Alejandro Moreno es el nuevo dirigente nacional del Partido Revolucionario Institucional (Foto: Graciela López / Cuartoscuro)
Alejandro Moreno es el nuevo dirigente nacional del Partido Revolucionario Institucional (Foto: Graciela López / Cuartoscuro)

Al parecer hoy no fue un buen día para el Partido Revolucionario Institucional (PRI), pues tras la aprehensión del ex director de Petróleos Mexicanos perteneciente al sexenio de Enrique Peña Nieto, sus mensajes como su suerte parecieron tornarse turbios.

Señalando que “las conductas personales no son atribuibles a ninguna institución, pues quienes faltan a la ley son las personas que sirven a ellas”, el PRI de deslindó de Emilio Lozoya, quien fue detenido hoy en Málaga, España a raíz de las acusaciones que tiene sobre corrupción relacionadas a la constructora de origen brasileño, Odebrecht.

Fue a través de un breve comunicado que el partido dirigido por Alejandro Moreno se pronunció a favor de la aplicación estricta de la ley, agotando puntualmente el proceso judicial en el marco del Estado de Derecho.

Básicamente el Revolucionario Institucional se declaró a favor de la legalidad y el respeto a las instituciones en un momento en el que la comunicación institucional no parecía algo que estuviera manejando de manera óptima.

Ello a razón del ya sonado hashtag en Twitter “Échale la culpa al PRI” a través del cual los dirigentes del partido querían dar un giro positivo en relación a la impresión que tienen sobre ellos la opinión pública, intento que se les reviró de manera negativa, pues de inmediato la gente se les fue encima en las redes sociales en las que no se perdió oportunidad para recordar el gran número de ocasiones en las que el PRI estuvo envuelto en situaciones polémicas.

Video en el que el dirigente del PRI, Alejandro Moreno, trató de promover una opinión positiva hacia su partido en redes (Foto: Twitter)
Video en el que el dirigente del PRI, Alejandro Moreno, trató de promover una opinión positiva hacia su partido en redes (Foto: Twitter)

En el video Alejandro Moreno menciona que a su partido se le culpa de todo lo malo que ocurre en México para, acto seguido, comenzar a enunciar toda una lista de políticas públicas que implementaron durante sus gestiones, entre las que mencionan la existencia del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) e incluso la creación del Sistema de Transporte Colectivo Metro (STCM).

Sin embargo, no pudieron haber elegido peor coyuntura o momento para salir a defender al partido bajo esos argumentos, pues se cruzó con la detención de Lozoya Austin, de quien también tuvieron que deslindarse para evitar el quedar aún más enlodados.

Cabe recordar que Emilio Lozoya Austin formaba parte del primer círculo cercano al entonces presidente de México, Enrique Peña Nieto y que, al igual que él, fungió en su puesto como director de Pemex de 2012 a 2018. Por fin hoy fue detenido por la Policía Nacional de España y Fiscalía General de México tras varios meses de estar prófugo de la ley.

Básicamente se le acusa de haber recibido sobornos por parte de la constructora Odebrecht para financiar la campaña presidencial de Peña Nieto a través de su filial petroquímica Braskem, misma acompañó de tiempo completo a Peña mientras se promovía como candidato.

Emilio Lozoya, ex director de Pemex acusado de recibir dinero por parte de la constructora brasileña Odebretch durante la campaña presidencial de Enrique Peña Nieto (Foto: Jovani Pérez)
Emilio Lozoya, ex director de Pemex acusado de recibir dinero por parte de la constructora brasileña Odebretch durante la campaña presidencial de Enrique Peña Nieto (Foto: Jovani Pérez)

Fue la Organización No Gubernamental (ONG) Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI), la que documentó el caso a través del periodista Raúl Olmos, quien detalló que Carlos Fardigas era el director de Braskem, hoy delator del caso ante la justicia brasileña que asegura que acompañaron a Peña Nieto todo el tiempo y, no sólo a él, si no a todo su equipo, además de avalar la campaña del priísta a través de tres transferencias equivalentes a 1.5 millones de dólares.

Dichos desvíos de dinero para financiar la campaña de Peña, fueron transferidos a una empresa llamada Latin America Asia Capital, misma que se encuentra en las Islas Vírgenes y que ha sido relacionada por testigos delatores con el actual detenido Emilio Lozoya Austin.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: