Video: Gobierno de México.

La fallida detención de Ovidio Guzmán López a manos del gobierno mexicano cada vez genera más interrogantes. Los motivos que condujeron a su liberación el pasado 17 de octubre en Culiacán, Sinaloa, hacen suponer que la administración de Andrés Manuel López Obrador se ha visto superada por el narcotráfico.

Un video liberado este miércoles por el Ejecutivo, en el que se observa el momento en que el Ejército aprendió al hijo de Joaquín “El Chapo” Guzmán, ex líder del cártel de Sinaloa, genera mayores dudas sobre el actuar de las autoridades. La cortesía con que se ejecutó su aprehensión parece desproporcionada, sobretodo cuando se observa con atención la grabación.

Y es que en ella se observa claramente que Ovidio Guzmán portaba un arma de fuego y aún así, el personal de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) le permitió entregársela a uno de los sujetos que se encontraba con él en su domicilio. La pistola se ve con claridad, sin embargo, en ningún momento del video se observa que los agentes la decomisen.

Video: Gobierno de México

En las imágenes, se ve cómo elementos de la policía ministerial rodean el domicilio donde se encontraba el capo. Le ordenan que salga al exterior, le piden que esté tranquilo y le preguntan si va armado. Él responde que no, “ya no”. Segundos antes, se ve cómo le entrega la pistola a uno de los hombres que se encontraba con el en domicilio. Se trata del sujeto con playera blanca, que a pesar de ya estar en aparente custodia de las autoridades, tiene la libertad de dar la media vuelta, tomar el arma e ingresarla a la casa. Fue hasta después de ponerla bajo resguardo, cuando el compañero de Ovidio salió y se entregó.

La pistola en pleno operativo no es la única ni la más grave de las fallas de las fuerzas del Estado. Hay de hecho, una serie de errores sistemáticos que culminan con la llamada telefónica que realiza el hijo del Chapo cuando ya estaba detenido.

“Ya paren todo, por favor. Ya paren todo, oiga, ya me entregué. Pero ya dígales. Ya no quiero pedos, ya no quiero que haya desmadres. ¡Ya no quiero que haya desmadres por favor!”, le dice Ovidio a la persona que se encuentra al otro lado del teléfono y que, según algunas versiones, podría haberse tratado de su hermano Iván Archivaldo.

(Foto: Infobae)
(Foto: Infobae)

Esto ocurrió entre las 14:30 y las 15:50 horas; y fue hasta las 19:00 horas que las autoridades decidieron liberar a Guzmán López. Sin embargo, estos tres minutos de video revelan parte del tropiezo táctico de las autoridades en Culiacán, que culminó con horas de terror en la ciudad por el enfrentamiento entre el crimen organizado y las autoridades.

Según el titular de la Sedena, Luis Cresencio Sandoval, una hora después del suceso del video se informó al presidente Andrés Manuel López Obrador de lo que estaba ocurriendo en la ciudad sinaloense. Aproximadamente una hora después de la operación, se reportaron vehículos con gente armada rodeando la casa donde se llevaba a cabo el operativo, y también en las bases militares de operaciones de Cosalá, Costa Rica y El Fuerte.

La detención de Ovidio Guzmán López provocó que un “ejército” de cerca de 300 sicarios tomara por asalto la ciudad de Culiacán (Foto: Cuartoscuro)
La detención de Ovidio Guzmán López provocó que un “ejército” de cerca de 300 sicarios tomara por asalto la ciudad de Culiacán (Foto: Cuartoscuro)

De acuerdo con Sandoval, el plan era trasladar al hijo de Guzmán Loera desde su domicilio hasta el aeropuerto una vez realizada su detención, cuyo trayecto es de 25 minutos. Sin embargo, debido a la violencia y amenazas generadas por los sicarios del Cártel de Sinaloa, Ovidio Guzmán fue liberado por el gobierno mexicano.

El Gobierno de México tomó la decisión de soltar al hijo del “Chapo” bajo el argumento de que sólo así se podía proteger la vida de los ciudadanos de Culiacán. "No puede valer más la captura de un delincuente que la vida de las personas”, justificó el mandatario tras el fallido operativo.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: