Guadalajara, la capital de Jalisco, fue la ciudad en la que aterrizó el narco en los ochenta.
Guadalajara, la capital de Jalisco, fue la ciudad en la que aterrizó el narco en los ochenta.

Jalisco es históricamente uno de los estados prioritarios para los cárteles del narcotráfico en México, su ubicación geográfica, las oportunidades de inversión, la existencia de playas, sierras y grandes ciudades facilitan a los grupos criminales sus operaciones y ocultarse de las autoridades.

En el el estado se han registrado tres de los sucesos relacionados con el narco y que generaron más impacto en la opinión pública nacional e internacional: el secuestro, tortura y asesinato del ex agente de la DEA, Enrique Camarena Salazar en 1985, el asesinato del cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo en 1993, y el derribo de un helicóptero de la Marina en 2015.

Esta semana la entidad dio nuevamente de qué hablar al ser sede de hechos violentos relacionados con la delincuencia organizada. El primero de estos  fue un reporte publicado por la organización Insight Crime en el que detallaba cómo el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), que se apropió de la entidad, tenía una nueva modalidad de enterrar a sus víctimas para evitar la localización de sus cuerpos.

La modalidad de enterrar cuerpos en fosas clandestinas en zonas alejadas ahora está cambiando (Foto: Especial)
La modalidad de enterrar cuerpos en fosas clandestinas en zonas alejadas ahora está cambiando (Foto: Especial)

La nueva modalidad consiste en ocultar los cuerpos en viviendas, ya que al tratarse de propiedades privadas, las autoridades no pueden ingresar a hacer una revisión, a menos que cuentan con un permiso judicial.

A las afueras de la capital, Guadalajara, el número de cuerpos en una fosa clandestina hallados el 21 de julio ascendió a 21, luego de que las autoridades descubrieran 12 cuerpos y 11 bolsas con restos humanos enterrados en el patio de una casa en el municipio de Tonalá, según un informe de la agencia AFP.

En el mes de mayo, las autoridades descubrieron los restos de por lo menos 34 individuos en dos propiedades ubicadas al oeste de Jalisco.

En una investigación Zona Docs reveló, de acuerdo con datos oficiales, que Jalisco es uno de los estados en los que se han encontrado más cuerpos en fosas clandestinas en los últimos años. En lo que va de 2019, la Fiscalía General del estado ha localizado al menos 13 fosas clandestinas y ha hallado más de 70 cuerpos.

Nemesio Oseguera Cervantes, alias “El Mencho” y el CJNG han sembrado el terror en el estado (Foto: Archivo)
Nemesio Oseguera Cervantes, alias “El Mencho” y el CJNG han sembrado el terror en el estado (Foto: Archivo)

Desde hace meses se busca en la entidad a Nemesio Oseguera Cervantes "El Mencho", líder del CJNG. Otros cárteles como el de Sinaloa, también opera en la entidad, además de otros locales, como el Nueva Plaza, una escisión del Cártel Jalisco, lo que hace que se viva en un estado permanente de tensa calma.

Esta tensa calma se perdió el 31 de julio, cuando en comando disparó a uno de los comensales en un restaurante Carls Jr en Plaza Galerías, municipio de Zapopan. En el lugar se encontraba María Luisa Aguirre de Echevarría, esposa del gobernador de Nayarit, y sus dos hijos, quienes resultaron ilesos gracias a la intervención de los escoltas.

El hombre asesinado era Martín Arzola Ortega, alias "El 53" o "El Negro" quien era integrante de la célula criminal denominada "Los Deltas" que está bajo las órdenes del Cártel de Jalisco Nueva Generación, y que es la encargada de coordinar las operaciones de distribución de droga y ejecutar a integrantes de otros grupos rivales en la Zona Metropolitana de Guadalajara.

El 31 de julio fue asesinado un sicario en Plaza Galerías (Foto: Especial)
El 31 de julio fue asesinado un sicario en Plaza Galerías (Foto: Especial)

"El 53" fue sentenciado en 2009 a 24 años de prisión pero recuperó su libertad mediante amparos judiciales.

Este viernes, la violencia del crimen organizado azotó nuevamente a Jalisco cuando el comisario de la Policía de Tepatitlán, Arturo Gómez Vargas, fue asesinado a la altura del Rancho Cuatro Milpas, cuando un comando les disparó a él y a su escolta.

La historia de Jalisco y el narco

Jalisco es conocido como la tierra del mariachi y el tequila, pero después de Sinaloa es el estado que tiene una relación más estrecha con el tema del narcotráfico y es que sus historias van de la mano.

A mediados de los años setenta, la llamada "Operación Cóndor", para muchos el inicio de la guerra contra las drogas, expulsó de Sinaloa a un grupo de capos importantes que encontraron en Guadalajara, la capital, un refugio para continuar con sus actividades ilícitas.

En este grupo se  encontraban Rafael Caro Quintero, actualmente prófugo de la justicia; Ernesto Fonseca Carrillo "Don Neto" y Miguel Ángel Félix Gallardo, quienes integraron el llamado Cártel de Guadalajara. Los tres líderes cayeron presos luego de la desaparición y muerte del ex agente de la DEA, Enrique Camarena Salazar  y parte de su estructura fue la base para integrar el Cártel de Sinaloa.

Rafael Caro Quintero cuando estuvo detenido en Puente Grande (Foto: Cuartoscuro)
Rafael Caro Quintero cuando estuvo detenido en Puente Grande (Foto: Cuartoscuro)

Con los recién llegados, la capital de Jalisco floreció: empezaron a construirse grandes fraccionamientos de lujo, plazas comerciales, hoteles, pero también los enfrentamientos en las calles.

El estado ofrece una serie de ventajas que lo han convertido en el preferido de distintos cárteles como el Sinaloa, Tijuana, y Jalisco Nueva Generación para blanquear sus capitales.

"Aquí es donde algunos capos en los años ochenta vieron muy atractivas muchas condiciones como flexibilidad con los políticos para vivir aquí. Se vinieron no sólo capos sino familias completas a vivir porque era un paraíso donde encontraron educación para los hijos, empezaron a convivir con los hijos de políticos y se fue gestando así una simbiosis entre estos grupos de delincuencia", dijo a Infobae en 2017 Francisco Jiménez Reynoso, investigador de la Universidad de Guadalajara.

Entre las ventajas que a más de tres décadas de distancia ofrece el estado están que tiene una clase media pujante a la que le gusta el dinero sin importar el origen; el estilo de vida narco se ha convertido en un modelo aspiracional y las autoridades locales ven los cárteles con cierto temor.

Puerto Vallarta, uno de las plazas disputadas por los cárteles en Jalisco (Wikimedia)
Puerto Vallarta, uno de las plazas disputadas por los cárteles en Jalisco (Wikimedia)

Económicamente es el tercer estado más importante del país y tiene una ubicación geográfica que lo conecta con el Pacífico, lo que obliga a que por aquí pase gran parte del comercio con Asia. Tiene espacios turísticos de calidad como las playas de Puerto Vallarta, una de las preferidas por el turista extranjero.

Tiene aeropuertos, conectividad con los estados del norte y del sur, importantes servicios financieros y distintos espacios hacia donde crecer y por otro lado, no es una economía tan grande como la de la Ciudad de México, por lo que hasta cierta forma aún ofrece a los narcos y a sus negocios anonimato.