La mayoría de los mexicanos que trabajaban en las Torres Gemelas eran ilegales (Foto: Archivo)
La mayoría de los mexicanos que trabajaban en las Torres Gemelas eran ilegales (Foto: Archivo)

A 18 de años de uno de los acontecimientos que marcaron no solo a los Estados Unidos, si no al mundo y donde estuvieron varios mexicanos, se  recuerda a los 5 connacionales que fueron identificados tras el atentado en las Torres Gemelas. 

El 11 de septiembre de 2001 a las 8:46 am (tiempo del este en EEUU) un vuelo de American Airlines que viajaba de Boston a Los Angeles, golpeó la torre norte del World Trade Center en la ciudad de Nueva York, suceso que desencadenó una serie de historias que incluye a varios mexicanos.

Las ceremonias están enfocadas en la conmemoración de las cerca de tres mil personas que murieron cuando los aviones secuestrados se impactaron en contra de las Torres Gemelas, el Pentágono y un campo de Shanksville.

Todos los nombres de aquellas víctimas son leídas en voz alta en una ceremonia en la Zona Cero, donde la hora exacta en que los aviones chocaron y los edificios se desplomaron, se recuerdan con momentos de tristeza, silencio y toques de campana.

Solo 5 nombres de mexicanos aparecen en el memorial de las víctimas (Foto: Cuartoscuro)
Solo 5 nombres de mexicanos aparecen en el memorial de las víctimas (Foto: Cuartoscuro)

Sin embargo, el nombre de los mexicanos que estuvieron involucrados se recuerda poco y han pasado desapercibidos a lo largo del tiempo, los connacionales que buscaban mejores condiciones de vida estuvieron entre los fallecidos de aquel fatídico día.

Las cifras extraoficiales revelan que fallecieron 16 mexicanos, sin embargo las autoridades estadounidenses solo pudieron identificar con pruebas de ADN a cinco que fueron inscritos y recordados en el Memorial y Museo 9/11 en Nueva York.

Las cinco personas fueron identificadas como Antonio Meléndez, Antonio Javier Álvarez y Leobardo López Pascual de Puebla, así como Juan Ortega Campos de Morelos y Martín Morales Zempoaltécatl de Tlaxcala.

Los cuatro primeros trabajaban en el restaurante Windows of the World, en el piso 107 de la torre uno. Juan Ortega trabajaba en Fines and Shapiro. Las familias de estos tres connacionales son las únicas que recibieron recursos del Fondo Federal de Compensación. Cada una, entre USD 1.1 y 1.5 millones como finiquito, de acuerdo con información del consulado México en Nueva York. Otras 11 personas fueron reconocidas a plenitud por el consulado.

La mañana de 11 de septiembre dentro de las Torres Gemelas se encontraban también Arturo Alba Moreno de Ciudad de México, José Manuel Contreras Fernández de Jalisco, Germán Castillo García del Estado de México y José Guevara González de Aguascalientes.

La Asociación Tepeyac que promueve los derechos humanos de los migrantes mexicanos en Nueva York, indicó que es probable que la cifra de mexicanos muertos sea mucho mayor, pero debido a su condición migratoria nunca se supo de su fallecimiento; algunos usaban otro nombre, una identificación falsa o simplemente no había registros de que trabajaban en alguna de las Torres.

Miles de muertos siguen sin identificarse (Foto: AP)
Miles de muertos siguen sin identificarse (Foto: AP)

La asociación acompañó a los familiares y dio seguimiento a los casos, detectando que muchas familias no reportaron la desaparición de sus seres queridos entre los escombros de las torres por miedo a que eso pudiera afectar su situación migratoria y otros simplemente no pudieron comprobar que estaban ahí de acuerdo con los requisitos del gobierno.

A ellos se sumarían otros 450 mexicanos repartidos en restaurantes, florerías, cafeterías, pizzerías, los carros de hot dogs, departamentos cercanos a donde los mexicanos iban a hacer limpieza. Ninguno fue reconocido y mucho menos identificado. En todos los decesos pesó la calidad de ilegal.

Desde el atentado, han pasado 18 años de los aviones impactando en los edificios en una imagen que diera la vuelta al mundo y que tras el derrumbe se diera una de las mayores tragedias en EEUU que dejó cientos de muertos.

A la fecha existen restos humanos que esperan ser identificados y de los más de 2,000 muertos registrados en los ataques, hasta ahora solo han sido identificados mil 642,111 continúan sin ser identificados.