(Foto: Armando Monroy/Cuartoscuro.com)
(Foto: Armando Monroy/Cuartoscuro.com)

Ricardo Sheffield Padilla, titular de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), reveló cuál es la gasolinera en todo el país que más le roba combustible a los consumidores.

La gasolinera, ubicada en el kilómetro 20+360 de la carretera federal Amozoc-Teziutlan (en Acajete, Puebla), se quedaba con más de 3 litros por cada 10 que vendía.

Dicho en otra medida, de cada 20 litros que despachaba a una persona, la estación de servicio se quedaba con 6 litros 670 mililitros del codiciado combustible. Robaba cerca de un 30 por ciento.

El caso de la gasolinera, a cargo de un tal José Óscar Cervantes López, fue tildado como "verdaderamente escandaloso". Pero no fue el único.

(Cuartoscuro)
(Cuartoscuro)

Durante la verifiación aleatoria que Profeco realizó a 125 gasolineras del 17 al 21 de junio, cuatro se negaron a ser verificadas y hubo tres "muy mal portadas", entre ellas una Servicios Fresnos SA (Chalco) que no tenía bitácora de calibración en sus bombas.

"En sus bombas no había calibración, lo que quiere decir que la computadora no estaba registrando los litros que despachaba. Esto implica que el control de venta de litros estaba por fuera de las bombas. No pudimos encontrar el transmisor, pero, al no haber registro de calibrador en la bitácora de eventos, se cerraron todas las bombas de esta gasolinera, porque evidentemente estaba robando a los consumidores", aseguró Sheffield en la conferencia mañanera del presidente López Obrador.

En Acala, Chiapas, se ubicaron tres bombas que fueron inmovilizadas y en las cuales se aplicaba un mecanismo electrónico de rastrillo, que permitía un control a distancia que "rasuraba" a los litros de combustible.

"También encontramos un rastrillo en una gasolinera pequeña, a nombre de Carlos Cesarín Ortega Trujillo, en Acala, Chiapas. En tres dispensadores se encontró este dispositivo que funciona a distancia para rasurar (digitalmente) los litros que se ofrecen al consumidor", añadió el procurador, antes de asegurar que se habían cerrado todas las bombas de esta gasolinera.

El "software" con el que se roban litros

Del lado izquierdo se ve la caja blanca que adaptan para manipular la cantidad de litros a vender (Foto: Captura pantalla)
Del lado izquierdo se ve la caja blanca que adaptan para manipular la cantidad de litros a vender (Foto: Captura pantalla)

A principios de mes Ricardo Sheffield informó que habían descubierto irregularidades en varias estaciones despachadoras de gasolina que engañan a los usuarios.

Utilizó el ejemplo de una ubicada en Champotón, Campeche; donde la bomba tenía un equipo adaptado para alterar los litros de producto que venden a los consumidores, para que no reciban litros de a litro.

"Procedimos más allá y abrimos una caja que está dentro de la bomba; volteamos la tarjeta que controla la bomba y encontramos la clara diferencia entre cómo es la tarjeta de fábrica y cómo es la que se le adapta un software".

Así, Profeco dio a conocer la existencia de un “rastrillo”, el aparato con el que alguien puede modificar a distancia, con solo apretar un botón, la cantidad de gasolina que se despacha en la estación del servicio.

Ricardo Sheffield explicó cómo funciona el "software" (Foto: Captura pantalla)
Ricardo Sheffield explicó cómo funciona el “software” (Foto: Captura pantalla)

“Aparentemente no es ‘pirata’, porque pareciera que el mismo fabricante está vendiendo ‘por abajo del agua’ el ‘rastrillo’, porque si no, no se pudiera adaptar a la tarjeta”, explicó Sheffield.

Dijo que será trabajo de la Fiscalía General de la República investigar quiénes trabajan detrás del aparato, pero que Profeco ya inició una denuncia penal contra quienes resulten responsables.

Estableció que por lo menos un 8% del total de las gasolineras podrían estar utilizando este “rastrillo”, por lo que se hará una verificación más a fondo, para empezar, a unas 70 estaciones.