En México el número de casos de COVID-19 aumentó a 405 pacientes confirmados, reportó la Secretaría de Salud (SSa).

La Ciudad de México tiene 66 infectados, luego le sigue Nuevo León, con 52 y Jalisco con 46, Yucatán tiene 24, Quintana Roo, Estado de México y Puebla tiene 22 casos respectivamente.

Además, la cifra de víctimas fatales aumentó a cinco, una más que este lunes. La quinta defunción fue la de una mujer, la primera en el país, de la capital, sin embargo, su familia acusó que su muerte fue debido a negligencias médicas a pesar de pagar grandes sumas por pruebas innecesarias. También un hombre mexicano de 72 años murió en Perú, debido al mismo padecimiento.

Además, hay 1,219 casos sospechosos y 2,161 negativos. Del total de confirmados, 62% son hombres y 38% son mujeres. El 90% de estos pacientes son ambulatorios y el 10% se encuentran hospitalizados.

Entre los pacientes hospitalizados por coronavirus, el 7% se encuentra estable, el 2% se ha recuperado, el 1% está grave y no se presentan pacientes intubados.

Entre las defunciones, el 80% (cuatro casos) son hombres y el 20% (un caso) es una mujer. El 60% fue atendido en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), el 20% se atendió en instalaciones de la SSa y el 20% restante se atendió en hospitales privados.

Tres pacientes (dos hombres y una mujer) fallecieron en la capital mexicana, uno en Durango y otro hombre más en Jalisco. La mediana de edad de las fatalidades es de 61 años: el más joven tenía 41 años y la persona más grande tenía 77 años.

Panorama Nacional Defunciones (Foto: Secretaria de Salud)
Panorama Nacional Defunciones (Foto: Secretaria de Salud)

Entre los casos fatales, el 60% presentaba obesidad y diabetes. El 40% sufría de hipertensión y el 20% se encontraba aquejada por insuficiencia renal crónica y enfermedad pulmonar obstructiva crónica, mejor conocida por sus siglas, EPOC.

Hugo López Gatell, ​subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, aseguró durante la rueda de prensa de este martes que las medidas preventivas y de mitigación tomadas por el gobierno mexicano contemplan que la epidemia se alargue y así permitir que los servicios de salud no colapsen.

“Esperamos una epidemia larga que se podría extender hasta septiembre u octubre, alcanzo su pico máximo de casos en agosto: 80% no graves, 15% de hospitalización y 5% de terapia intensiva”, dijo.

López-Gatell ya había declarado más temprano, y de manera formal, que el país entró en la fase dos de las tres fases de contingencia por coronavirus establecidas por las autoridades sanitarias y la Dirección General de Epidemiología.

La segunda fase es caracterizada por la dispersión comunitaria: los casos en el país son cientos, los brotes son comunitarios, y la transmisión es de tercera generación y superior. Esto significa que el COVID-19 se propaga entre la población sin la necesidad de haber realizado un viaje al extranjero.

El presidente Andrés Manuel López Obrador presentó este martes las medidas que su gobierno adoptará para enfrentar la pandemia del coronavirus, en lo que dijo, es una nueva fase. "Además del plan de antención médica, va actuar la Secretaría de Marina y la Secretaría de Defensa, con el Plan Marina, y con el plan DN III”, indicó el mandatario mexicano.

Por su parte, José Rafael Ojeda Durán, secretario de Marina, anunció que el Plan Marina para combatir el coronavirus empieza a partir de hoy, y estarán apoyando cuando la Secretaría de Salud lo indique, explicó.

El Plan DN III, es un concepto operativo en su primera fase de tres, que son: preventiva, auxilio y recuperación. Dicho plan contempla utilizar los hospitales militares, continuar con la compra y distribución de equipo de medicamentos especializados y la distribución de insumos médicos.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: