Cuánto cuesta morir en México: funerarias piden hasta 85,000 pesos por sus servicios

Los precios varían en función de la ciudad y del proveedor

Foto de archivo. Trabajadores funerarios transportan el cuerpo de una persona que murió de la enfermedad coronavirus (COVID-19) dentro de un ataúd de cartón, después de recogerlo de un hospital en Ciudad de México, México. 5 de junio de 2020. REUTERS/Carlos Jasso
Foto de archivo. Trabajadores funerarios transportan el cuerpo de una persona que murió de la enfermedad coronavirus (COVID-19) dentro de un ataúd de cartón, después de recogerlo de un hospital en Ciudad de México, México. 5 de junio de 2020. REUTERS/Carlos Jasso

Desde que la pandemia de COVID-19 comenzó a propagarse por el mundo, la enfermedad ha terminado con la vida de más de medio millón de personas. Sólo en México, desde que se confirmó el primer caso el 28 de febrero, ya se han registrado 32,014 decesos.

Tras el fallecimiento de un ser querido, los familiares enfrentan el dolor de la pérdida, y deben abordar los gastos del sepelio, que en la República varían en función del estado y del proveedor funerario. Mientras que en Monterrey algunas empresas pueden llegar a cobrar hasta 85,000 pesos por un servicio de inhumación básico, en Puebla o Guadalajara, esta misma asistencia se ofrece por 3,480 pesos.

En este sentido, la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) del gobierno de México elaboró un listado del precio promedio de realizar un entierro, o una cremación, en distintas ciudades del país. Esto con la finalidad de ayudar a los dolientes y proporcionarles una guía orientativa, ya que por las medidas de seguridad exigidas por la pandemia, y ante la mayor demanda de sus funciones, los costos de las empresas funerarias pueden haber variado.

Servicio de inhumación

Fotografía fechada el 2 de julio de 2020 que muestra un empleado funerario mientras desinfecta un féretro a su arribo al panteón de San Isidro, en el municipio de Ecatepec (México). EFE/Jorge Núñez
Fotografía fechada el 2 de julio de 2020 que muestra un empleado funerario mientras desinfecta un féretro a su arribo al panteón de San Isidro, en el municipio de Ecatepec (México). EFE/Jorge Núñez

En un servicio de inhumación, la funeraria organiza el velorio y prepara al difunto para darle sepultura. Habitualmente, estas ofrecen distintos planes. El más básico y económico incluye la recuperación y preparación del cuerpo, el arreglo estético, el embalsamiento, el ataúd de madera o metálico y el traslado en carroza al panteón.

Algunos proveedores pueden incluir en ese precio otras prestaciones, como las flores, el uso de cafetería, la sala para el sepelio y el equipo necesario, la gestoría, el transporte para acompañantes o la fosa en el cementerio, pero no es lo habitual y suelen generan un cargo adicional.

En México, el costo promedio de este paquete básico varía según la ciudad. Puebla es la urbe con un precio medio más barato, de 8,315 pesos mexicanos. Le siguen la zona metropolitana de la Ciudad de México, MN 10,744; Villahermosa, MN 12,190 y Culiacán, donde se puede contratar un servicio básico de inhumación por MN 13,245 en promedio.

Los precios medios más altos se encuentran en las ciudades de Tijuana, 19,823; Monterrey, 22,381; y Mexicali, 22,611.

En cuanto al costo individual de cada empresa, la más cara se encontró en Monterrey. Allí, una funeraria pedía por su plan económico MN 85,000. En las ciudades de Puebla y Guadalajara se hallaron las casas fúnebres más baratas, ya que cobraban por su servicio básico 3,480 pesos.

Servicio de cremación

Un empleado que usa ropa protectora desinfecta una caja para guardar cenizas en Funeral Gayosso, mientras el brote de COVID-19 continúa en la Ciudad de México. 11 de mayo de 2020. (Foto: Reuters/Edgard Garrido)
Un empleado que usa ropa protectora desinfecta una caja para guardar cenizas en Funeral Gayosso, mientras el brote de COVID-19 continúa en la Ciudad de México. 11 de mayo de 2020. (Foto: Reuters/Edgard Garrido)

En cuanto al servicio de cremación del difunto, es decir, el proceso de incineración, el plan básico incluye prácticamente lo mismo que el anterior: recuperación y preparación del cuerpo, arreglo estético, embalsamamiento, traslado en carroza para la disposición final del cuerpo y urna. También en este caso, los arreglos adicionales suelen llevar un costo aparte.

La ciudad que cuenta con un precio promedio más bajo para este servicio es la capital del país, MN 12,210; aunque el costo en Puebla es muy similar, de MN 12,392. Le siguen Culiacán, MN 15,688; León, MN 16,188 y Guadalajara, MN 17,909.

En Cancún, Mexicali, y Tijuana, el costo promedio de un plan básico de cremación ronda los 19,000 pesos. Mientras que las ciudades más caras son Villahermosa, MN 20,323 y Monterrey, donde se cobra de media MN 26,436.

Al recopilar los distintos precios de las empresas funerarias, el paquete más caro se halló en Monterrey, donde una empresa pedía 85,000 pesos. El más barato, por su parte, se ofrecía en la Ciudad de México por 2,290 pesos.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Muertes por COVID-19 saturan funerarias y servicios de cremación en el Estado de México

Clausuran vivienda que operaba como funeraria en Tecámac; embalsamaban cadáveres de forma clandestina

“Por favor, que ya termine todo esto”: en las trincheras de la batalla de los médicos mexicanos contra el COVID-19

MAS NOTICIAS