aleatorio, pero la recomendación es iniciar con cantidades medianas, para después tachar las casillas con cantidades grandes y finalizar con las más pequeñas. Este paso dependerá de tus ingresos, gastos y cuentas por pagar

Aunque una de las reglas más importantes para realizar este reto es que no puede pasar ni un solo día sin que hagas el aporte económico correspondiente, es importante puntualizar sobre otros aspectos que fortalecerán tus finanzas personales y que tendrán un impacto directo en tu ahorro.

1. Identifica la totalidad de tus ingresos y egresos. Al identificar y organizar tus ingresos podrás saber de cuánto dinero dispones al iniciar tu semana, quincena o mensualidad y así administrar de mejor manera tus gastos.

Para poder ahorrar la cantidad deseada, es necesario tener buenos hábitos financieros (Foto: Pixabay)
Para poder ahorrar la cantidad deseada, es necesario tener buenos hábitos financieros (Foto: Pixabay)

2. Elabora una lista de gastos. Aunque este punto puede parecer complicado, es muy importantes que sepas cómo vas a gastar el dinero y cuánto destinarás a cada rubro. Para poder realizar eficazmente un balance de tus gastos, puedes apoyarte de aplicaciones móviles que facilitarán la gestión y administración de tu dinero.

3. Reconoce cuáles son tus gastos fijos y gastos variables. Los gastos fijos son aquellos que te permiten sobrevivir día a día, mientras que los variables son aquellos relacionados con tu estilo de vida. Hacer la diferencia entre unos y otros te ayudará a saber en qué actividades puedes evitar gastar dinero.

4. Analiza si tienes un balance financiero positivo al finalizar el mes. Un balance positivo es que al cabo de 30 días, tus gastos no sean mayores o iguales que tus ingresos. Para saber qué tipo de balance tienes, podrás restar la totalidad de tus gastos (fijos y variables) a tus ingresos. Si cuentas con dinero sobrante, es positivo. Si no tienes sobrante o te endeudas, es negativo.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR