“Es mejor que nada”, la crítica al sistema educativo mexicano a distancia

Esta modalidad preocupa a padres de familia, educadores y especialistas que no podrán acompañar la educación de los estudiantes en casa

Las clases presenciales será posibles hasta que el semáforo epidemiológico esté en verde, señalaron las autoridades mexicanas (Foto: Pixabay)
Las clases presenciales será posibles hasta que el semáforo epidemiológico esté en verde, señalaron las autoridades mexicanas (Foto: Pixabay)

Derivado de la crisis sanitaria desatada por la epidemia de coronavirus en México, el gobierno federal ha decidido que el ciclo escolar 2021-2021 iniciará a distancia el próximo lunes 24 de agosto.

A través del programa “Aprende en Casa”, los estudiantes recibirán conocimientos difundidos por televisoras privadas, de la red de radiodifusoras y televisoras educativas del país y de los sistemas públicos de comunicación del Estado mexicano, informó el secretario de Educación Pública, Esteban Moctezuma Barragán.

En un reportaje del diario Los Ángeles Times, Patricia Gándara, profesora de educación en la Universidad de California de Los Angeles (UCLA) que estudió el sistema escolar en México, dijo que si bien la instrucción televisada es “mejor que nada”, indudablemente generará más desigualdades.

Estas brechas de aprendizaje, que llamamos brechas de oportunidades, se harán cada vez más amplias
El gobierno mexicano ha decidido que el ciclo escolar 2021-2021 iniciará a distancia el próximo lunes 24 de agosto (Foto: Cuartoscuro)
El gobierno mexicano ha decidido que el ciclo escolar 2021-2021 iniciará a distancia el próximo lunes 24 de agosto (Foto: Cuartoscuro)

La estrategia de utilizar la televisión como principal herramienta educativa, responde a que el 96% de los hogares en el país cuentan con una. De acuerdo con lo planteado por la SEP, el 6% restante podrá acceder a guías, libros de texto gratuitos, en formato físico y digital; para las zonas en donde no hay acceso a la televisión, se han preparado clases a través de la radio, en 22 lenguas indígenas diferentes.

Ana Laura Ruiz, madre soltera en la Ciudad de México, recientemente regresó a trabajar de manera presencial como contadora y dijo estar en pánico.

El pasado mes de marzo, cuando los estudiantes mexicanos fueron enviados a sus casas para evitar el contagio de COVID-19, cada escuela implementó estrategias distintas para que los alumnos continuaran su aprendizaje. Ana Laura se unió a un grupo de WhatsApp con padres y maestros, con quienes se coordinaron lecciones y tareas para los estudiantes.

En marzo pasado, millones de estudiantes en México fueron enviados a sus casas para evitar la propagación de la enfermedad de coronavirus (Foto: Cuartoscuro)
En marzo pasado, millones de estudiantes en México fueron enviados a sus casas para evitar la propagación de la enfermedad de coronavirus (Foto: Cuartoscuro)

Sin embargo, ante este nuevo panorama en el que la televisión será el principal medio para adquirir conocimientos, realidad de muchos niños y jóvenes en México, Ruiz cuestionó:

¿Cómo sabré que mis hijos realmente tomaron sus clases?, ¿Quién los supervisará?

La profesionista, únicamente cuenta con un televisor en casa, pero dos niños, de 13 y 10 años, y no sabe cómo tomarán clases los dos. “Me preocupa que este sea un año perdido para ellos”, se lee en el reportaje de LAT.

Por su parte, Clara Solís, una maestra de primaria de 37 años, dijo que no había recibido indicaciones sobre cuál sería su papel en el regreso a clases. “Los niños necesitan una atención más especializada. Me preocupa la cantidad de niños que no van a recibir la atención adecuada”, señaló al diario estadounidense.

Y es que, a pesar de que la instrucción académica en televisión ya se ha implementado en áreas rurales, los resultados son desalentadores; según el texto de Los Ángeles Times, “en los exámenes de idiomas nacionales en 2017, el 49% de los estudiantes matriculados en escuelas con aprendizaje televisado obtuvieron calificaciones insuficientes, en comparación con el 32% de los estudiantes matriculados en escuelas con sistemas escolarizados tradicionales”.

(Foto: Pixabay)
(Foto: Pixabay)

De acuerdo con los datos recopilados en el texto, la proporción de los mexicanos que solo tienen educación primaria se redujo de 67% en 1990 a 33% en 2015. Asimismo, las personas que cuentan con educación universitaria en el país se duplicaron durante ese periodo, al 15 por ciento.

En este sentido, Malcom Aquiles, un defensor de la política de Visión Mundial, una organización de ayuda cristiana con un enfoque en los niños, declaró al medio que algunos estudiantes que dejan de ir a la escuela este año tal vez nunca regresen. “Podría desencadenar muchos abandonos”, apuntó.

Gándara, también destacó que, en México los pobres sufrirán los peores estragos de la pandemia en términos de educación. “Si estás en casa con un padre que tiene una buena educación y puede guiarte a través de estas cosas, eso es bastante bueno. Si estás solo con la televisión, esa es otra historia”, refiriere el reportaje.

Moctezuma prometió dar respuesta al problema de los hogares donde los padres no pueden quedarse en casa y apoyar la educación de sus hijos, “Nadie se quedará atrás. Vamos a tener una propuesta ... para ver cómo se puede ayudar a las madres que trabajan”, dijo.

MÁS SOBRE ESTE TEMA

La SEP está lista para migración de alumnos de escuelas privadas a públicas

SEP: el regreso a clases será el 24 de agosto a distancia en conjunto con televisoras

“Somos pioneros en este sistema”: López Obrador sobre el convenio con Emilio Azcárraga y Salinas Pliego para el regreso a clases

MAS NOTICIAS