Peña Nieto, Videgaray y Osorio Chong: los “peces gordos” a los que Rosario Robles podría delatar

La defensa de la exfuncionaria dio a conocer que ella se convertirá en testigo colaboradora de la FGR

Rosario Robles (Foto: Cuartoscuro)
Rosario Robles (Foto: Cuartoscuro)

El artículo 256, fracción V, del Código Nacional de Procedimientos Penales establece que es posible no ejercer acción penal en contra de un probable delincuente siempre y cuando, entre otras excepciones, “el imputado aporte información esencial y eficaz para la persecución de un delito más grave del que se le imputa, y se comprometa a comparecer en juicio”. Es decir, un probable delincuente puede ser liberado si se convierte en un testigo clave para la investigación de un delito de mayor al que cometió.

Es una figura bastante utilizada actualmente por los narcotraficantes capturados que, si bien jugaron papeles claves en sus cárteles, no son las cabezas principales. Entonces tienen la opción de evitar la cárcel si delatan a sus exjefes.

Y ese ejemplo es el que va a seguir Rosario Robles, exsecretaria de Desarrollo Social (Sedesol) y de Desarrollo Agrario Territorial y Urbano (SEDATU) del sexenio de Enrique Peña Nieto (2012-2018), quien ha estado encerrada desde agosto de 2019 y cuyo abogado ha anunciado que está dispuesta a echar de cabeza a quienes fueron sus jefes daño por 15 mil millones de pesos al erario, por el cual la Fiscalía solicitó una sentencia de 21 años.

¿Qué cabezas le significan más a la FGR que Rosario Robles?

El primero de sus jefes –y el de más alto rango– explica perfecto porque es más importante tenerlo a él que a la exfuncionaria: el expresidente Enrique Peña Nieto.

Enrique Peña Nieto (Foto: EFE/Jorge Núñez/Archivo)
Enrique Peña Nieto (Foto: EFE/Jorge Núñez/Archivo)

Y es que es sencillo, si Robles habla y dice todo lo que ya ha dejado entrever de que supuestamente solo fue un títere de los de arriba de ella en los actos delictivos por los que se le acusa, sería la primera vez que un órgano de justicia en México tendría pruebas contudentes para investigar a un exmandatario.

Aunque su defensa ya rechazó que en un principio lo vaya a hacer, Robles podría involucrar a Peña Nieto en el principal motivo que la ha tenido tras las rejas: la realización de la Estafa Maestra. Se trata de una investigación periodística que fue revelada gracias a trabajos de investigación periodística del portal Animal Político y Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI), y que reveló una red de corrupción al interior del gobierno federal responsable del desvío de hasta 7 mil millones de pesos del erario con la participación de 11 dependencias federales, así como ocho universidades del país.

No sería la primera acusación que señala a Enrique Peña. El exdirector de Petróleos Mexicanos, Emilio Lozoya, quien también apeló a la figura jurídica que utilizará Robles, lo involucra en el daño patrimonial de alrededor de 400 millones de pesos por el cual está acusado. También Lozoya atribuye el haber cometido delitos de corrupción y usu indebido de recursos públicos a que “solo obedecía órdenes”.

El que le sigue en rango es el exsecretario de Gobernación, y ahora senador de la República, el hidalguense Miguel Ángel Osorio Chong.

Enrique Peña Nieto y Miguel Ángel Osorio Chong (FOTO: GALO CAÑAS /CUARTOSCURO.COM)
Enrique Peña Nieto y Miguel Ángel Osorio Chong (FOTO: GALO CAÑAS /CUARTOSCURO.COM)

Emilio Zebadúa, exoficial mayor de Sedesol, Sedatu y acusado por presunto lavado de dinero en dicho entramado, también está buscando la exoneración legal. Y por ese motivo, también está soltando toda la información de cómo, por qué y quiénes estuvieron involucrados en los desvíos.

Recientemente Zebadúa mencionó en sus declaraciones ante la FGR a Osorio Chong; declaró –según refiere Animal Político– que la Sedatu desvió millones de pesos para promocionar la compra de votos y la movilización electoral en los estados. En específico, refirió, para la candidatura a la gubernatura del Estado de México, donde ganó Alfredo del Mazo, y para promover la imagen de Miguel Osorio, a fin de posicionarlo para la candidatura presidencial de 2018.

Osorio Chong, quien se sigue desempeñando como político al servicio público, enseguida se deslindó:

“Nunca he tenido nada que ver ni estoy involucrado en los temas a los que se hace mención en la nota, ni de forma directa ni por interpósita persona. Las imputaciones son absolutamente falsas. No hay ni habrá prueba alguna, por la sencilla razón de que las mentiras no se pueden probar (...) Advierto que nunca hice precampaña o campaña alguna y mucho menos con recursos públicos. Solamente me dedique a cumplir con mi función como Secretario de Gobernación”, señaló en un comunicado publicado en su cuenta de Twitter.

Parte del comunicado de Osorio Chong (Twitter)
Parte del comunicado de Osorio Chong (Twitter)

Y uno más es Luis Videgaray Caso, exsecretario de Hacienda, excanciller y prácticamente mano derecha y el cerebro detrás de la administración de Enrique Peña Nieto.

Precisamente, la mencionada acusación de Zebadúa también involucró a Videgaray, a quien señaló como el encargado de administrar los recursos de las dependencias federales justo por el cargo que tenía al frente de Hacienda.

Incluso a Videgaray, por ser el encargado de adjudicar los recursos, lo han señalado como quien ordenó la ejecución de ‘La Estafa Maestra’.

El excanciller de México Luis Videgaray (Foto: Brendan Smialowski/REUTERS)
El excanciller de México Luis Videgaray (Foto: Brendan Smialowski/REUTERS)

Así, a medida que más de los funcionarios de la pasada administración optan por hablar y salvarse a sí mismos, mientras más declaraciones se van recopilando, más se ciñe el cerco al expresidente Enrique Peña Nieto y a los principales personajes de aquel equipo con el que en 2012 se presentó para “Mover a México”.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: