El olimpismo, el covid y otras cosas

*Por José Narro Céspedes

Imagen del abanderamiento de los atletas olímpicos rumbo a Tokio (Foto: Gobierno de México)
Imagen del abanderamiento de los atletas olímpicos rumbo a Tokio (Foto: Gobierno de México)

Los Juegos Olímpicos son eventos deportivos multidisciplinarios en los que participan atletas de diversas partes del mundo, en la antigua Grecia eran dedicados al dios Zeus. 

Los Juegos Olímpicos actuales se inspiraron en los del siglo VIII a.C organizados por los antiguos griegos en la ciudad de Olimpia, entre los años 776 a. C. y el 393 d. C. En el siglo XIX, surgió la idea de realizar unos eventos similares a los organizados en la Antigüedad, los que se concretarían principalmente gracias a las gestiones del noble francés Pierre Frèdy, Barón de Coubertin. La primera edición de los llamados Juegos Olímpicos de la Era Moderna se realizó en Atenas, capital de Grecia. Desde aquella oportunidad, los Juegos Olímpicos de Verano han sido realizados cada cuatro años en diversas partes del planeta, siendo las únicas excepciones las ediciones de 1916, 1940 y 1944, debido al estallido de la Primera Guerra Mundial y Segunda Guerra Mundial y en 2020 debido a la pandemia del Covid-19.

La pandemia del Covid-19 provocó, el año pasado, la decisión de suspender nuevamente el evento deportivo. Hoy, a una semana de iniciar los juegos pospuestos, los organizadores ahora enfrentan interrogantes sobre cómo realizar un encuentro de semejante magnitud después -o durante- una pandemia. Por su parte, los deportistas, protagonistas de la cita, encaran una preparación alterada por las restricciones, las dificultades económicas y las disparidades.

De hecho, los organizadores anunciaron el jueves 8 de julio que ningún espectador podrá acceder a los eventos a realizarse en la capital japonesa y sus alrededores. La decisión se tomó tras el anuncio del primer ministro japonés, Yoshihide Suga, de decretar a Tokio en estado de emergencia debido al aumento de las infecciones de COVID-19 provocadas por la peligrosa variante delta. 

Debido al repunte de COVID en Japón, las competencias en Tokio no tendrán público   REUTERS/Fabrizio Bensch
Debido al repunte de COVID en Japón, las competencias en Tokio no tendrán público REUTERS/Fabrizio Bensch

El olimpismo continúa, con todas las limitaciones que la pandemia impuso, siendo un duro recordatorio de todo lo que hemos perdido y nos falta por perder en esta enfermedad en curso. los Juegos Olímpicos no pueden detenerse pues representan lo mejor de las sociedades humanas, el deporte, la salud, la disciplina, el respeto y la solidaridad. Los Juegos son tanto una celebración de la innovación y la creatividad como de la excelencia humana y deportiva y el juego limpio.

Pero al mismo tiempo, son el productor de recursos económicos inimaginables entre patrocinios; transmisiones mediáticas (televisión, internet e incluso, todavía radio); turismo y un sinfín de productos que se comercian con el pretexto de los juegos. Unas Olimpiadas generan unos 8.000 millones de dólares. La celebración de unos Juegos Olímpicos supone numerosos movimientos por parte de empresas y organizaciones. 

Se ha convertido en una máquina de hacer dinero para las empresas, los deportistas, los organizadores e incluso para el Comité Olímpico Internacional (COI).

Los Juegos Olímpicos son el acontecimiento deportivo más importante y complejo del mundo. Sin el apoyo de la comunidad empresarial y sin su tecnología, expertos técnicos, personas, servicios, productos, telecomunicaciones o su financiación, los Juegos Olímpicos no existirían.

Se esperan pocas medallas de oro para la delegación mexicana (Foto: Gobierno de México)
Se esperan pocas medallas de oro para la delegación mexicana (Foto: Gobierno de México)

El olimpismo moderno es la fiesta deportiva más importante en medio de deportivo y es así por esa realidad dual. De eso no hay duda y México competirá en Tokio 2020 + 1 con una delegación compuesta por 163 deportistas, la tercera cifra más grande para México en unos Juegos Olímpicos.

Pero nuestro país está acostumbrado a esperar poco de los deportistas mexicanos, pues según los especialistas sólo podremos aspirar a 5 medallas de oro, lo cual por el tamaño de la población del país es nada.

El deporte en México es un asunto de menor importancia, donde la educación física en las primarias y secundarias son materias hechas sólo para cumplir con la currícula. Es claro que hemos desatendido la salud física de las niñas y los niños, dejando que la obesidad, la diabetes y enfermedades del corazón sean las causas de más mexicanas y mexicanos jóvenes.

El deporte en México es sólo espectáculo y no una forma de vida que de a las niñas y niños una forma de entender el mundo desde la cultura del esfuerzo, la disciplina y el respeto por los demás.

México ocupa el primer lugar en obesidad infantil, según la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición, uno de cada tres adolescentes presenta sobrepeso u obesidad.
FOTO: ROGELIO MORALES /CUARTOSCURO.COM
México ocupa el primer lugar en obesidad infantil, según la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición, uno de cada tres adolescentes presenta sobrepeso u obesidad. FOTO: ROGELIO MORALES /CUARTOSCURO.COM

Incluso los organismos encargados del deporte en México han sido acusados de actos de corrupción que han destruido los procesos de generaciones de deportistas nacionales, dejándolos sin la oportunidad de crecer como atletas, al tiempo que detienen el impulso del deporte nacional.

Tenemos que impulsar una cultura del deporte y el ejercicio, ello hará mejores personas, más sanas y alejado de adicciones y la violencia. Y eso, en algún momento, se verá premiado con el aumento en preseas olímpicas.

*Senador de la República por el Estado de Zacatecas, en representación del partido Morena

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR