Enrique Krauze y Andrés Manuel López Obrador. (Foto: Cuartoscuro)
Enrique Krauze y Andrés Manuel López Obrador. (Foto: Cuartoscuro)

"Magnánimo", así calificó el historiador Enrique Krauze el primer Grito de Independencia del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Uno de los críticos más férreos del mandatario, hizo votos la noche del domingo, porque el gesto de López Obrador sirva para unificar a los mexicanos.

"Que el magnánimo Grito del presidente @lopezobrador_ sea el primer paso para la reconciliación nacional", escribió en su cuenta de Twitter, poco después de que AMLO encabezara la ceremonia cumbre por los festejos de Independencia junto a su esposa en Palacio Nacional.

Krauze ha criticado la tesitura populista de la política de López Obrador. Desde la campaña presidencial de 2018, fue enérgico al señalar que no era conveniente para México la visión del tabasqueño.

Después de su primer mensaje, Krauze puntualizó que no se trataba del fin de su postura crítica a la presidencia, sino de la esperanza de un entendimiento por la tolerancia.

"La reconciliación no significa que todos pensemos igual. La reconciliación no significa abolir la crítica. La reconciliación significa respeto mutuo y debate libre", aclaró.

López Obrador, como casi todos los presidentes de México, imprimió su sello personal a la arenga por México y su independencia. Con 20 "vivas", incluyó por primera vez a los héroes anónimos y a los pueblos indígenas.

¡Viva la Independencia!

¡Viva Miguel Hidalgo y Costilla!

¡Viva José María Morelos y Pavón!

¡Viva Josefa Ortiz de Domínguez!

¡Viva Ignacio Allende!

¡Viva Leona Vicario!

¡Vivan las madres y los padres de nuestra patria!

¡Vivan los héroes anónimos!

¡Viva el heróico pueblo de México!

¡Vivan las comunidades indígenas!

¡Viva la libertad!

¡Viva la justicia!

¡Viva la democracia!

¡Viva nuestra soberanía!

¡Viva la fraternidad universal!

¡Viva la paz!

¡Viva la riqueza cultural de México!

¡Viva México!

¡Viva México!

¡Viva México!

Contrario a administraciones pasadas, el presidente estuvo acompañado en el balcón presidencial solo por su esposa, Beatriz Gutiérrez. No hubo invitados especiales o el resto de su familia.

López Obrador ha tenido duros enfrentamientos con Enrique Krauze. Lo ha ubicado como un intelectual conservador que sirvió a los intereses de los gobiernos priistas.

Para Krauze, líderes como López Obrador consolidan un poder personal "al margen de las leyes, las instituciones y sus libertades".

-En primer lugar hay que decir que muchas veces llegan al poder (los líderes populistas) por agravios que son reales, por un sentimiento justificado de indignación y es el caso de México. Es decir, el votante lleva al cambio radical de gobierno porque la impunidad y la corrupción era intolerable. Entonces, la bandera con la que llega el gobernante, en este caso, López Obrador en México, es perfectamente legítima y entendible y no sólo eso, es algo que había y que aún hay que aplaudir: la voluntad y el deseo de combatir frontalmente la corrupción, la impunidad. Así que en cuanto a los motivos que han llevado en México y llevan a otros casos a este cambio radical de régimen y de gobierno, a mi me parece entendible. Lo que ocurre es que los fines son justificados, pero los medios, los instrumentos que se emplean muchas veces para llegar a esos fines son equivocados y más aún, son contraproducentes.

Yo no dudo que Hugo Chávez haya tenido una intención genuina de mejorar la vida de los pobres en Venezuela. Lo hizo por un tiempo muy breve, pero desorganizó la economía, la política, la sociedad de tal modo que precipitó él al país, el más rico en petróleo de América Latina y de los más ricos del mundo, en una crisis inimaginable. Entonces, es un tema de fines y medios. Los propósitos son admirables. Muchas veces los instrumentos o medios no son adecuados y son contraproducentes.