“Si López Obrador va a jugar duro con Biden, que se prepare, porque harán lo mismo con él”: análisis sobre la relación entre México y EEUU

Raymundo Riva Palacio explicó que la estrategia de AMLO con el gobierno estadounidense no será “construir puentes, sino radicalizar la agenda”

(Fotos: Presidencia de México/Reuters)
(Fotos: Presidencia de México/Reuters)

El reporte de Derechos Humanos 2020 del Departamento de Estado de EEUU en el que indicó que en México existe “impunidad y tasas extremadamente bajas de enjuiciamiento” en todos los delitos.

También, en el documento refirió que entre las principales preocupaciones está la participación de policía, militares, funcionarios de gobierno y grupos armados en “asesinatos ilegales o arbitrarios, y desaparición forzada”.

Otro de los puntos relevantes fue “la violencia contra periodistas y defensores de los derechos humanos; actos de corrupción; impunidad en los casos de violencia en contra de la mujeres”, entre otros temas.

El mandatario Andrés Manuel López Obrador en su conferencia de prensa del 31 de marzo criticó a Estados Unidos por opinar los que suceden en el país en materia de Derechos Humanos y cuestionó el hecho.

(Foto: Presidencia )
(Foto: Presidencia )

El periodista Raymundo Riva Palacio indicó en su columna de opinión para el periódico El Financiero que al presidente ya no le está gustando lo que ve en Washington, en particular con el informe anual que publica el Departamento de Estado, donde revisa el respeto a las garantías individuales en el mundo.

Su estrategia no será construir puentes con el gobierno de Joe Biden, sino radicalizar la agenda”, añadió. El presidente piensa que a los demócratas les gusta intervenir en asuntos de otras naciones y un tema como los derechos humanos son una invención de ellos.

El primer reporte al respecto se generó en el 1977, en el gobierno de  James Carter. El también director editorial de Eje Central acotó que “esa lucha de los demócratas por los derechos humanos fue mantenida por los republicanos, y los únicos que se sintieron afectados fueron los dictadores”.

Las observaciones que realizó el Departamento de Estado, explicó, durante este año no son diferente a lo sucedido en la gestión de Enrique Peña Nieto, José López Portillo o Miguel de la Madrid, en este último caso, Manuel Bartlett era Secretario de Gobernación.

(Foto: Reuters/Erin Scott)
(Foto: Reuters/Erin Scott)

Lo diferente en la presente edición está en que el político tabasqueño ha indicado que respeta la libertades y no hay impunidad en su gobierno, dichos que se contradicen con los presentado por el Departamento de Estado. “La posición de López Obrador no va a cambiar”, puntualizó.

El presidente mexicano cree que puede endurecer la agenda con Estados Unidos y obtener un saldo positivo, aunque se desconoce cómo lo podría lograr. Entre las cartas que considera es la relación que tiene con Rusia y China, mientras que en la Casa Blanca la evaluación es distinta.

Cabe señalar que los demócratas también guardan grandes rencores contra los que mostraron a favor de Donald Trump y han retirado el apoyo a algunos gobiernos que respaldaron al expresidente.

“México aún no figura en esa primera lista, pero no hay duda de que la enemistad que tiene López Obrador por Biden, está bien correspondida. Ya vemos los síntomas de lo que viene, derechos humanos y violaciones al acuerdo comercial. Adelante vendrán las revelaciones sobre corrupción presidencial. Si López Obrador va a jugar duro con Biden, que se prepare, porque harán lo mismo con él”, concluyó Riva Palacio.

SEGUIR LEYENDO: