La organización criminal que encabeza Tse Chi Lop suele ocultar la droga en bolsas de té (Foto: Reuters)
La organización criminal que encabeza Tse Chi Lop suele ocultar la droga en bolsas de té (Foto: Reuters)

El Buró Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés) tiene un nuevo objetivo: Tse Chi Lop, un ciudadano canadiense nacido en China, al que medios de comunicación han llamado “El Chapo” asiático por la cantidad de droga y dinero que maneja.

El narcotraficante encabeza un cártel al que sus integrantes llaman “La Compañía” o el sindicato Sam Gor, que mueve toneladas de metanfetamina, heroína y ketamina (y rápido anestésico que se utiliza como droga para cometer violaciones) en la región de Asia Pacífico, desde Japón a Nueva Zelanda.

A Tse Chi Lop a menudo se le compara también con el narcotraficante colombiano Pablo Escobar, por el poder que ha alcanzado en el mundo de las drogas.

La Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) calculó que el cartel, que a menudo oculta sus drogas en paquetes de té, tiene una participación del 40% al 70% del mercado regional de metanfetamina, el que ha expandido al menos cuatro veces en los últimos cinco años.

El narcotraficante asiático es comparado con
El narcotraficante asiático es comparado con "El Chapo" por la dimensión de su imperio criminal (Foto: AP)

De acuerdo con la agencia Reuters, Tse, de 55 años, es el objetivo principal de la Operación Kungur, una extensa investigación antinarcóticos. Dirigida por la Policía Federal Australiana (AFP), involucra a unas 20 agencias de Asia, América del Norte y Europa. “Es, con mucho, el mayor esfuerzo internacional jamás realizado para combatir a los sindicatos de narcotraficantes asiáticos, dicen los agentes de la ley involucrados en la investigación. Abarca autoridades de Myanmar, China, Tailandia, Japón, Estados Unidos y Canadá. Taiwán”.

Según un documento de la AFP citado por Reuters, la organización “ha estado relacionada o directamente involucrada en al menos 13 casos” de tráfico de drogas desde enero de 2015.

El narcotraficante estaría aliado con cinco grupos de tráfico de drogas en Asia. También, se sabe que tiene una pandilla protectora de boxeadores tailandeses, además de que vuela en aviones privados y una noche perdió 66 millones en un casino.

La dimensión de la operación para atrapar a Tse Chi Lop es comparada con la organizada para capturar al colombiano Pablo Escobar (Foto: archivo)
La dimensión de la operación para atrapar a Tse Chi Lop es comparada con la organizada para capturar al colombiano Pablo Escobar (Foto: archivo)

De acuerdo con las investigaciones, también formaría parte de una mafia de trata de personas, pero no ha sido identificado públicamente como jefe de alguna organización de este tipo.

Una investigación realizada en años anteriores por Reuters, constató que la organización es verdaderamente transnacional. Cuatro de los 19 líderes de Sam Gor en la lista de la AFP son ciudadanos canadienses, incluido Tse, a quien la policía suele llamar “T1”, el objetivo principal. Otros son originarios de Hong Kong, Macao, Taiwán, Malasia, Myanmar, Vietnam y China continental.

La información que hasta ahora se tiene del sindicato es que enormemente rico, disciplinado y sofisticado, en muchos sentidos más sofisticado que cualquier cartel latinoamericano. Sam Gor abastece un mercado de drogas más grande y disperso y colabora con una gama más diversa de grupos criminales locales que los carteles latinos, incluidos la Yakuza de Japón, las pandillas de motociclistas de Australia y las pandillas étnicas chinas en todo el sudeste asiático.

La red delictiva también es menos propensa a brotes incontrolados de violencia interna que los cárteles latinos, según la policía. El dinero es tan grande que las antiguas rivalidades empapadas de sangre entre los grupos criminales asiáticos se han dejado de lado en una búsqueda unida de ganancias gigantescas.

“Los grupos criminales en el sudeste asiático y el Lejano Oriente operan con una eficiencia perfecta”, señaló un oficial a Reuters.

Las bolsas de té suelen ser el escondite de la droga de la organización (Foto: Reuters)
Las bolsas de té suelen ser el escondite de la droga de la organización (Foto: Reuters)

En la década de 1990, Tse viajó entre América del Norte, Hong Kong, Macao y el sudeste asiático, dijo un investigador principal de AFP. Se levantó para convertirse en un miembro de rango medio de una red de contrabando que obtuvo heroína del Triángulo Dorado, la región ilegal productora de opio donde se encuentran las fronteras de Myanmar, Tailandia, China y Laos.

En 1998, según los registros judiciales, Tse fue procesado por cargos de tráfico de drogas en el Tribunal del Distrito Este de Nueva York. Fue declarado culpable de conspiración para importar heroína a Estados Unidos, según los registros. Una posible cadena perpetua colgaba sobre su cabeza.

A través de una petición presentada por su abogado en 2000, Tse pidió clemencia.

Explicó que sus padres enfermos necesitaban atención constante. Su hijo de 12 años tenía un trastorno pulmonar. Su esposa estaba abrumada. Si se liberaba, prometió Tse, abriría un restaurante. Expresó “gran dolor” por su crimen, según muestran los registros judiciales.

Después de ser liberado en 2006, la policía señala que regresó a Canadá, donde se suponía que debía estar bajo supervisión durante los próximos cuatro años. No está claro cuándo regresó Tse a sus antiguas guaridas en Asia. Pero los registros corporativos muestran que Tse y su esposa registraron un negocio, China Peace Investment Group Company Ltd, en Hong Kong en 2011.

La última información disponible señala que tiene el cabello dividido en el centro y el sentido de la moda informal de un típico hombre de familia chino de mediana edad, dijo un agente de la AFP. Sin embargo, una mayor vigilancia mostró que0 Tse era un gran gastador con un profundo respeto por su seguridad personal.

Tse organiza lujosas fiestas de cumpleaños cada año en resorts y hoteles de cinco estrellas, volando con su comitiva en aviones privados. En una ocasión, se quedó en un resort en Tailandia durante un mes, recibiendo a los visitantes junto a la piscina en pantalones cortos y una camiseta, según un miembro del grupo de trabajo que investiga el sindicato.

Tse era un visitante frecuente de los casinos de Asia y le gustaba apostar a los caballos.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: