Un alto costo y poca vida útil: la realidad detrás de computadoras y celulares, los regalos cada vez más frecuentes en Día de Reyes

La Profeco informó que empresas planifican la obsolescencia de sus productos para que los consumidores los compren con mayor frecuencia

(Foto: Piqsels)
(Foto: Piqsels)

Cada vez es más frecuente que en Navidad y Día de Reyes se regalen dispositivos tecnológicos como computadoras y celulares que requieren de un gran gasto de dinero. Pero la mayoría de los productos tienen una vida útil muy reducida.

Según la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), los fabricantes planifican el tiempo de vida de sus artículos para que su funcionalidad sea menor y las personas compren de manera más frecuente. Para esto, utilizan distintos tipos de obsolescencia con diferentes periodos de tiempo, dependiendo del artefacto.

Lo que provoca que de pronto el instrumento deje de funcionar, su reparación sea muy costosa o las piezas necesarias para que vuelva a servir de manera óptima no están disponibles en el mercado.

(Foto: Pixabay)
(Foto: Pixabay)

Existen tres tipos de obsolescencia según el organismo: la funcional y tecnológica, que se da por un defecto utilidad o de incompatibilidad; la de calidad, que es cuando después de un tiempo el dispositivo comienza a fallar, y la psicológica; que se refiere a que el usuario crea que su producto sea nuevo o esté en tendencia.

Estos fenómenos son cada vez más comunes. El estudio Consumers International indica que del año 2013 al 2018, la renovación de electrodomésticos, por ejemplo, pasó de 3,5 a 8,3%. Esto provoca, además de mayor gasto en las familias que deciden invertirlo en este tipo de dispositivos, mayor generación de basura.

Cifras de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) indican que durante 2018 se generaron más de 50 millones de toneladas de residuos tecnológicos a nivel mundial. Lo que equivale a tirar a la basura 125.000 aviones o 4.500 Torres Eiffel. En el caso de México, cada persona genera al año 8,5 kilos de basura electrónica.

(FOTO: MAGDALENA MONTIEL / CUARTOSCURO)
(FOTO: MAGDALENA MONTIEL / CUARTOSCURO)

Según la Oficina Europea del Medio Ambiente (EEB por sus siglas en inglés), la vida útil de algunos aparatos es la siguiente: celular, tres años; impresora de inyección de tinta, tres años; computadora, 4,5 años; aspiradora 6,5 años y lavadora 11,4 años.

“Para atacar el problema de forma global se plantea una nueva visión circular para los aparatos tecnológicos, también conocida como ‘producción de ciclo cerrado’. Consiste en ampliar la duración de los aparatos y contemplar procesos de reciclaje de los componentes que sólo son valiosos pero peligrosos para la salud humana o el medio ambiente”, informó la Profeco sobre su trabajo en conjunto con el Instituto Politécnico Nacional (IPN).

También aconsejó aumentar los periodos de garantía de los productos para que los consumidores puedan acceder de manera más sencilla y gratuita a las reparaciones.

(Foto: Pixinio)
(Foto: Pixinio)

El Día de Reyes y la industria del juguete en México

En los festejos del 6 de enero cada año se regalan cada vez menos juguetes y más aparatos tecnológicos. El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) informó que la fabricación de los productos infantiles ha decrecido desde el 2016. Ese año la manufactura fue de 95,3% (comparando con 2013, cuando más se han elaborado juguetes), mientras que en 2019 fue de 78.5%.

Mientras que el consumo de dispositivos digitales aumenta. Según la Cámara de Comercio, Servicios y Turismo en Pequeño (Canacope), siete de cada diez niños piden a los Reyes Magos artículos como celulares, videojuegos, tabletas electrónicas o reproductores de música.

A la par, se ha dado a conocer que desde hace cinco años los niños han visitado 30% más clínicas del sueño por el uso excesivo de gadgets.

MÁS SOBRE ESTE TEMA