(Foto: Margarito Pérez Retana/ Cuartoscuro)
(Foto: Margarito Pérez Retana/ Cuartoscuro)

Después de un polémico proceso de selección y tras una asunción llena de caos y denuncias de fraude, la nueva titular de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), Rosario Piedra, comenzó con un tropiezo tras expresar su desconocimiento de que en México, uno de los países más inseguros para los periodistas, había comunicadores asesinados.

“¿Han asesinado periodistas?”, preguntó Piedra Ibarra después de haber asumido al frente de la CNDH, tras ser cuestionada sobre la grave situación que se vive en el país por la falta de protección a este gremio. “Mire, yo he visto todo lo que pasó en los sexenios pasados y es algo terrible”, añadió.

Después de dichas respuestas, la Comisionada nacional no ha realizado comentarios sobre el tema. Sin embargo, la situación es una de las peores en el mundo para los periodistas que trabajan en el país.

Piedra asumió este lunes como titular de la CNDH a pesar de las críticas en su contra (Foto: Cuartoscuro)
Piedra asumió este lunes como titular de la CNDH a pesar de las críticas en su contra (Foto: Cuartoscuro)

De acuerdo con el registro de la organización no gubernamental Artículo 19, en el país han sido asesinados, en posible relación con su actividad profesional, 131 periodistas entre el año 2000 y 2019, las dos décadas donde la situación se recrudeció.

Del total, 121 han sido hombres y 10 han sido mujeres. Apenas en cinco estados de los 32 en total no ha perdido la vida algún comunicador, y estados como Veracruz, con un pico de 27 homicidios, así como Tamaulipas (14), Chihuahua (13), Guerrero (13) y Oaxaca (13), son las entidades con peores números.

En el sexenio de Vicente Fox (2000-2006) fueron asesinados 22 periodistas, pero la situación se agravó aún más con Felipe Calderón (2006-2012), que lanzó la llamada “Guerra contra el narcotráfico”: mataron en ese tiempo a 48 informadores. Con Enrique Peña Nieto (2012-2018) nada mejoró: en su mandato murieron 47 comunicadores.

Las estadísticas en México entre 2000 y 2019 (Foto: Artículo 19)
Las estadísticas en México entre 2000 y 2019 (Foto: Artículo 19)

Ni siquiera Andrés Manuel López Obrador, quien prometió en campaña la pacificación del país bajo el eslogan “abrazos, no balazos” ha podido detener la tendencia. A punto de cumplir un año al frente del país, en México han perdido la vida 11 periodistas bajo el gobierno del tabasqueño de 66 años.

Con estos números, México es el país más violento para ejercer el periodismo en América.

Este 2019, a falta de seis semanas para su conclusión, ha sido el tercer peor año desde el 2000, con diez comunicadores asesinados, apenas por detrás de 2017, con 12 homicidios de este tipo, y de 2016, con 11.

Los rostros de algunos de los periodistas asesinados por ejercer su profesión en México (Foto: Especial)
Los rostros de algunos de los periodistas asesinados por ejercer su profesión en México (Foto: Especial)

En caso de que la tendencia continúe, la presidencia de López Obrador podría culminar con números más preocupantes que los de sus antecesores. Es por ello que Artículo 19 y otras organizaciones pidieron por una CNDH “fuerte, autónoma y sólida frente a autoridades que cometan violaciones a derechos humanos".

“De lo contrario, difícilmente revertiremos esta grave crisis en derechos humanos”, señalaron.

Piedra Ibarra, por su parte, no ha respondido a las críticas particulares sobre su supuesta ignorancia frente a la violencia contra informadores, pero en un comunicado publicado este jueves, aseguró que su trabajo “no será de oficina”. “Caminaré al lado de las mujeres, las niñas y niños, adolescentes, personas mayores, la comunidad LGBTTTIQ, periodistas”, entre otros, señaló.

La titular de la CNDH hasta 2023 también destacó su convencimiento de que la institución que encabezará requiere “una profunda reforma”. “La impulsaremos escuchando a todas y todos, en diálogo constante con el poder legislativo”, precisó.

La mujer también anunció su renuncia a la militancia de Morena, el partido político del presidente Andrés Manuel López Obrador, después de las severas críticas a su independencia, una de las virtudes más importantes para la cabeza de la Comisión de Derechos Humanos.

MÁS SOBRE ESTE TEMA